“Todos los cretenses mienten”

La Veranda de Rafa Rius

He aquí la hermosa y sencilla paradoja que formuló el cretense Epiménides y que lleva dos mil quinientos años trayendo de cabeza a filósofos, lógicos y matemáticos que han intentado encontrarle una solución incontrovertible: si Epiménides es cretense, la proposición no puede ser verdadera puesto que todos ellos mienten, pero si es falsa, entonces implica que algún cretense dice verdad, con lo cual la proposición entra en contradicción consigo misma. El enunciado, en realidad es una falsa paradoja, pues supone una falacia en su primera proposición: todos los cretenses son mentirosos. Las proposiciones deben basarse en hechos demostrados, y esto no es un hecho probado, sino una indeterminación no justificada.

Pues bien, tal vez no fuera improcedente retomar la paradoja de Epiménides para intentar entender algo de lo que pasa en nuestros aciagos días de verdades líquidas donde el valor de verdad queda diluido, cual azucarillo en café, en un mar de falsedades con apariencia de certeza y formuladas con una convicción ajena a cualquier género de dudas. En estos tiempos de fake news, posverdades y dondedijedigodigodiegos, tiempos en los que verificar el valor de verdad de una determinada afirmación resulta harto problemático, tiempos en los que mujeres y hombres públicos que pretenden contar y opinar sobre lo que está pasando padecen de continuo el síndrome de Epiménides, donde han desaparecido los puntos de referencia irrefutables y las hemerotecas y fonotecas resultan patéticas en su vano intento por objetivar y demostrar de manera incuestionable lo que ha pasado. Tiempos de charlatanes, bocazas y bocachanclas en los que sin ningún pudor se desdicen y contradicen las veces que haga falta; tiempos en los que la famosa propuesta de Groucho: “Estos son mis principios, si no le gustan tengo otros” deja de ser un sarcasmo para convertirse en una virtualidad comúnmente aceptada…

¿Cómo navegar a través de los procelosos mares cibernéticos plagados de pantallas sin caer en las redes de la manipulación? Ingenua pregunta de difícil respuesta. Cuando todo el espectro mediático, de manera torticera e incontrovertible trata de llevar el agua a su molino y arrimar el ascua a su sardina, movido por ocultos y al tiempo evidentes intereses, resulta difícil sustraerse a sus cantos de sirena desafinada.

Tal vez podríamos comenzar parafraseando de partida la proposición de Epiménides: “Todas las informaciones y opiniones mienten” y a partir de ese momento, ir contrastando, analizando de manera crítica y llegando a nuestras propias conclusiones, siempre contingentes y efímeras…

Un comentario sobre ““Todos los cretenses mienten”

  • el 15 enero 2019 a las 22:46
    Permalink

    Un ácrata en camiseta

    La paradoja de Epiménides es o fue enormemente tendenciosa en la medida en que él se desmarca de los cretenses, siéndolo él también.
    Estaba menda cumpliendo a renegadientes el servicio militar, en el año del Señor del 1968, en lo que hoy está el CIE de zapadores. Cierto día y en cierta circunstancia en la que tuve un fuerte encontronazo con algunos soldados y algún que otro chusquero. Me dirigí a la oficina del capitán de la compañía para comunicarle sobre el conflicto que suscité con algunos chusqueros y otros tantos meapilas de la tropa que formaban la compañía. Dada mi escasa malicia en aquel tiempo, y mi bisoñez y el poco apego a la disciplina militar, hizo que me dirigiera al capitán en estos términos: «Capitán mío, estos tíos de la compañía, fulano, mengano y el chusquero perengano son «unos maricones», a lo que el capitán Almagro me increpó; ¡¡¡Son no, soldado, Somos!!! a lo que en mi inocencia le repliqué : ¡¡¡Ah!!! ¿usted también, capitán, usted también?

    No es tan difícil saber, sin necesidad de devanarse los sesos, que la dichosa paradoja de Epiménides es indemostrable, pues Epiménides hace su formulación un tanto huérfana de argumento o prueba que demuestre que los cretenses sean mentirosos, su afirmación no llega siquiera a ser opinión. A lo más que se hubiese acercado sería decir… que son unos cretinos.

    Emili Justicia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies