Amor y odio

Cuentos libertarios

José Asensio

 

La guerra que desde hace años se libra en el terreno de la convivencia democrática y los valores universales recogidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos continúa siendo uno de los principales ejes en los cuales los neocons(1) estadounidenses han ido influyendo en los nuevos fascismos de gran parte del mundo occidental extendiendo por el planeta la visión del ala más reaccionaria y fundamentalista de la derecha norteamericana. En una mano un colt 45 y en la otra la Biblia, una biblia llena de prejuicios y miedos. Y de odio contra las minorías (o mayorías) que no encajan en su modelo unilateral de entender a la humanidad en su conjunto.

Es esta una ofensiva sutil, lenta, silenciosa, pero tan devastadora como la que ejercen las tropas militarizadas made in USA (y las que se le suman de los países de la órbita de la OTAN) sobre el terreno o espacio geográfico concreto que planean derrotar o arrasar. Y, por supuesto, es también de suma importancia en los planes imperialistas (y me atrevería a decir que también supremacistas) del capitalismo blanco occidental. Capitalismo que por otro lado ha acabado imponiendo su modelo económico y social, con sus múltiples variantes, en este planeta nuestro siendo prácticamente “compartido” por “buenos y malos de la película” en esa simpleza dialéctica en la cual se instalan estos nuevos partidos fascistas independientemente del gobierno al cual dirigen sus críticas. No es cierto que estén “contra el capital” y digan que apuestan por la “industria nacional” en sus mítines y en las redes sociales. Sus programas económicos y sociales responden al sistema que los pario y los amamantó. Calculado, entre medias verdades y mentiras, se detecta el odio en su discurso. Odio en estado puro.

Siguiendo con dicho conflicto, la guerra en el terreno de las ideas y los valores democráticos, continúa siendo vital el trabajo sobre los ejes de la concienciación y la solidaridad si queremos mantener viva la llama de la conciencia crítica. Continúa siendo necesaria nuestra unidad y solidaridad ante el antifascismo, en el anticapitalismo y con las reivindicaciones feministas que siempre apuntaron al sistema heteropatriarcal como hilo conductor del propio sistema de dominación neoliberal capitalista. Dos ejemplos puntuales entre el sinfín de barricadas que resisten sus numerosos ataques. Dos gotas tan necesarias para que siga brotando la vida que atesoramos y queremos cuidar.

Recientemente se presentaba en el Fórum de Debats de la Universitat de València el libro La familia Franco S.A. del periodista alicantino Mariano Sánchez Soler, segunda revisión actualizada de un primer libro escrito en 2003 sobre el conglomerado económico financiero vinculado al clan familiar del caudillo de España por la gracia de Dios. En dicha presentación Mariano reflexionaba sobre la sorprendente realidad de ser él una de las pocas personas, entre una multitud que va desde periodistas a historiadoras, que han escrito y divulgado profundamente semejante situación histórica. Una escandalosa realidad relatada en su libro con hechos y datos sobre el expolio, las riquezas y la influencia que la familia del último dictador de Occidente (en palabras del autor) continúa teniendo, aunque hayan pasado más de cuarenta años desde la muerte del general fascista. En sus reflexiones también destacaba el papel trascendental que la Transición ha jugado en limpiar o manipular la cruda realidad del franquismo y en la responsabilidad colectiva y el cinismo de aquellas personas que desde posiciones antifranquistas declaran en sus presentaciones que los tejemanejes del clan durante estos últimos ochenta años ya son de sobra conocidos como si con su respuesta se dieran por superados. Lógicamente en el coloquio salió a relucir el ascenso de Vox y el papel actual de la ultraderecha española. Esa que canta al unísono soy el novio de la muerte. Odio y muerte en sus coplas guerreras. Amor a la verdad y al periodismo de investigación en las obras de nuestro compañero alicantino.

En este mismo sentido es de agradecer, y ojala continúe por esa línea, que la televisión pública valenciana dedicara un programa, en horario de máxima audiencia, a recordar la impunidad con la cual ha actuado la extrema derecha local a lo largo y ancho del País València en estos mismos cuarenta últimos años incidiendo específicamente en el caso del joven Guillem Agulló(2) asesinado en 1993 en un crimen claramente político, rotundamente de odio, como los de tantas víctimas de la Transición sangrienta (como también ha relatado Mariano en otro de sus magníficos libros, con nombres y apellidos, de una cifra escalofriante de muerte y odio). De nuevo, el odio y sus navajas asesinas. Y es de agradecer, como comentaron el padre y la hermana de Guillem, en gran medida por el coraje y la dignidad que todas estas familias han demostrado durante tantos años de silencios y complicidades de tantos poderes, aparatos y engranajes de la actual monarquía parlamentaria. En el coloquio del programa salió a relucir una pequeña reflexión, muy interesante, sobre las particularidades locales de estos nuevos fascismos apoyados en un odio visceral a la propia identidad valenciana que dicen defender (cosa que también ha ocurrido curiosamente en Nafarroa con aquel regionalismo españolista que encarnó la UPN con muchas semejanzas a “nuestra” Unió Valenciana que consiguió aquí crear el clima perfecto para lo que por desgracia hemos visto en demasiadas ocasiones en muchas localidades y comarcas valencianas y que explica también parte del éxito de Vox en nuestras tierras). Retórica cargada de odio contra todo lo que signifique avanzar sobre esa trampa constitucional que es la indisoluble unidad de la nación española. Mensajes de vida y esperanza, por el contrario, en las familias de tantas y tantas víctimas inocentes de su odiosa cruzada.

Amor y odio tatuado en los nudillos de una juventud actual que no puede ser absorbida a través de las redes sociales por los novios de la muerte. Trabajo tenemos.

NOTAS:
(1) https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/5579964.pdf

(2)https://www.elperiodico.com/es/politica/20180411/guillem-agullo-25-anos-del-asesinato-nazi-que-marco-una-epoca-6750521

2 comentarios en “Amor y odio

  • el 26 enero 2020 a las 14:45
    Permalink

    Comentarios y consideraciones del Cagallero de la Tenaza

    En principio en toda organización gremial, política,sindicalera o religiosa hay siempre una fuerte connotación sectaria y un tanto excluyente a lo que no es de su cuerda, además de llevar implícito en su discurso un mensaje «liberador» dirigido a el conjunto de la sociedad y que siempre opera como banderín de enganche hacia sus intereses particulares y en contra de terceros, que normalmente suelen ser una minoría (sociedad Política y económica) la que rivaliza y compite con con estos gremios «opositores», pero que el fragor de un supuesta liza, esta está amañada y las cartas están repartidas de manera de que cada quisque cumpla su rol.
    Lo cierto es que el supremacismo existe tanto en Estados Unidos como en Europa y en esta última de manera acentuada hacia los países del sur, sobre todo España, condenada esta a ser reo del estigma del Marranismo o pais Pig´s. Que honor pertenecer a esa calificación que en síntesis no es otra cosa que una naturaleza mestiza, diferenciada a gran distancia de los puros, de los luteranos y católicos en segundo lugar, ser Marrano al igual que ser gitano no es pertenecer a un genero subhumano, es un placer. Quienes se pierden en discursos de pureza racial y desprecian la diferencia de intereses que conlleva la lucha entre clase dominante y la clase trabajadora a la cual también se apunta esta neo izquierda posmoderna y en que esta está implicada en ese proyecto político y social, al igual que la derecha Europea, cuya marca de fábrica es «La Europa de los Pueblos», bien, ese proyecto era el proyecto elaborado por el partido Nazi para su nueva concepción de Europa.
    Ahh… Á punt tanta mierda es como lo fue Canal Nou, ambas son la voz de «su amo».

    Un Saludo

    Emili Justicia

  • el 26 enero 2020 a las 15:04
    Permalink

    Comentarios y consideraciones del Cagallero de la Tenaza

    En principio en toda organización gremial, política,sindicalera o religiosa hay siempre una fuerte connotación sectaria y un tanto excluyente a lo que no es de su cuerda, además de llevar implícito en su discurso un mensaje «liberador» dirigido a el conjunto de la sociedad y que siempre opera como banderín de enganche hacia sus intereses particulares y en contra de terceros, que normalmente suelen ser una minoría (sociedad Política y económica) la que rivaliza y compite con estos gremios «opositores», pero que el fragor de un supuesta liza, esta está amañada y las cartas están repartidas de manera de que cada quisque cumpla su rol.
    Lo cierto es que el supremacismo existe tanto en Estados Unidos como en Europa y en esta última de manera acentuada hacia los países del sur, sobre todo España, condenada esta a ser reo del estigma del Marranismo o pais Pig´s. Que honor pertenecer a esa calificación que en síntesis no es otra cosa que una naturaleza mestiza, diferenciada a gran distancia de los puros, de los luteranos y católicos en segundo lugar, ser Marrano al igual que ser gitano no es pertenecer a un genero subhumano, es un placer. Quienes se pierden en discursos de pureza racial y desprecian la diferencia de intereses que conlleva la lucha entre clase dominante y la clase trabajadora a la cual también se apunta esta neo izquierda pos-moderna y que esta está implicada en ese proyecto político y social, al igual que la derecha Europea, cuya marca de fábrica es «La Europa de los Pueblos», bien, ese proyecto era el proyecto elaborado por el partido Nazi para su nueva concepción de Europa.
    Ahh… Á punt tanta mierda es como lo fue Canal Nou, ambas son la voz de «su amo».

    Un Saludo

    Emili Justicia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies