Arrel de la web > Articles > Una secuencia de política a medianoche

Una secuencia de política a medianoche

Crónica para Radio Klara Lliure i Llibertaria

dimarts 28 de setembre de 2010, per  Ràdio Klara

Miércoles, medianoche bajo las torres de Serrans. El diputado de Izquierda socialista, (corriente minoritaria y marginada en el PSOE porque sigue siendo marxista) Monolo Mata está dando las gracias a sus seguidores y seguidoras, unos cincuenta, que sentados en torno a una mesa de la plaza, celebran el triunfo de las firmas recogidas para elevar al diputado Mata a la trinchera de combate contra la extrema derecha municipal.


La escena parece ideada por Bertolucci o Taviani. Una reunión a la italiana. Política callejera y directa. Observa y aplaude socarrón Vicent Garcés, icono vivo de la resistencia socialista a abandonar el marxismo y hermano del asesor de Salvador Allende. La escena está muy alejada de la manida parafernalia política de los ágapes autocomplacientes de la aburrida vida política indígena.

La llamada de una buena amiga, la Lola, me permite ser testigo del evento que no sacará ningún diario al día siguiente. Es curioso, pero en esa copa de celebración se palpa más energía política que en una sesión de las Cortes o una ejecutiva de partido. Estos militantes son guerreros y no se resignan a seguir el torpe liderazgo dominante en el PSPV; organización atenazada por un aparato funesto y medroso que ha hundido a los socialistas valencianos en la más absoluta miseria. Ese aparato tiene nombres. Los callaremos por el momento.

De pronto, hace su aparición el resucitado Antoni Asunción, definido en la prensa obediente como un histórico del PSOE, como alguien que viene a arreglar las cosas, cuando más parece un oportunista genuino.

Parecía una buena idea, una nueva cara, un tío que gobernó y fue ministro, aunque tuvo que dimitir; pero, al poco, el tal Asunción comete un error garrafal, pues no se le ocurre nada mejor que acudir al llamado de Federico Jiménez Losantos, ese Queipo del Llano moderno acaso con una lengua más sanguinaria que el malhadado capitán general de Sevilla en 1936, que tiene entre sus gestas el haber ordenado matar a Federico García Lorca. Me indignó tanto ese encuentro de un “socialista” con un fascista que desde ese instante lo tenía en enfilado.

Esa noche la ocasión la pintaban calva. La euforia de los rojeras del PSPV me envalentonó así que me dirigí a él. De pié, sonriente, rodeado de androides encorbatados, y le dije: “Soy fulano de tal, periodista, y me conoces de cuando Noticias al Día, dirigido por JJ Pérez Benlloch y tengo que decirte que me parece indigno de un socialista aceptar acudir al programa de un fascista como Losantos. Ay, hay que ir a todos los sitios, contesta el político mirándome a la cara; a ese no, Asunción, con eso te has lastrado tu carrera política. Pero, hay que ir a todo. Responde como perdonándome la vida. No; es indigno de ti haber ido. Ha sido igual que si vas a chalanear con Millan Astray o Jose Antonio Primo de Rivera. Acabada esta frase, el hombre aleteó sus grandes pestañas de galán y se mesó la estudiada perilla freudiana. Dio media vuelta y salió pitando con sus centuriones calle Serrans abajo. Algunos muchachos que se quedaron con la copla manifestaron su satisfacción.

En su edición del viernes 24, el diario on line L´informatiu, editado por un puñado de jóvenes y combativos reporteros, publica la foto de Asunción junto al curita Camps. Con militantes como Antoni Asunción, el PSPV no necesita enemigos.

Abelardo Muñoz, barri del Carme, septiembre 2010

Abelardo Muñoz en www.radioklara.org


Seguir la vida del lloc RSS 2.0 | Mapa del lloc Web | Espai privat | SPIP | esquelet