Portada del sitio > La visión del día > Fidel y Niemeyer

Fidel y Niemeyer

Miércoles 19 de diciembre de 2007, por Abel Ortiz


La advertencia velada de Fidel en su última carta, convenientemente televisada, no es, como han destacado casi todos los “castrólogos”, esa penúltima frase trampa en la que, ejerciendo más de gallego que de cubano, dice literalmente: “Mi deber elemental no es aferrarme a cargos, ni mucho menos obstruir el paso a personas más jóvenes, sino aportar experiencias e ideas cuyo modesto valor proviene de la época excepcional que me tocó vivir”. Aparte de que todas las épocas son excepcionales, como es lógico, aferrarse o no aferrarse a cargos, que se han ejercido durante cuarenta y ocho años, y decir sin decir, es una radiografía, casi perfecta, de la “situación objetiva” de la isla.

El razonamiento siguiente, en la carta de Fidel, justo antes de su firma, es una frase corta y demoledora, un sarcasmo, pura dinamita que invalida cualquier duda sobre lo anterior: “Pienso como Niemeyer que hay que ser consecuente hasta el final.”. Otro criptojeroglífico. El dato inquietante es que Niemeyer acaba de cumplir cien años hecho un chaval. El arquitecto brasileño, que tenía diez años cuando la revolución rusa, está activo. En Avilés, Asturias, se construye un proyecto suyo. Fidel es veinte años más joven que Niemeyer. Fidel podría sobrevivir todavía a tres o cuatro presidentes estadounidenses. La sanidad cubana, internacionalmente reconocida, presente en varios países, podría llevar a su presidente hasta los alrededores de 2030. Ciencia ficción, política ficción, historia ficción. Esas cosas que escribía Arthur C. Clarke. Que escribía no, que escribe. El gran Arthur acaba de cumplir, como Niemeyer, cien años. Selecto y exclusivo club ese de los centenarios.

En Cuba lo presumible es que estén de “el balbas” bastante hartos. Media Cuba ha nacido con el comandante en el machito y la otra media se va a morir en las mismas. El espectro de Miami y esos nuevos cubanos a los que Carlos Tena llama “pijos de La Habana” son el reverso de la Cuba propagandística con banda sonora de Pablo Milanés. Otro futuro posible pero poco probable.

Latinoamérica no es la misma que aquella que hablaba de “foquismo” y tácticas guerrilleras cuando Fidel y el Che eran jóvenes e indocumentados. En el amplio catálogo de las izquierdas actuales, desde la socialdemocracia de Lula, Tabaré Vázquez o Bachelet, hasta abajo a la izquierda con el subcomandante Marcos, pasando por Evo, Chávez, Correa y Ortega, hay muchos modelos que los cubanos pueden considerar preferibles a seguir escuchando, otros diez, quince o veinte años, al viejito verdeoliva.

El son revolucionario que propusiera Víctor Jara, hablando como se le habla a un hermano, desapareció y quedo un régimen paternalista y autoritario fosilizado en los tiempos de Mao y Kruschev. Los EEUU participaron activamente en convertir a Fidel en una diminuta fiera y a Cuba en una jaula. Para jugar. Lo dicen en los tangos: “como juega el gato maula con el mísero ratón”. Fidel, a quien, por comunista, hay tantas cosas que agradecer, tiene, como dictador, números rojos y deudas impagables. Si todo lo que sabemos desde Bakunin y Marx hasta hoy consiste en consignas repetidas millones de veces y esperar al “hecho biológico” el bagaje es pobre. Mientras, como dice la sabiduría popular, “ni se muere padre, ni cenamos”

1 Mensaje

  • Fidel y Niemeyer 22 de diciembre de 2007 23:36, por payo uruguayo

    dice Galeano en su libro"el futbol a sol y a sombra",en el que habla de todo,tambien de futbol desde el primer mundial en el uruguay hasta el de 2002.desde el mundial del 62,hasta el ùltimo mete en cada capitulo ñla misma coletilla."fuentes bien informadas de miami,comunican que la caida de fidel castro es cuestiòn de horas".salud .


Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Mapa del sitio | Espacio privado | SPIP | esqueleto