Arrel de la web > Articles > “No es arte ni cultura. Es tortura”

“No es arte ni cultura. Es tortura”

El éxito del partido antitaurino corre parejo a un aumento de las acciones de los grupos contra la lidia

dilluns 3 d'agost de 2009, per  Ràdio Klara

Un verano más, los pueblos y ciudades de nuestra geografía se preparan para acoger sus fiestas populares. En muchas de ellas, con un escaso control por parte de la Administración, se organizarán espectáculos taurinos. El movimiento contra la tauromaquia, por su parte, muy activo en los últimos tiempos, prepara su réplica en forma de denuncia pública contra el maltrato de los animales. Sus acciones directas en plazas de toros y encierros, más allá de la hostilidad manifiesta de los aficionados a la lidia, cada vez más minoritarios, han conseguido extender la oposición a esta forma de “tortura”.


ÓSCAR CHAVES. REDACCIÓN DIAGONAL

“El mundo del negocio taurino trata de moverse para aparentar que sigue vivo y con futuro pero lo importante es que sigue aumentando la edad media de los aficionados. Puede parecer que hay más toreo porque hay más información sobre toros y toreros. Pero si preguntas en la calle la respuesta será indudable: a la gente joven no le interesan los toros, salvo excepciones. ¿Por qué sino se oponen los taurinos a que la Administración consulte a la sociedad sobre el tema?”, se pregunta Eneko Pérez, de la organización Equanimal. Según un estudio realizado por Gallup en 2006, el 72,1% de la población del Estado afirma no tener ningún interés en los espectáculos taurinos, un porcentaje que sube al 78,5% en las mujeres y al 81,7% en las personas entre 15 y 24 años. Una pérdida de simpatías que tiene su reflejo en las corridas de toros, que según datos de Interior cayeron un 15,4% en 2008 respecto al año anterior. Por contra, los festejos menores (como becerradas o el toreo cómico) crecieron un 4,6%. A pesar de estos datos, las Comunidades Autónomas siguen dando ayudas millonarias al mundo del toreo y sólo la Junta de Andalucía incrementó la financiación para las escuelas taurinas de 300.000 a 400.000 euros en el último año, lo que permitió la creación de cuatro nuevas escuelas en la región. Al descenso de una actividad que la mayoría considera anacrónica ha contribuido el trabajo de denuncia del pujante y variado movimiento contra la tauromaquia, que con sus acciones muestra la cara menos amable de la “Fiesta nacional”: el sufrimiento de los animales y los intereses empresariales de la lidia y sus conexiones políticas. La mayoría de los grupos antitaurinos, PACMA, Equanimal, Defensa Animal y AnimaNaturalis, entre ellos, enmarcan su denuncia en una lucha más general contra el especismo (discriminación basada en la especie) y por los derechos de los animales. Así, se oponen a que éstos sean usados como comida, entretenimiento, experimentación y vestimenta. El éxito de los desnudos ante las plazas de Pamplona o Madrid de AnimaNaturalis y PETA, la actividad de la Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia o los arriesgados asaltos a los fosos taurinos de Equanimal, una entidad que nace en 2006 de la fusión de dos grupos históricos (Alternativa para la Liberación Animal y Derechos para los Animales), además de proyectar la denuncia más allá de nuestras fronteras, muestran el crecimiento de un movimiento cada vez más profesionalizado, solvente y activo.

Los encierros, tampoco

En un comunicado oficial, PACMA señala al Ayuntamiento de Pamplona como responsable de la muerte de un corredor en los pasados encierros de San Fermín. Además del estrés que, a niveles intolerables, se producen a los animales, se obvia por sistema que son sacrificados tras el encierro en la mayoría de las ocasiones. Todo ello justificado por la importante fuente de ingresos que supone para la ciudad. Son las fiestas populares donde se producen las más altas dosis de crueldad y que menos se ciñen a la “tradición” taurina.

FORTALEZAS

GRAN IMPACTO MEDIÁTICO: Los encierros de personas desnudas en San Fermín o las performances de cientos de activistas ante las plazas de toros consiguen llevar a primera plana la oposición a la lidia.

LA DENUNCIA SE DA EN TERRENO FÉRTIL: Según la última encuesta sobre tauromaquia, realizada por el gobierno de Castilla La Mancha en 2007, la población española valora con un 3,3 (sobre 10) su gusto por los toros.

ELEVADA IMPLICACIÓN DEL ACTIVISMO: Si algo define a los activistas antitaurinos y, en general, a los animalistas es su perseverancia. El respeto por los animales se traslada a todos los ámbitos de sus vidas.

DEBILIDADES:

IMAGEN DE EXTREMISMO: La imagen de “veganos radicales” que a menudo se proyecta de los activistas no ayuda al crecimiento de un movimiento que usa como arma la acción directa noviolenta.

EXCESO DE PASIÓN: Aunque la pasión con la que viven los activistas su trabajo de denuncia es también una virtud, a veces juega en contra de la eficacia de las acciones y hace perder la perspectiva global.

INCAPACIDAD DE VER A LARGO PLAZO: Centrados en conseguir objetivos aquí y ahora, a través de todo tipo de actividades, los grupos antitaurinos muchas veces descuidan la estrategia a largo plazo.

UN PARTIDO ANTITAURINO, NOVENA FUERZA POLÍTICA EN LA ‘PIEL DE TORO’

RAFA CALLEJA (REDACCIÓN) Una de las pocas noticias relevantes que arrojaron los datos de las pasadas elecciones al Parlamento Europeo fue que el debutante y especializado Partido Antitaurino Contra el Maltrato Animal (PACMA) se convirtiera, con 45.000 votos, en la novena fuerza política del Estado español. Silvia Barquero, responsable de comunicación del partido, indicó a DIAGONAL que están “contentos con los resultados, pero no son una sorpresa. Partidos especializados como el nuestro ofrecen una alternativa al actual panorama de la política institucional”. PACMA no pretende ser flor de un día y se marca fines a medio y largo plazo: “Nuestro objetivo es alcanzar representación parlamentaria y que se tengan en cuenta todos esos votos que han priorizado la necesidad de la defensa de los derechos de los animales. Queremos dar caña política”. Aunque pueda parecer lo contrario, el respeto a los derechos de los animales no ha empapado aún el programa de muchos partidos. De hecho, el PP defiende abiertamente la celebración de corridas de toros y el PSOE ha vuelto a incumplir sus promesas electorales en esta materia. “Prometieron una leymarco de defensa de los derechos de los animales para esta legislatura. Desde PACMA hemos insistido al Gobierno para que cumpla y la promulgue de una vez”, comenta Barquero. Los datos obtenidos del Ministerio de Interior, que es el organismo encargado de legislar y controlar este tipo de espectáculos, ofrecen cifras inimaginables en cualquier otro Estado que se pretenda “civilizado”: 13.349 toros, novillos y becerros menores de cuatro años, fueron sacrificados, el 80% en los 15.000 festejos populares que se celebran cada año con los animales como tristes protagonistas y el resto en corridas. A esta carnicería hay que añadir la incompetencia del Ministerio en cuestión: “Incumple sistemáticamente el Reglamento de Espectáculos Taurinos al no facilitar los datos por comunidades ni tienen idea de los festejos concretos”, apuntan desde PACMA. En una sociedad con un gran desconocimiento del reino animal, movimientos como el que ha dado voz PACMA en las últimas elecciones tienen mucho trabajo que hacer. “Proponemos un cambio de actitud”, expone Silvia Barquero, a modo de declaración de principios. “Queremos ser una lucha más dentro de los movimientos sociales, para incluir en nuestro círculo de consideración moral a los animales, los más desfavorecidos y olvidados, aunque sienten y sufren como nosotros”.

Artículo extraído de:

http://www.diagonalperiodico.net/No-es-arte-ni-cultura-Es-tortura.html


Seguir la vida del lloc RSS 2.0 | Mapa del lloc Web | Espai privat | SPIP | esquelet