Arrel de la web > Noticies > Piden 225 años para los manifestantes de Génova

Piden 225 años para los manifestantes de Génova

Siguen los juicios por las protestas contra la cumbre del G8 en 2001

dilluns 19 de novembre de 2007, per  Ràdio Klara

Han pasado más de seis años desde las manifestaciones contra el G-8 en Génova, y todavía no hay ninguna sentencia. Numerosos juicios siguen pendientes tanto contra manifestantes como contra policías.


Giovanni Vegezzi.Milán

Los tiempos de la justicia italiana son largos, pero para arrojar luz sobre la brutal represión de las protestas contra el G-8 hace falta voluntad política. El 30 de octubre quedó paralizada en el Congreso italiano la constitución de una comisión de investigación parlamentaria sobre los hechos de Génova, comisión prevista en el programa del Gobierno y reclamada insistentemente por los movimientos sociales. La urgencia de investigar las responsabilidades, no sólo penales sino políticas, de los abusos, ha sido provocada por las declaraciones de un policía que participó en el asalto y las palizas en la escuela Díaz, sede del Genova Social Forum y donde dormían muchos manifestantes. El mando Massimo Fournier declaró el pasado junio que lo que vio en la escuela fue una “carnicería mexicana”, y que “la policía se ensañó con los manifestantes inermes en el suelo”. Fournier afirmó también que se había callado hasta entonces por “espíritu de servicio”. Basándose en estas declaraciones, la Fiscalía de Génova ha abierto un expediente al entonces jefe de la Policía, Gianni De Gennaro, por instigación al falso testimonio. Frente a estas acusaciones, Giuliano Amato, ministro de Interior del actual Gobierno de centroizquierda, ha barajado ascender a De Gennaro a jefe de su gabinete. Es el caso más evidente, pero todos los mandos policiales comprometidos en la represión de Génova no sólo no han sido castigados sino que han sido ascendidos. Basta recordar que el juicio contra Mario Placanica, el carabiniere que disparó y mató a Carlo Giuliani, acabó en sobreseimiento.

Mientras, en el juicio contra los manifestantes la Fiscalía de Génova ha recurrido a la mano dura y ha pedido para los 25 imputados 225 años de cárcel por “devastación y saqueo”, un delito cuya tipificación se remonta a los tiempos de la II Guerra Mundial y que nunca ha sido utilizado para juzgar manifestaciones en la calle. La pena más dura (16 años) ha sido solicitada para una militante de un centro social milanés, grabada mientras tiraba un cóctel molotov contra la puerta de la cárcel de Génova. Heidi Giuliani, madre de Carlo Giuliani y senadora de Rifondazione Comunista, afirmó que los 25 imputados son “chivos expiatorios”. Está previsto que la sentencia contra los manifestantes salga antes de Navidad, mientras que el juicio contra los policías que irrumpieron en la escuela Díaz no acabará hasta la primavera. Es muy posible que, dada la levedad de las penas solicitadas y la norma sobre la prescripción de delitos, los culpables no pasen por la cárcel. Los movimientos sociales italianos intentan hacer un frente común para exigir verdad y justicia y han hecho un llamamiento a una manifestación para el 17 de noviembre en Génova. Una protesta internacional que sea capaz de despertar otra vez el “espíritu de Génova”.

Noticia extraída de:

http://www.diagonalperiodico.net/article4871.html


Seguir la vida del lloc RSS 2.0 | Mapa del lloc Web | Espai privat | SPIP | esquelet