Arrel de la web > Articles > Conociendo a Solidaridad Obrera

Conociendo a Solidaridad Obrera

Entrevista Alasbarricadas.org

dissabte 3 de maig de 2008, per  Ràdio Klara

Entrevistamos a la Confederación Sindical Solidaridad Obrera. Es un sindicato anarco-sindicalista habitualmente olvidado tanto por el mundillo libertario como ignorado por el poder. Hablamos largo y tendido con tres de sus miembros y les preguntamos casi de todo. Aquí está la entrevista:


ALB. Solidaridad Obrera nació en el 89, ¿podríais hacernos un resumen de la historia del sindicato?

S.O. Efectivamente, nace en el 89, es una ruptura con lo que ya en ese momento es CGT, dado que hasta ese momento nos hemos venido llamando CNT. Es tras la pérdida de las siglas y todo el follón que se organiza en ese momento, cuando se rompe; es decir, nosotros somos el producto de una de las muchas rupturas y reagrupamientos que ha habido en el movimiento libertario desde el 79, que es la primera ruptura, en el congreso de la Casa de Campo.

Y bueno, la historia del sindicato, desde entonces ha sido bastante accidentada. Ha habido también una ruptura entre nosotros; ha habido reagrupamientos con gente que se ha integrado. Lo que sí ha habido ha sido poca evolución cuantitativa, eso sí es cierto

ALB. A casi 20 años vista, cual es la valoración que hacéis de la labor del sindicato. ¿Ha valido la pena?

S.O. Nosotros somos una organización puente por así decir, entre lo que es CNT-AIT y la CGT. Para estas dos organizaciones hay dos formas de acceso muy diferentes, que nosotros no tenemos. A la CNT-AIT se acude por la historia, por así decir. Y a CGT se acude debido a su implantación, que ya tiene o que ya tenía desde un principio; teniendo simplemente que desarrollar esa implantación que ya tenía más o menos inicialmente, o al menos desde el congreso de reunificación, a nivel de empresas y a nivel estatal. Nosotros éramos un grupo que está entre medias y que no podemos tirar de la historia, ni podemos tirar de la implantación previa, porque hemos nacido sin implantación prácticamente. Éramos un grupito pequeño, y seguimos siendo pequeño.

Y por supuesto que ha merecido la pena. Existir siempre merece la pena. Otra cosa sería la necesidad que nosotros vemos de nuestra existencia. Más allá de que nosotros nos consideremos anarcosindicalistas, consideramos y yo lo creo particularmente, que el anarcosindicalismo fue una síntesis de tendencias, siempre. Y hoy no es así. Y nosotros creemos que somos esa síntesis histórica. Si hay algún anarcosindicalismo auténtico, me lo pido. Creo que somos el anarcosindicalismo auténtico porque somos la síntesis de un anarcosindicalismo más anarquista que hoy encarnaría CNT y otro más reformista, por así decir, que es el de CGT. Es decir, es un tira y afloja que siempre hubo históricamente y que nosotros reencarnamos hoy.

ALB. O sea, que más o menos ese es el punto más fuerte que tenéis.

S.O. Sí, pero claro, el problema está en que los otros tienen formas de desarrollo y nosotros no.

Como has dicho, respecto a estrategia sindical estáis un poco a caballo entre la CNT y la CGT, ¿creéis que podríais ser un punto de unión entre estas dos organizaciones?

Bueno, eso no depende tanto de nosotros, como de ellos. Es decir, hay un aforismo muy típico: “si uno no quiere, dos no se besan”. Entonces el problema del anarcosindicalismo es ese, es decir, hay gente que no quiere la unión. Y desde el momento en que no se quiere la unión, es muy difícil llegar a ella, por mucho que haya gente que la quiera. Y dirás, claro, pero si hay gente que no quiere unirse, siempre podréis uniros los que sí queréis. Pero ten en cuenta que si alguien no quiere unirse y los que sí, sí lo hacen, lo que seguimos teniendo es una dicotomía, y lo que nosotros queremos es demostrar que es posible la unión, que pueden luchar bajo la misma bandera tanto los que piensan de una forma como los que piensan de otra. Esa es un poco nuestra justificación hoy; quizás históricamente fue otra, con respecto a lo que fue CGT y lo que nosotros entonces veíamos que iba a ser una integración muy fuerte en el sistema, que nosotros queríamos evitar. Y bueno, quizás en eso el tiempo nos ha dado la razón: CGT se ha ido integrando cada vez un poquito más. Afortunadamente en España no tenemos un partido marxista muy fuerte. De haberlo habido, quizás hoy CGT ya no sería anarcosindicalista, sería otra cosa, como pasó con la CGT francesa en su día. Pero a la vez que te digo esto, te digo otra cosa: si CGT en un futuro tomase ese camino, porque el entrismo en ella fuese capaz de derivarla hacia el marxismo, la responsabilidad no sería sólo de CGT, sino de todos los anarquistas españoles. O sea, que la responsabilidad de que estemos divididos, es de todos, y si uno de los grupos, al final se va por otro camino, la responsabilidad no es sólo de ese grupo, es de todos. Y de nada servirían triunfalismos de decir “teníamos razón, porque mira…”. No, eso es equivocarse, esa sería una gran pérdida. Si hay un grupo, el que sea, que al final toma otros derroteros, todos habremos perdido.

- > Se puede decir que, somos un grupo pequeño, pero a la hora de trabajar con CNT y CGT, no solemos tener problemas de colaboración. Entonces, no es que seamos un punto de unión, es que consideramos por eso mismo que somos necesarios. ¿Qué es lo que pasa ahora? Que cada uno va con las siglas por delante, unos por un lado, otros por otro e incluso es en las nuevas generaciones donde vemos más el problema: sienten un orgullo demasiado estúpido, por decirlo así, cada uno por sus siglas, cuando deberían tomarse las cosas con un poco más de humildad. O sea que no depende tanto de que un grupo diga esto o lo otro, no, tiene que ser la propia gente la que salga y decir: bueno, vamos a hacer las cosas más desde la base de las ideas y las luchas, y tirar para adelante. Creemos que si se da ese punto de inflexión, llegará un momento como ha pasado con la huelga de la limpieza, en que la situación estalla y tiene que haber una unión porque es obligada, porque la voluntad de los trabajadores lo reclama. Ese sería el punto de unión libertaria.

ALB. ¿Creéis que las causas por las que salisteis de CGT han cambiado o han empeorado? ¿Qué opináis de la CGT y de su rumbo?

S.O. Nosotros salimos porque nos temíamos que tomasen este tipo de evolución. Es decir, lo que detestamos es la financiación del Estado, indirecta en este caso; no podemos decir que sea directa. Eso nosotros no lo admitimos, entonces nosotros temíamos en aquel momento, cuando la ruptura, que iban a tomar este camino, y efectivamente, lo han seguido. Hay menos diferencia con ellos en cuanto a nivel de actuación sindical, aunque nosotros somos más abiertos respecto al tema de las elecciones sindicales. Para nosotros es algo que decide la sección en cada empresa, y unos se presentan y otros no. En la financiación sí, ellos han seguido un poco lo que nosotros nos temíamos, y es algo que nosotros queremos evitar. Es decir nos gustaría que ellos cambiasen.

ALB. ¿Cual es vuestra relación con la CNT? ¿No hay posibilidades de unión a medio o largo plazo?

S.O. La relación con CNT es más dura, en el sentido de que ellos son mucho más cerrados que CGT. Por ejemplo no sirve de nada que todos los años sistemáticamente les planteemos salir el 1 de mayo juntos, bueno porque respecto al 1º de mayo no estamos hablando de elecciones sindicales si o no, sino de una reivindicación histórica del proletariado por las 8 horas y por las reivindicaciones actuales. Estamos en una lucha reivindicativa. Pues no ha habido manera en Madrid desde el año, bueno, no sé, desde que se rompió CNT en el 79, de hacer una manifestación conjunta. Y todos los años, sistemáticamente hemos propuesto esto tanto a CNT como a CGT y con CNT no ha habido manera. Ellos se cierran en sí mismos.

¿De donde viene este problema? Bueno, esto viene de determinado tipo de anarquismo. Los anarquismos son muchos y plurales, pero determinado tipo de anarquismo muy cerrado, teme contagiarse, mancharse cuando se relaciona con otros o con el exterior. De hecho hay un ejemplo muy clásico en que a Melchor Rodríguez, se le echara la bronca, porque en determinado momento, durante la república, se entrevistó con el ministro del interior para intentar mejorar las condiciones de los presos. Claro lo que se le reprochaba no era que mejorase las condiciones de los presos, lo malo era que pisase la alfombra roja del ministerio. Eso es un problema para cierto anarquismo, su temor a “mancharse” y claro, ese problema existe, ya que esas actitudes son las que hoy predominan dentro de CNT. Entonces es difícil. Son muy cerrados y temen la unión.

- > Bueno por mi parte yo diría que en cuanto a CNT no hay una relación uniforme. Digamos que con parte de CNT o sindicatos de CNT podemos trabajar perfectamente. Y luego hay otra parte de CNT con la que no podemos trabajar en absoluto. Porque bueno, las cosas se han podrido, se han cargado muchas maletas de muchas piedras, y entonces hay dificultad. Creemos que en el futuro, si no la unión, sí el trabajo conjunto, en la misma línea, más pronto que tarde se va a dar. Porque es verdad que hay cosas que nos separan bastante, como lo relativo a los Comités de Empresa y el presentarse a Elecciones Sindicales, pero hay muchísimas cosas que nos unen, cosas que podemos identificar como las finalidades, los principios y determinadas tácticas, y yo creo que más pronto que tarde la unión, por lo menos de acción se va a dar, en cuanto que se rompan o desaparezcan determinados prejuicios de determinadas personas. Y esa colaboración la veo más con CNT que con CGT, ya que como ha dicho el compañero, CGT suele tirar más por el lado “oficial”, actitud que la lleva a posturas que para nosotros suelen ser poco asumibles.

ALB. Vuestro punto de vista sobre el anarcosindicalismo es el de ir hacia la unión con otros sindicatos. Como veis el camino? Desde fuera parece tarea casi imposible.

S.O. Acabamos un poco de hablar de ello. Nosotros, en nuestro último congreso, presentamos una plataforma de acción conjunta y coordinación, que se presentó tanto a CNT como a CGT, y que contestaron muy amablemente, pero no se pudo llevar a cabo; luego ya se rebajó, en fin, nosotros lo que pretendíamos era hacer una especie de estructura permanente de coordinación, en la que independientemente de que cada uno luche dentro o fuera del comité de empresa, en su sindicato o en su casa, o donde quiera, pues que el anarcosindicalismo se pudiera presentar de cara a la calle de forma unida. Con o sin siglas, pero en principio como una coordinadora de siglas anarcosindicalistas. Eso fue rechazado.

ALB. Os reunís a menudo con otros sindicatos de la Coordinadora Sindical de Madrid. ¿Qué relación tenéis con estos sindicatos de empresa? ¿Caminan hacia una intersindical? Entraríais en una hipotética intersindical madrileña?

S.O. Hemos tenido muy buena relación con la intersindical madrileña hasta hace 1 año y medio aproximadamente. Esas reuniones se cortaron porque a raíz de una manifestación del 1º de mayo de hace dos años, la intervención de determinados partidos políticos fue bastante deplorable en esa manifestación en el sentido de aprovecharse para el autobombo y convertir lo que era una manifestación sindical en una manifestación partidista política, y a partir de entonces nosotros planteamos a la Coordinadora Sindical no tanto impedir que los partidos políticos puedan ir a nuestras manifestaciones, sino el que pudieran hacerlo de forma organizada, con banderas e intentando capitalizar el acto como ocurrió. No tanto que pueda ir cualquier persona que pueda estar militando en cualquier sindicato organizador del acto. Es decir, las manifestaciones de sindicato son manifestaciones sindicales y luego si los partidos políticos quieren hacer una manifestación, que la hagan. Que la gente vaya a las manifestaciones de los sindicatos, pero que no vayan como partido aquellos que estén en un partido. Y esto por una cuestión de autonomía. Entonces rozamos mucho ahí con el resto de las organizaciones de la Coordinadora Sindical y ya de hecho el año pasado nosotros fuimos por nuestro lado. CGT fue otra vez con la Coordinadora en el mismo plan con ellos; y estamos un poco distanciados con ellos, esto es así. Este año también se ha roto este tipo de unión entre CGT y la Coordinadora, y no tendrán manifestación conjunta.

Labor social

ALB. A nivel social ¿cual es vuestra labor? ¿En qué andáis metidos ahora?

S.O. En el compromiso social, las luchas que estamos apoyando, llegan hasta donde podemos llegar a abarcar. Después de la lucha por decirlo de alguna manera “unida” entre comillas, por Carlos, a partir de noviembre, ante los acontecimientos se intentó ver si los colectivos podían trabajar y colaborar de alguna manera ante un hecho así. No se han sacado muchos frutos. Sí desde Madrid antifascista, pero no desde la asamblea que se convocaba en San Carlos Borromeo a la que se estuvo acudiendo, para sacar conclusiones, y para hacer balance de las manifestaciones. Esa asamblea murió a principios de diciembre. Se ha intentado trasladar todo el apoyo a la familia, un poco hablando con la gente de su entorno. Más o menos mantenemos un pequeño contacto con ellos.

También está el tema de la vivienda, y el tema de la sanidad que también es importante. La lucha por la vivienda es una cosa que vamos a apoyar, son temas sociales que siempre vamos a difundir, siempre vamos a propagar información.

En el tema de la sanidad, funcionamos desde la Coordinadora Antiprivatización de la Sanidad, ahí estamos con varios sindicatos, y ahí sí estamos peleándolo con una unión un poco más definida en una línea muy buena y concreta. Es un tema fuerte, pero falta mucha más colaboración por parte de muchos más grupos: las asociaciones de vecinos van por un lado, los colectivos alternativos van por otro, más o menos sí se coordinan para informar de todos los actos que hacen unos y otros, manifestándose, sacando panfletos, carteles, aunque no todos apoyan la derogación de la ley 15/97.

Más luchas... lo de ARBA, un poco en plan ecológico; también estamos en contacto con diversas organizaciones ecologistas. Cuando hay manifestaciones y eso nos acercamos. Estuvimos en lo de la M-30 no más coches…bueno, es que hay muchas cosas, según van saliendo…

ALB. Hace años colaborabais con Lucha Autónoma, cual es la valoración de aquella colaboración? Qué ha quedado de la autonomía madrileña?

S.O. Ha quedado en que actualmente parte de Lucha Autónoma está integrada en Solidaridad Obrera. Como dije antes, el anarcosindicalismo y más concretamente Solidaridad Obrera ha tenido altibajos, y uno de esos altos por así decir, ha sido el hecho de que Lucha Autónoma se integrase en Solidaridad Obrera. Lo que pasa es que actualmente no hay autonomismo per se. Durante la transición sí existió, al margen del anarcosindicalismo, pero actualmente el autonomismo ha desaparecido. El único autonomismo que existe es aquel que es practicado dentro de las organizaciones anarcosindicalistas. Fuera no hay autonomismo.

Huelga de Limpieza de Madrid

ALB. la lucha de los/as trabajadores/as de la limpieza del metro de Madrid ha sido un ejemplo de cómo sobrepasar las divisiones (en empresas, contratos laborales, sindicatos,...) a las que estamos acostumbrados/as. Teniendo en contra a la comunidad de Madrid, a los medios de comunicación dando la versión de la empresa, con 51 despidos sobre la mesa... se ha mantenido la huelga durante 21 días.

¿Cómo habéis vivido la huelga de limpieza del metro de Madrid? Habéis participado de alguna manera?

S.O. Ha sido una huelga verdaderamente ejemplar. ¿Qué decir de ella? Que nos alegramos de que haya tenido lugar, porque es un ejemplo a seguir. Desde luego el problema actual del movimiento obrero, no solamente es la disgregación, sino la división que son capaces de crear determinados sindicatos oficiales, que en este caso han estado divididos entre sí. Es curioso el apoyo que ha habido por parte de UGT a la huelga y el desapoyo que ha habido por parte de CCOO. Entonces, al darse esta división de los sindicatos oficiales, ha sido posible que se pudiera realizar la lucha y que esta haya sido victoriosa. Cuando no se da esa ruptura y los sindicatos oficiales cierran filas junto al sistema, es más difícil. Por eso esta lucha es un ejemplo a seguir, ojala y en todas partes pudiéramos levantar luchas de ese tipo. Incluso aunque estuviesen ellos, UGT y CCOO presentes, pero el problema es que sólo se han podido dar cuando se ha dado la división de estos dos sindicatos. Allí donde han ido cada uno por su lado se ha podido organizar la lucha, en otros sitios no, desgraciadamente.

- > También destacar la represión que han sufrido, “vamos a despedir a la gente esa, las concesiones de trabajo de esas contratas” que ya de por sí tenían unas malas condiciones y llega un momento en que les dicen “a la calle”, y aguantar con despedidos encima de la mesa, o supuestos despedidos, todas las amenazas que ha habido, y han estado ahí. Es una lucha que evidentemente se han asustado, en el momento en que vieron que el tema iba fuerte dijeron “esto hay que pararlo, hay que amenazarlos” porque era una unión fuerte, una unión que realmente vale la pena, y que es difícil de conseguir hoy por hoy. Eso es lo más importante, destacar ese aguante.

ALB. ¿Cuáles han sido los aspectos positivos de la lucha?

S.O. La importante participación del anarcosindicalismo en ella, eso está claro. Curiosamente han estado las dos grandes anarcosindicales. Nosotros no hemos estado porque no teníamos implantación. No teníamos afiliación en el momento de la huelga dentro de la limpieza; ahora ya sí la tenemos aunque sea fuera de la limpieza de Metro, o sea, nosotros también hemos rentabilizado políticamente esa huelga. ¿Cómo nos va a parecer mal?

ALB. ¿Qué cosas creéis que se podrían haber hecho mejor?

S.O. Es muy difícil cuando se ha terminado con un victoria, hablar de “redondear más la cosa”. Dada la situación actual, es prácticamente imposible haber redondeado más. Teniendo en cuenta como está el movimiento obrero, el hecho de aguantar lo que han aguantado es importantísimo. La valoración es totalmente positiva. Que hubiesen roto también determinado sindicalismo oficial... pero vamos, bastante han hecho, pienso yo.

- > Sobre todo que no es, como decían los compañeros de CNT, que al final no firmaron el acuerdo, el entrar en determinada cláusula o no. Que bueno, a lo mejor se podría haber presionado más para eso. Yo destacaría, además del acuerdo, que es un buen acuerdo, sobre todo la forma como se llevó la lucha, la participación e implicación de los trabajadores y que las decisiones eran en asamblea, los trabajadores decidían en todo momento y la participación se llevaba desde allí. A mi me parece una gran victoria, el acuerdo también está bien, posiblemente se podría haber matizado, pero me parece una gran victoria de los trabajadores de la limpieza.

ALB. ¿Cómo valoráis el apoyo de los movimientos sociales?

S.O. Ha habido apoyos de muchas partes, pero es que este tipo de apoyos siempre surge, es decir, cuando hay algo realmente obrero, hay apoyo. Cuado hay huelgas guarrindongas, que se está visto que a lo único que van es a que las empresas ganen, porque se hacen huelgas para que el capital gane, hay que decirlo también, entonces hay más desilusión y los movimientos no apoyan.

- > La difusión ha sido muy buena, se han llegado a crear casi iconos, en las páginas de contrainformación, en los portales. Ha sido un ejemplo para todo el mundo, Kaos en la Red la han difundido y movido mucho, nodo50 también la ha llevado bastante arriba, vosotros también la habéis tenido en primera plana.

A pie de calle no tanto porque a través de los grandes medios de desinformacón, se viene a contar la retórica oficial para que la gente se desilusione, para que al trabajador se le culpabilice. Incluso un comentario de taberna era que estaban haciendo huelga para librar en navidades, o chorradas de ese estilo.

Desde los movimientos sociales al margen de Internet, ha habido apoyo. En cuanto a difusión, en cuanto a carteles, panfletos y demás un poco menos. Nosotros ha sido una lucha que siempre hemos apoyado, pues eso, pidiendo mascarillas, difundiendo que está todo muy sucio, acotando zonas especialmente sucias, alegando que es un problema y que es una gente que debería estar en unas condiciones dignas y que hay que valorar su trabajo realmente. Hemos intentado agravar el problema ante la empresa. Luego el resto de fuerzas sindicales, pues han sacado un comunicado comprometiéndose un poco y tal, pero lo que es una acción más directa, no.

ALB.¿Cómo valoráis el acuerdo? ¿Y la cláusula de paz social?

S.O. Nosotros, como ya hemos dicho discrepamos de la postura tanto de CNT como de otros sindicatos, en un principio negándose a firmar porque hay lo que llaman una cláusula de paz social. Pero es que todo convenio es un acuerdo, es decir una paz social en torno a determinados temas; es decir, la revolución vendrá o no, independientemente de lo que tengamos firmado, eso hay que quitárselo de la cabeza. Creo que lo de estos dos sindicatos CNT y SUT ha sido una pose, es decir consideran que aunque el acuerdo es bueno, ellos tienen que estar a la izquierda, ¿y cómo quedar a la izquierda? Pues negándose a firmar. Es una pequeña pataleta, porque siempre ha habido acuerdos entre trabajadores y empresarios, la CNT firmó miles de ellos históricamente, y la revolución vino independientemente de los acuerdos, porque la revolución no viene porque yo no tenga que pedir dos pesetas en estos dos próximos años, no, la revolución viene por otras causas, más profundas, y no por las dos pesetas del convenio de una empresa o un sector en particular. ¿O es que no hay otras cosas por las que luchar?

ALB. ¿Cómo creéis que va a ser la vida en la empresa a partir de ahora? ¿Cómo se vigilará el cumplimiento del acuerdo?

S.O. Nosotros no estamos dentro de los firmantes, estamos al margen, no hemos estado en la negociación al no tener representación en este sector. ¿Cómo lo van a hacer? No lo sé, nosotros como trabajadores de Metro podemos hablar de tú a tú con los compañeros, pero no sabemos que se está haciendo para controlar estos acuerdos ni si dentro de un par años o tres todos van a cobrar igual. A lo mejor aquel con el que podamos hablar, que esté en nuestra estación, nos puede contar un poco…metro es muy grande, y contactos no siempre hay entre trabajadores de metro y de limpieza, porque no todos están pendientes de la lucha social, o porque no coincidimos en horarios...

- > Lo que ocurre es que nosotros, desde Solidaridad Obrera, y en concreto la sección sindical de metro, lo que siempre hemos tenido claro es que el personal de limpieza debería ser personal de Metro. Para nosotros la limpieza del metro no es un trabajo puntual, tanto de los trenes, instalaciones y demás, no es un trabajo que se deba subcontratar como en la actualidad. Para nosotros debe ser personal de metro, como todos los demás. Y entonces ahí eliminaríamos bastante de la subcontratación y la existencia de dobles o triples contratas porque ya sabemos de lo que va todo. Con lo cual siempre hemos estado con ellos porque consideramos que estaban en peores condiciones que el resto de los trabajadores de metro y como para nosotros deben ser personal de Metro, por supuesto que no solamente apoyamos, sino que seguiremos planteando que sea personal de metro en las mismas condiciones que está el resto de personal: con las mismas garantías, con los mismos salarios. Y no en este mercadillo que se ha creado con la limpieza, en que los grandes magnates tienen a la gente trabajando en condiciones miserables.

Antes eso que la privatización de lo público.

Visión del anarcosindicalismo

ALB. Cual es vuestra opinión con respecto al resto de las pequeñas anarcosindicales como CNT-Joaquín Costa.

S.O. El problema es el que venimos arrastrando dentro del anarcosindicalismo. Bueno, hay dos tipos de problemas, uno de ellos es el de tácticas, que es lo que se concreta hacia una actividad sindical dentro del Comité de Empresa o no. Y luego hay otro de personalismos. El problema de CNT - Catalunya, siempre lo hemos entendido como un problema de personalismo, porque nunca hemos conseguido entender qué diferencia esencial hay entre la CNT-JC y la CNT-AIT. Y si no se presentan a elecciones sindicales y tienen las mismas finalidades, principios y tácticas que la CNT-AIT, no entendemos que hacen separados.

Dentro del proceso de la ruptura existen dos factores: está de un lado el personalismo: el yo, “es lo que yo digo y tengo razón”, que es una forma de actuación típica del marxismo, aunque no queramos verlo: “yo tengo razón, por tanto tengo que imponerla a los demás”, es decir no es tanto que yo haga lo que considero correcto, sino que los demás tienen que hacer lo que yo considero que es lo correcto. Eso es marxismo, y forma parte del esquema mental clásico de la vanguardia, pero es un defecto que se dio en nuestras filas desde siempre, no se puede decir que sea algo que sucede solo desde la transición…no, desde siempre. De hecho, en el sigo XIX, la separación entre anarco-comunistas, y anarco-colectivistas, pues es eso, personalismo disfrazado de teoría, porque estaban rifándose el elefante antes de cazarlo. Ese era el problema de entonces; no había otro. Solo que entonces contaban con personalidades como la de Tarrida del Mármol y Ricardo Mella, que supieron teorizar para sacarles del atolladero y además tuvieron la suficiente influencia para imponer lo del anarquismo sin adjetivos. Pero hoy estamos huérfanos de grandes pensadores. De siempre han existido por un lado el personalismo y por otro cuestiones ideológicas. Ahora está el problema de las tácticas, que es un problema de teoría como antaño.

Sin embargo las diferencias tácticas siempre han sido capaces de superarse, o ha habido posibilidad de superarlas mediante el diálogo y el debate en torno a las ideas. Los problemas de narcisismo, que siempre vienen disfrazados como ideológicos son bastante mas difíciles. Las diferencias que hubo dentro de la CNT histórica, entre “treintistas”, “FAIstas” son de ese tipo, pero a la hora de la verdad más o menos se lograron superar. Hoy todas las anarcosindicales se diferencian en las tácticas.

Nosotros coincidimos con CNT-AIT en las finalidades, nuestra finalidad inmediata es el Comunismo Libertario y más allá la anarquía. El Comunismo Libertario como un primer paso hacia la anarquía. Para nosotros el C L no es la anarquía, como en algunos casos puede pensarse, sino que es un simple modelo económico que sustituiría al capitalismo, es un simple cambio de sistema económico a partir del cual aproximarse a la anarquía. Esa sería la idea. Comunismo libertario y anarquía. En esto coincidimos con CNT-AIT. En CGT la idea de finalidad está un poco más desdibujada, pero en nosotros esta afirmación del Comunismo Libertario es rotunda.

En los principios coincidimos básicamente en los mismos: anticapitalismo, antiestatismo y antimilitarismo, en cuanto a principios de oposición al sistema. Y en cuanto a los principios de afirmación ideológica estamos por el federalismo, por el apoyo mutuo, por la solidaridad… es decir coincidimos al 100%.

En cuanto a las tácticas coincidimos en la Acción Directa, en la potenciación de la AD. Y aprovecho para decirte que miente CNT cuando dice que su única táctica es la AD: la AD es una táctica más, que nosotros potenciamos y ellos potencian, porque ellos también utilizan otro tipo de tácticas.

¿Qué es lo que nos diferencia de ellos? Nos diferencia la táctica de la acción sindical en la empresa, nada más. Nosotros consideramos la actuación en los Comités de Empresa de forma similar a la actuación de la organización dentro de la sociedad, es decir, la organización anarquista o anarcosindicalista es un islote de antiautoritarismo dentro de una sociedad autoritaria. Eso mismo lo trasladamos al Comité de Empresa. La empresa es un órgano autoritario, nosotros dentro de ella somos un islote de antiautoritarismo, y la misma lucha que llevamos dentro de la sociedad, para intentar expandir el antiautoritarismo dentro de ella, la llevamos dentro de Comité de Empresa, por eso dentro del Comité de Empresa se lucha porque se decida por los trabajadores en asamblea. Toda la parafernalia que aplicamos dentro de la sociedad, la aplicamos dentro del Comité de Empresa: luchar por el antiautoritarismo. Es fácil luchar sin Comité de Empresa en la infinidad de empresas pequeñas en las que no es necesario. La Tienda Paco, tiene 30 empleados, ¿qué necesidad hay de un Comité de Empresa? Ninguno. Sin embargo, piensa en Telefónica, por ejemplo, más de cincuenta mil trabajadores ¿cómo narices determinas la representación de cara a tratar con la empresa? ¿Quién lo hace? ¿Un sindicato que se llame CNT que se autoasigne la representatividad de todos? Bueno, hay que articular algún tipo de procedimiento, para saber a cuantos trabajadores representa cada sindicato. ¿Que no nos gusta depositar papeles en una urna? Bueno, lo podemos hacer si queréis mediante asambleas, pero en empresas estatales y multiestatales esto ya es bastante más complicado. Vuelve a pensar en Telefónica. Entonces tiene que haber un tipo de organismo estable, que puede ser el Comité de Empresa, o llamarse de otra forma, nos guste o no nos guste. A nosotros no nos gustan cómo funcionan, ya que entendemos que están pensados para integrar a los trabajadores en el sistema, pero de momento es lo que existe, y los trabajadores de las grandes empresas los aceptan y los respetan. Y bueno, el Comité de Empresa como tal, no sabemos qué futuro tendrá, y nosotros no vamos a ellos para intentar perpetuarlos en su forma actual, porque lo que nosotros queremos construir son Comités Obreros. En la sociedad futura, en la sociedad libertaria, tienen que existir el Comité Obrero, o el Consejo Obrero, o el Comité Revolucionario o como queramos llamarlo, es decir, lo que decida la asamblea tiene que haber una serie de personas que intenten coordinarlo y llevarlo adelante. Eso es el Comité Obrero, y en España en el 36 hubo uno en cada empresa, y uno en cada pueblito colectivizado. Nosotros a lo que vamos a los Comités de Empresa es a intentar convertirlos en Comités Obreros, es decir, quitarles la verticalidad y convertirlos en horizontales. Hoy para luchar horizontalmente contra el sistema, mañana para gestionar la producción. No sabemos si eso de convertirlos en horizontales seremos capaces de hacerlo dentro del sistema capitalista, o eso solamente pueda conseguirse en el momento de la revolución que será lo más probable, aunque no lo sabemos. Pero queremos subvertir los Comités de Empresa y transformarlos en Comités Obreros.

Concluyendo

ALB. Si queréis comentar también algo de la última huelga de la EMT...

S.O. Estamos coordinados con ellos, de hecho tenemos varios planes de actuación con la Plataforma Sindical, que es una de los sindicatos con mayor implantación en la EMT. Podríamos decir que es un sindicato con el que vamos en paralelo en cuanto a acciones. Discrepamos en otras cosas, pero en cuanto a acciones vamos paralelos, entonces estamos apoyándoles, estamos siguiéndoles, y desde luego por supuesto que saben que estamos para lo que podamos apoyar.

ALB. ¿Podríais contarnos un poco sobre las razones de la expulsión del PCI que daría lugar a SUT que participó en la huelga de Limpieza?

S.O. La expulsión se produce cuando previamente a un 20N en que Solidaridad Obrera había legalizado una manifestación antifascista, estallan unos explosivos en casa de un militante de nuestro Sindicato de Mensajería. Son detenidos varios militantes, se les aplica la ley antiterrorista y en una asamblea urgente se decide desconvocar dicha manifestación antifascista. A raíz , o como consecuencia de esto, se producen una serie de asambleas en que el Sindicato de Oficios Varios, controlado por bordiguistas (seguidores de Amadeo Bordiga), pretende que Solidaridad Obrera cambie de raíz sus posiciones en lo social, dejando de apoyar las ocupaciones, la insumisión etc., y es cuando se expulsa a los tres dirigentes que arrastran a sus partidarios y forman el SUT.

La ruptura que tuvimos con la gente que hoy es el SUT se debió básicamente a la forma de entender el sindicalismo, ya que ellos, marxistas leninistas lo entendían como una correa de transmisión del partido, es decir ellos entienden que el partido es el cerebro de la lucha y el sindicato las manos, o en otras palabras el partido está para mandar y el sindicato para obedecer. Nosotros somos anarcos, y lógicamente para nosotros el sindicato es un organismo autónomo. Este tipo de cosas son un peligro constante, los marxistas necesitan masas que les sigan, y una forma de conseguirlas es poner los sindicatos a su servicio. A partir de entonces nosotros no consentimos que un militante conocido de un partido pueda tener cargos de representación en el sindicato, o presentarse a elecciones sindicales por Solidaridad Obrera.

Aunque no se le puede negar a nadie que entre en un sindicato, el problema que esto plantea es que en determinado momento los partidos tienden a copar puestos de responsabilidad y a hacer del sindicato una correa de transmisión. Actualmente este problema podría darse más en CGT que en nosotros o en CNT.

ALB. Y para ir terminando, podríais contar un poco las expectativas de futuro? Contadnos un poco sobre la apertura de nuevo sindicato de limpieza...

S.O. Nosotros hemos rentabilizado también la huelga de limpieza. No teníamos implantación en el sector y a raíz de esa huelga hemos creado el sindicato en Urbaser. Quizás ha sido una de las pocas cosas que nos ha resultado fácil. Porque para nosotros la afiliación y extensión es dificilísima. Por ejemplo, hablando de metro, cualquier otro sindicato que hubiese hecho lo que nosotros hemos hecho en metro para los trabajadores, hoy sería el sindicato absoluto en metro. Pero sin embargo es difícil, porque la gente nos ve raros, nos ve anarquistas, y la gente tiene muchos prejuicios contra los anarquistas. Es así y hay que decirlo así. Quizás la formación de esta sección sindical en esta empresa de limpieza es lo único que nos ha resultado fácil en los últimos años. Han llegado: “nos gusta lo que estáis haciendo, el apoyo y tal”, y adelante, muy bien.

ALB. Y bueno, tenéis micro abierto, podéis decir lo que queráis...

S.O. Solamente hacer un poco hincapié e lo que decía el compañero del planteamiento que ha estado latente siempre y está ahí de cuales son los objetivos que buscamos las distintas organizaciones y nosotros en concreto, cuales son los métodos y que hay que quitarse las tonterías y ver cuales son los resultados. Las asociaciones anarcosindicalistas buscan la anarquía, pero estamos donde estamos y hay que ver los resultados. Si somos o queremos ser objetivos, y buscar un poco la justicia tendremos que mirar si la participación de un sindicato anarcosindicalista como Solidaridad Obrera, en el comité de empresa de metro ha sido beneficioso o no para los trabajadores. Entonces, absolutamente nadie duda, pero ni trabajadores no afiliados a SO, e incluso sindicatos oficiales, que el trabajo que ha hecho SO y el trabajo de sus militantes ha hecho un beneficio a los trabajadores de Metro, con su participación en el comité de empresa y sus métodos y con su lucha, porque está claro que la militancia no es una implantación grande pero sí es una militancia activa, pues ha conseguido grandes avances y otras veces que no era posible el avance, se ha conseguido que no se perdieran grandes ventajas sociales que había en metro. Entonces los compañeros de otros sindicatos que cuestionan la participación en el Comité de Empresa podrían hacer cualquier otra valoración pero lo que nos importan a nosotros son las condiciones del trabajo, las condiciones de las personas, hacia donde va la sociedad y hacia donde la vamos moviendo y los resultados y los hechos están ahí. Entonces, sin querer ser purista para nada, eso es una realidad. Luego discutiremos y de hecho discutimos entre nosotros de determinadas medidas de participación: si la hemos hecho más o menos participativa, si hemos cedido más o no. Pero creo que esa es la realidad, esa es la vida y lo importante es el camino, son los objetivos. Creo que más pronto que tarde la unidad de acción y una plataforma en que los movimientos anarcosindicalistas vayamos juntos para conseguir el objetivo va a estar próximo y nada más, Salud.

- > Bueno yo no veo tan claro que se pueda dar esa unión tan pronto, pero en principio pasa un poco como con la anarquía, que pudiera parecer muy difícil, prácticamente imposible, pero estamos por ella. Yo veo difícil que se de esa unidad, que yo de todas formas la veo necesaria y como la veo necesaria, estoy por ella. Si hoy el anarcosindicalismo estuviese en la calle de alguna manera tendríamos muchísima más influencia en todas las empresas, porque se nos conocería. Hoy en las empresas en las que nosotros estamos, la gente que entra nueva no conoce de nada, no ya a SO, sino al anarcosindicalismo, no tiene ni idea de lo que es. Entonces la gente se afilia a CCOO, a UGT, que es lo que conoce, a algún sindicato corporativo de la empresa o de oficio, pero rentabilizar nosotros la llegada de nuevo personal en las empresas en las que estamos es prácticamente imposible. Nosotros crecemos solamente después de que la gente contrasta entre las distintas actuaciones de los distintos sindicatos y abre los ojos, de otra manera no se crece. Si tuviéramos en la calle una imagen del anarcosindicalismo, independientemente del nombre, nosotros creceríamos igual que crecen CCOO y UGT. Es decir un porcentaje mas grande o más pequeño, llegaría. Como no tenemos ningún tipo de influencia social, nadie sabe qué es el anarcosindicalismo, llegan a las empresas los trabajadores totalmente despolitizados y no tienen ninguna idea de nada y nosotros no rentabilizamos absolutamente nada.

- > Sí, también decir que en SO se trabaja mucho desde la responsabilidad. En el momento en que una persona viene, quiere colaborar, se muestra responsable, se le ve que tiene una buena idea, una buena intención, una buena forma de luchar, pues rápidamente se le deja una responsabilidad, se le deja equivocarse, se le deja caerse, levantarse y seguir, se le ayuda y se le deja que él mismo vaya trabajando y vaya aprendiendo de sus propios errores, que es algo muy importante y es algo que en otros sitios a veces no te dejan.

- > También comentar que estamos relacionados, igual que CGT, con la CNT francesa y con otra serie de movimientos a nivel europeo. En su día intentamos entrar en la AIT, lo planteamos y dijeron que no, que la AIT ya estaba ocupada y que no había lugar para dos sindicatos del mismo país, aunque los dos se llamasen anarcosindicalistas, que pudiesen pertenecer a la AIT. Nuestras relaciones internacionales se han buscado por otras vías.

http://www.solidaridadobrera.org/index.php

Entrevista extraída de:

http://www.alasbarricadas.org/noticias/?q=node/7514

Solidaridad Obrera en www.radioklara.org


Seguir la vida del lloc RSS 2.0 | Mapa del lloc Web | Espai privat | SPIP | esquelet