Venezuela: ¿Por qué hablais de libertad cuando deberíais decir petróleo?

La Veranda de Rafa Rius

Venecia se hunde. Venezuela -la pequeña Venecia- también. La tierra caribeña que sorprendió a Vespuccio recordándole a Venecia con sus palafitos en el lago Maracaibo y que Colón denominó “Tierra de Gracia” por su semejanza con lo que él conjeturaba que sería el Paraíso Terrenal, también se hunde. Una tierra pródiga en todo tipo de recursos que se halla hoy al borde del desastre humanitario. Su mayor culpa: ser poseedora de las mayores reservas probadas de crudo pesado del mundo, con 302 mil millones de barriles de un petróleo que era conocido tiempo ha y ya se utilizaba en épocas precolombinas para calafatear e impermeabilizar embarcaciones.

El martes 30 de abril de 2019, el autoproclamado «presidente encargado» de Venezuela, Juan Guaidó y el liberado líder opositor Leopoldo López, anunciaron el inicio de la “Operación Libertad”  asegurando que tenían el apoyo de «un grupo importante» de militares, entre ellos el jefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN). Al parecer, no era tanto el apoyo ni tantos los militares porque el golpe fracasó.

Varios miles de opositores venezolanos tomaron Caracas rumbo al oeste, donde está el Palacio de Miraflores, sede de la Presidencia de Venezuela, secundando el llamamiento de Guaidó y López, pero fueron frenados por la Guardia Nacional Bolivariana. Una persona murió, más de cien resultaron heridas y al menos 119 fueron detenidas en la capital y otras ciudades. Tras el fracaso del golpe, López, se encuentra en la Embajada de España en Caracas junto a su mujer Lilian Tintori y su hija, aunque no han solicitado asilo político.

Maduro ha denunciado que el «golpe de Estado» fue dirigido por el Gobierno de Estados Unidos y ha pedido que se lleve a cabo una investigación. Según fuentes de los servicios secretos gubernamentales, desde el amanecer del día 30, estaba Bolton, asesor de Seguridad Nacional deTrump, coordinando el golpe preparado desde Estados Unidos, llamando a Brasil, Colombia, Chile y el resto de países cómplices en latinoamérica.. El Presidente ha denunciado quealgunos cuerpos de seguridad están detrás de los militares que se sublevaron  contra el Gobierno y ha advertido que hará públicas las pruebas para que se conozca a los conspiradores.

Maduro ha convocado para el primer fin de semana de mayo al Congreso Bolivariano de los Pueblos para escuchar propuestas y mejorar la actuación del Gobierno que dirige.


Pues bien, nadie duda que detrás de todo esto está el petróleo, un petróleo nacionalizado desde 1976 y que las grandes multinacionales energéticas y sus gobiernos títere codician descaradamente. En el actual contexto global de neoliberalismo desaforado, las poderosas fuerzas financieras que lo controlan no pueden permitir veleidades nacionalistas. La excepción sería China, pero el Estado chino es caso aparte por su potencial económico y demográfico. En el caso de Venezuela, se ha tomado como excusa los graves problemas del gobierno bolivariano, muchos de ellos –como el reciente apagón eléctrico- provocados para desestabilizar y derrocar el régimen sin importar el sufrimiento de tantas personas. No importa, en el Nuevo-viejo Orden, los grupos de poder que diseñan el devenir del mundo, están decididos a costa de lo que sea, a que el petróleo venezolano deje de ser propiedad pública y pase a manos de las grandes transnacionales del sector.

Por otra parte, el gobierno bolivariano, debería hacer una seria autocrítica y diseñar decididas estrategias adecuadamente operativas, tendentes a mejorar la situación de las personas más desfavorecidas, que son el caldo de cultivo demagógico de las actuaciones pretendidamente caritativas de quienes pretenden bloquear el Gobierno y conquistar el Estado para implementar políticas de privatización energética y quedarse con el petróleo.

A pesar de las fuertes presiones de todo tipo, es inadmisible que en un país tan rico como Venezuela, existan tantas personas con un nivel de vida que no cumple los mínimos exigibles para una vida humana digna. En cualquier caso, seria de desear que, frente a los rumores de intervención armada por parte de los de siempre, ningún gobierno extranjero fijara su atención en Venezuela para otra cosa que no fuera la solidaridad.

2 comentarios en “Venezuela: ¿Por qué hablais de libertad cuando deberíais decir petróleo?

  • el 5 mayo 2019 a las 9:58
    Permalink

    Y quien ha sido el responsable del hambre de los venezolanos? sus governantes, no las potencias extranjeras. Los mismos que dejaron el 49 por ciento de su petroleo en las manos de las multinacionales. La verdadera barbaridad en esta triste historia es la enorme y espantosa mentira del socialismo bolivariano, mientras se esplotava el pais y su gente, se robaba de todo, se creaba una clase de nuevos ricos, se arruinaba el suelo venezolano por manos de las multinacionales extranjeras, con la ayuda de los crimanleses de estado venezonalos, para sacarle sus recursos minero….y un largo etcetera de crimenes mortales escondidos debajo de los gritos oficiales de unicos socialistas en el mundo.
    La amargura mas honda sale de la conciencia que los de la izquierda mundial prefieren defender sus ilusiones que defender la verdad y la justicia en el mundo
    Un mundo que, de izquierda o derecha, esta forjado por la ipocrisia

  • el 11 mayo 2019 a las 22:54
    Permalink

    Un ácrata en camiseta

    Estando completamente de acuerdo con el planteamiento acertadisimo de Rafa Rius, añadiría que fablar a estas alturas de solidaridad y hablar de música celestial, si no es lo mismo es algo muy parecido. Por ello sentencio: la solidaridad era verde y se la comió un burro y lo que es un tour de force no se debe disfrazar con eufemismos, faciendo del lenguaje un instrumento perverso. Lo teneis crudo venezolanos. Entre las dos obciones que se os ofrecen os ocurre como cuando un varón tiene la duda de si quedarse célibe o juntarse con una mujer. Tome la decisión que tome, no sólo se equivocará, si no que fracasará estrepitósamente. Lo de América Latina es ya crónico desde la época de las independencias, siempre buscarán un culpable externo en el pronostico de sus males, pero, se han parado alguna vez a pensar, que ellos también son responsables de la gobernanza de sus territorios y economías y no volcar las culpas sobre los demás, sobre todo cuando más de tres millones de ciudadanos venezolanos an optado por el camino del exilio para no morir de hambre.
    ¡Putas ideologías y putos tiranos Banderas del tres al cuarto!

    Emili Justicia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies