La masacre continúa

La Veranda de Rafa Rius

Las vallas de las fronteras

                                                        Se pintan negras de mohosas

                                                        Banderas al viento

                                                        Engaño de pájaros

                                                        Bobos.

                                                        (canción popular libertaria)

 

Por si no hubiera suficiente ignominia con la situación en las islas griegas del Egeo próximas a la costa turca, se ha abierto un nuevo frente en la guerra social de exterminio que mantiene la Unión Europea contra los migrantes que tratan de llegar a ella: hablamos de la frontera terrestre entre Grecia y Bulgaria con Turquía. Según la Agencia de Migraciones de las Naciones Unidas, más de 13 000 personas se hacinan en la frontera turca con Grecia tras la apertura de puertas decretada por el Gobierno turco, al que no le parecen suficientes los 6 000 millones de euros destinados por la UE a sobornar a Erdogan para contener los flujos migratorios y de los que sólo ha cobrado menos de la mitad… las personas, al parecer son un elemento secundario de la cuestión.

En los confines de eso que llaman Europa, la frontera greco turca, que ha sufrido diversos avatares desde la desaparición del Imperio Otomano, está marcada en la actualidad por el cauce del rio Maritsa o Evros durante algo más de 200 Km. Y allí es donde ahora se encuentran agrupados esos miles

personas en la orilla turca, engañadas y acosadas por la policía del presidente turco Erdogan y bloqueadas en su entrada a Europa por la policía griega con gases lacrimógenos y diverso material antidisturbios y cuyo gobierno, el conservador de Nueva Democracia, abonó el terreno con descalificaciones genéricas de las organizaciones humanitarias, mientras por otro lado, firmaban el nuevo tratado de defensa suscrito con Estados Unidos, a los que cede una base militar cerca de los Dardanelos. Entre tanto decretaban la alerta máxima en el país ante lo que ellos consideran una invasión alentada por Erdogan, dentro de la sempiterna enemistad entre Grecia y Turquía.

También los magistrados griegos se han unido a la campaña. Un tribunal ha condenado a los primeros detenidos por haber cruzado “ilegalmente” la frontera terrestre greco-turca, a cuatro años de cárcel y una multa de 10.000 euros. En total, han sido detenidas de momento, 183 migrantes sin papeles procedentes de Turquía donde malviven en situaciones inhumanas mas de 3’5 millones de personas en busca de refugio.

Por otra parte, la situación en la isla de Lesbos sigue siendo de colapso humanitario sin visos de solución: desde principios del año 2020, han entrado en botes pequeños unas 1500 personas procedentes de Turquía que se suman a las 40.000 que ya había y que suponen más de la mitad de la población habitual de la isla. Como era de esperar con un panorama semejante, ya han comenzado las agresiones xenófobas y los grupos violentos de extrema derecha campan a sus anchas, agrediendo tanto a los migrantes como a miembros de las ONG que trabajan en la zona.

Así que, una vez más, los migrantes se han convertido en peones de un juego político macabro en el que no tienen voz ni voto pero en el que siempre salen perdiendo y corren con las peores consecuencias, mientras los países de la UE, inasequibles al oprobio que supone su nefasto comportamiento, violando de manera flagrante una Declaración Universal de los Derechos Humanos que todos ellos han firmado, siguen a la suya, sustanciando la cuestión con inútiles visitas relámpago y retóricas declaraciones de buenas intenciones.

Resulta evidente que el mercado neoliberal mundial no tiene espacio para unas personas desubicadas y empobrecidas cuya dignidad les importa una mierda y que además, y eso es lo importante para los dueños del cortijo global, carecen de dinero para consumir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies