Arrel de la web > Noticies > Activistas de Greenpeace descuelgan una pancarta de 400 metros en la ciudad (...)

Activistas de Greenpeace descuelgan una pancarta de 400 metros en la ciudad de las Artes y las Ciencias donde comienza hoy la reunión del IPCC

Los ecologistas piden que se escuche a los científicos del clima

dilluns 12 de novembre de 2007, per  Ràdio Klara

Quince activistas de Greenpeace han desplegado una pancarta de 400 metros cuadrados con el mensaje “Peligro: salvemos el clima ya” en l’Umbracle de la Ciudad de las Artes y las Ciencias (Valencia), en el mismo lugar donde comienza hoy la 27ª reunión plenaria del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC).


Valencia, España —

Durante esta semana, el IPCC finalizará su documento más importante de este año, el Informe de Síntesis, que incluye el conocimiento científico actual sobre cambio climático. Con él concluye su Cuarto Informe de Evaluación que servirá de guía para las decisiones políticas inmediatas previstas.

"Este informe es el documento de referencia esencial sobre cambio climático para los responsables políticos," ha afirmado Stephanie Tunmore, responsable de la campaña de cambio climático de Greenpeace Internacional. "El Informe de Síntesis resume el problema, las causas y las soluciones, y es la demostración aplastante para los gobiernos, empresas y personas sobre la necesidad de actuar urgentemente frente al cambio climático".

El próximo mes de diciembre se celebrará en Bali (Indonesia) la 13ª Conferencia de las Partes del Convenio Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático y la tercera Reunión de las Partes del Protocolo de Kioto, en la que se negociará el futuro de este Protocolo. Estas importantísimas negociaciones fueron aplazadas a la espera de que el Informe de Síntesis del IPCC estuviera terminado.

"Dentro de tres semanas, los representantes de los gobiernos de todo el mundo se reunirán en Bali para decidir cuál es el camino que debemos seguir para proteger el clima. La recomendación científica de urgencia debe ser la prioridad en sus planteamientos y debe dirigir sus decisiones", ha añadido Stephanie Tunmore.

El IPCC, galardonado recientemente con el Nobel de la Paz que recogerá el próximo día 10 de diciembre en Oslo, concluye en los diferentes documentos presentados a lo largo de este año:

La mayor parte del calentamiento observado en los últimos 50 años está causado por las actividades humanas (con más de un 90% de certeza). El intervalo del incremento proyectado de la temperatura (comparado con la era preindustrial) es de 1,1 a 6,4 grados centígrados para finales de siglo. En las próximas décadas el número de personas en riesgo de padecer la escasez de agua es probable que aumente de decenas de millones a miles de millones. Se prevé que las reducciones en la capacidad de la producción de alimentos en las regiones más pobres ocasionen más hambre y miseria e impidan lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio. La pérdida de glaciares en Asia, América del Sur y Europa causarán enormes problemas de abastecimiento de agua para una gran parte de la población mundial. La subida del nivel del mar, las tormentas y huracanes, el aumento de las inundaciones y crecidas amenazan a cantidades inmensas de personas en los Grandes deltas asiáticos como el Ganges-Brahmaputra (Bangladesh) y el Zhu Jiang (Río Pearl, China). Para limitar el incremento del aumento global de la temperatura de 2 a 2,4 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales haría falta que las emisiones de dióxido de carbono (CO2) alcancen su máximo antes de 2015 y disminuyan de un 50% a un 85% respecto al año 2000 para 2050. Retrasar las actuaciones para la reducción de las emisiones que a menudo hacen los gobiernos con sus decisiones favorables a la inversión en energías sucias, conducen a alternativas de mayores emisiones que son más difíciles y costosas de cambiar. Las energías renovables tienen un efecto positivo en la seguridad de suministro, el empleo y la calidad del aire. Las energías renovables podrían conseguir que el 30-35% del suministro global de la electricidad en 2030 proceda de estas fuentes.

"La ciencia es clara: tenemos un plazo muy corto para evitar un cambio climático peligroso y ahora el mundo debe actuar," ha asegurado Tunmore.

Greenpeace cree que es posible evitar los peores impactos del cambio climático, como los fenómenos meteorológicos extremos, la escasez de agua y el aumento del hambre en el mundo que pondrán a millones de personas en riesgo. Los países industrializados deben reducir las emisiones de gases de efecto invernadero tal y como las evidencias científicas requieren.

Para prevenir los peores impactos del cambio climático necesitamos mantener el incremento de la temperatura media mundial por debajo de dos grados centígrados. Las naciones ricas deben comprometerse a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero por lo menos un 30% para 2020 y por lo menos un 80% para 2050. Esto es posible si los países industrializados ponen en marcha una "Revolución energética" y ayudan a los países en desarrollo a que hagan lo mismo, y proporcionan los incentivos necesarios para comprometerse a detener la deforestación. Los gobiernos deben acordar un Mandato de Bali que contemple estos objetivos, con 2009 como fecha tope para este plan de acción.

El Gobierno español es el anfitrión de está reunión del IPCC, y el Presidente del Gobierno anunció su voluntad de ser líder mundial en la lucha contra el cambio climático. España puede ser el impulsor mundial de las energías renovables haciendo realidad esta voluntad, ya que en las próximas décadas la Península podría obtener toda la energía eléctrica que demandará, incluso la energía total, de las energías limpias como ha demostrado Greenpeace.

“El Gobierno de España debe promover los más altos compromisos de reducción de emisiones, para evitar los peores impactos del cambio climático, y desarrollar un sistema 100% renovable como aportación al desarrollo mundial de estas energías, tal y como aconseja el IPCC”, ha declarado Raquel Montón, responsable de la campaña de cambio climático de Greenpeace España.

— Greenpeace

Galería de imágenes

Video de la acción

Noticia extraída desde:

http://www.greenpeace.org/espana/news/activistas-de-greenpeace-descu

1 Missatge

  • Reunión del IPCC en Valencia 13 de novembre de 2007 00:17

    Reunión del IPCC en Valencia

    Clima 12 de noviembre

    Miembros de Ecologistes en Acció del País Valencià han desplegado una pancarta con el lema "Benvinguts a València, capital de la insostenibilitat. Welcome to València, capital of non-sustainability" en las puertas del Museo de las Ciencias Príncipe Felipe, coincidiendo con la inauguración de la XXVII Sesión del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC).

    Con esta acción, el grupo ecologista ha querido saludar a los participantes en este encuentro internacional y, al mismo tiempo, denunciar la insostenibilidad ambiental de las políticas valencianas, tanto la local como la autonómica.

    Los centenares de científicos que se reúnen estos días en Valencia aprobarán el Informe de Síntesis del 4º Informe sobre el Cambio Climático (Fourth Assessment Report AR4), tras la presentación en París hace pocos meses de los borradores de los informes de lo Grupos de trabajo I (Bases Científicas del Cambio Climático), II (Impactos, Adaptación y Vulnerabilidad) y III (Mitigación del Cambio Climático).

    El Panel Intergubernamental del Cambio Climático se formó en el año 1988 a partir del Programa de Medio Ambiente de Naciones Unidas y de la Organización Metereológica Mundial y ha publicado con anterioridad tres informes que han tenido un gran impacto en la sociedad. Recientemente ha sido galardonado junto con Al Gore con el Premio Nobel de la Paz.

    Resulta paradójico que este Panel se reúna en Valencia, capital mundial de la insostenibilidad en muchos aspectos. No sólo es el derroche energético y contaminación lumínica que provoca su ineficiente sistema de iluminación nocturna, también su movilidad que reposa en los modos más insostenibles e impactantes (vehículos motorizados), el proyecto de construcción de un circuito urbano de velocidad que acoja a los bólidos de la Fórmula 1 a partir de agosto de 2008, la contaminación atmosférica que rebasa los límites legales, son algunos ejemplos de esa insostenibilidad.

    El País Valenciano no ha dejado de aumentar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Entre 1990 y 2004 aumentó un 75,2% las emisiones de GEI, muy por encima del aumento global en el Estado Español (45,61%). Hay que recordar que en el Protocolo de Kioto se permitía a España aumentar solamente un 15% sus emisiones en 2008-2012 respecto al año de referencia (1990). La ineficiencia energética de la industria valenciana se constata con el dato de la intensidad energética (energía necesaria para producir una unidad de PIB). Desde 1990 a 2004 esa intensidad ha aumentado un 35%, o sea que se necesita cada vez más energía para producir los mismos bienes, un tendencia totalmente contraria a la mayoría de los países europeos donde desde hace muchos años se observa una tendencia contraria.

    Hay que tener en cuenta que las emisiones de GEI están aumentando todavía a buen ritmo, pues la puesta en marcha de las nuevas centrales de gas de ciclo combinado (3 unidades de 400 Mw en Sagunto y dos unidades de 400 Mw en Castellón) sustituye en parte la electricidad que tradicionalmente ha importado el País Valenciano.

    El transporte representa el 33,7% de las emisiones de GEI en el País Valenciano, y su crecimiento ha sido superior al 85% entre 1990 y 2004. El crecimiento incesante de la motorización y de la movilidad auguran futuros crecimientos totalmente insostenibles.

    El cambio climático no ha sido una preocupación de los gobiernos valencianos desde 1992, año de la aprobación de la Convención sobre el Cambio Climático en Río de Janeiro. Todavía no se ha aprobado una Estrategia Valenciana de lucha contra el cambio climático y la creación en la Conselleria de Medio Ambiente de una Dirección General del Cambio Climático (que sustituye a la Dirección General de Calidad Ambiental) es anecdótica, dado que sus funciones nada tienen que ver con el cambio climático. Y eso a pesar de que los informes científicos predicen que en el Mediterráneo Occidental se agravarán los impactos y consecuencias del cambio climático.

    Veure en línia : Noticia en la web de Ecologistas en acción


Seguir la vida del lloc RSS 2.0 | Mapa del lloc Web | Espai privat | SPIP | esquelet