Litio

La Veranda de Rafa Rius

 “¿Cómo el mundo occidental le puede permitir a un indio
que maneje el litio?”
José “Pepe” Mújica

En nuestros ajetreados días una de las funciones primordiales del lenguaje es el enmascaramiento de la realidad. Y en el campo semántico del periodismo, de manera precisa y específica. Los elementos definitorios de lo que hay pocas veces aparecen en primer plano; lo que subyace oculto en el subtexto es lo que condiciona y determina los acontecimientos. Entre el tsunami de elementos supuestamente informativos que nos llegan, lo que se disfraza, lo que no se dice expresamente, contiene mucha más información y más relevante que lo que nos cuentan para “dis-traernos”.

¿Por qué hablan en Bolivia, unos de fraude electoral u otros de golpe de estado cuando deberíamos estar hablando del Litio, ese obscuro objeto del deseo que derriba gobiernos y compra voluntades? El interior de la tierra siempre esconde tesoros que en las diversas épocas históricas han atraído la codicia y despertado la crueldad humana – antes carbón, después petróleo y ahora litio. Prácticamente todos los conflictos políticos derivados en guerra que en el mundo han sido han tenido un trasfondo económico. Desde la Guerra de Troya hasta nuestros días, una cosa ha sido el discurso oficial para explicar lo inexplicable y otra bien distinta la realidad desnuda de los hechos, mucho más prosaica y poco propicia a los poemas épicos: no se trataría de liberar hermosas princesas secuestradas ni defender la patria en peligro, sino en todo caso de rentabilizar adecuadamente las inversiones y maximizar beneficios.

El insólito paisaje del salar de Uyuni, en el sureste boliviano, junto con el de Atacama en Chile y los de Rio Grande, Centenario y Caucharí en Argentina, con el 85% de las reservas mundiales de sales de litio, conforman un triángulo de ambiciones en el que las empresas transnacionales de las grandes potencias ya han echado sus redes. Teniendo en cuenta que para producir la batería de un coche eléctrico hace falta una cantidad de litio similar a la de 10.000 smartphones, se hace evidente que tener grandes reservas de uno de los materiales más codiciados del mundo en la actualidad, es una buena baza geoestratégica para sus gobiernos pero también una maldición y un mal negocio para sus habitantes. Con el 63% del mercado de baterías en China y el 23% en EEUU, sólo la nacionalización de los recursos y la creación de industrias de trasformación y fabricación de baterías en el mismo territorio de donde se extraen, con la creación de empresas cooperativas autogestionadas, permitiría ver algo de luz en un futuro más que incierto que, como hemos visto en el caso de Bolivia, solo augura conflictos en los que los perdedores serán los de siempre.

2 comentarios en “Litio

  • el 12 diciembre 2019 a las 21:40
    Permalink

    Un ácrata en camiseta contaminado de la mala leche del Cagallero de la Tenaza

    Si bien es cierto lo que dices. olvidas un detalle de bulto Rafa Rius. Te tengo que señalar con respeto, que, todos los hijoeputas de la cosa, sean «ecologistas» fundamentalistas y demás alternativos que maman del sistema, los cuales son legión. Nada dicen de la alternativa a tales despropósitos, que como buenos hijoeputas conocen pero que obvian con el descaro que les caracteriza. Aunque no se puede demostrar, pero si intuir, que a todos estos fulanos les untan el bolsillo, pues es de escándalo que estos abanderados del hijoputismo escamoteen la verdadera alternativa al litio en los vehículos de automoción, en telefonillos de Amelín etc. Cuando el motor de hidrógeno está más que inventado e incluso hay vehículos de transporte que ya funcionan regularmente y no se le da prioridad por el interesado motivo que tú apuntas, es para sospechar de todos estos pajarracos de mal agujero, que juega con el Vulgo al despiste y además se declaran alternativos y anti sistema. Anti sistema contra qué y para qué. Que se vallan todos a la España vaciada a cavar olivos o lo que sea, que la ociosidad es la madre de todos los males y la acción se demuestra siempre andando y como dicen los creyentes malparidos » En principio fue el VERBO», o el ACTUM latino que tanto juego dio. El Capital nos torea a placer, pero además estos burracos alternativos ejercen de banderilleros y nos condenan a banderillas negras en cuestiones tan notorias como la Puta cultura, la suya, prefabricada y de laboratorio Frankesteín. con estas tramas cómo el Vulgo puede tener una autonomía al margen de quienes le maneja a placer a través de la interposición de estas capillitas con sus sacristías, sus curas interpretes de la cosa. En el siglo XIX quedó muy claro el espiritú de la doctrina Monroe en la frase «América para los americanos. Solo que hay un detalle del que nadie se apercibe: Del Río Bravo pa abajo no se es americano, son otra cosa, por tanto el imperativo de sus voluntades está dado sobradamente.

    Un saludo

    Emili Justicia

  • el 13 diciembre 2019 a las 0:02
    Permalink

    Fe de erratas

    Donde se dice se vallan en el renglón décimo leasé «se vayan»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies