“Latin women for Trump”

La Veranda de Rafa Rius

En la campaña de Peluquín Dorado a las presidenciales USA, pudimos ver la foto de un grupo de personas entre las que aparecía una mujer morena y bajita que portaba un cartel en el que se podía leer: “latin women for Trump”. Ante semejante despropósito, ante semejante ejemplo hiperbólico de servidumbre voluntaria hacia quien había hecho bandera de la persecución, tanto de las “latin” como de las “women”, sólo cabe que se nos quede cara de alucinadas tras ingerir altas dosis de LSD… ¿Y qué decir de los brasileños evangélicos de las favelas votando entusiastas por Bolsonaro para que los inmole a mayor gloria de sus amos? ¿Y de los argentinos nostálgicos de Perón? Ejemplos aberrantes, sobran.

Y no hace falta cruzar el charco para encontrar multitud de personas echando con denuedo piedras a su propio tejado: ¿cuántas andaluzas y andaluces en situación de precariedad endémica han votado a la derecha franquista para conseguir estar peor que en los veinte años que llevaban con el partido socialista, lo cual ya tiene mérito? ¿cuántas personas indigentes, desahuciadas, paradas, votan en las elecciones generales por unos partidos que, previsiblemente van a deteriorar su situación aún más si cabe?

Parece evidente que cuando analizamos este tipo de escenarios, engañosamente absurdos e inexplicables, no valoramos adecuadamente la capacidad de manipulación de los medios al servicio de los diferentes poderes fácticos. Entornos en apariencia inocuos y neutrales –un concurso televisivo, un reality show, una telecomedia- en un segundo plano están cargados de ocultas intenciones diseñadas para manejar la situación y reconducir el agua a su molino. Vemos las caras amables que aparecen en las pantallas pero no pensamos en las empresas propietarias que se esconden tras esa cara amable que oculta y defiende los intereses económicos y políticos, para nada inocentes, de quien se lucra y le paga.

En demasiadas ocasiones, la realidad semeja un palimpsesto seguido de un trampantojo. Un palimpsesto porque, oculto bajo la capa más superficial de una determinada situación, subyace el verdadero texto que supuestamente la describe y un trampantojo porque, cuando tras desvelar esa primera capa, creemos haber descubierto al fin la materialidad más esencial de lo que pasa, lo que hallamos no es sino una imagen engañosa que induce perspectivas inexistentes y nos introduce en un nuevo laberinto de hermenéuticas tan plausibles como improbables.

¿Para cuándo “latin women (and everyone else) for themselves”?

Un comentario en ““Latin women for Trump”

  • el 7 abril 2019 a las 11:38
    Permalink

    De veritat que m’ha encantat. Vaig a seguir-te amic de la joventut.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies