Portada del sitio > La visión del día > Información, publicidad y propaganda

Información, publicidad y propaganda

Martes 23 de septiembre de 2008, por Abel Ortiz


Cuando Ana Frank escribía su diario en la Holanda ocupada por el ejército alemán comunicaba, desde su adolescencia, la verificable impotencia de la población civil ante el estruendo de las botas militares, los cerebros pardos, la dialéctica de las pistolas, el racismo de estado. Ana Frank murió de tifus a los quince años en un campo de concentración. Nos legó un saber, una verdad histórica. Lo contrario de un dogma.

Los jerarcas nazis, idiotas además de criminales, pensaron que el mundo entero, poblado de subespecies, se rendiría a sus pies. Consideraban asesinables a quienes eran señalados como eslavos, comunistas, enfermos, gitanos, homosexuales, anarquistas o sencillamente opositores. Persiguieron, con intenciones de exterminio, que se dice pronto, a los judíos.

Hay muchas teorías sobre el origen de ese odio obsesivo y destructor. Puede que algo tuviera de respuesta patológica ante la pérdida de una “verdad” histórica, empaquetable y colocable en el mercado, capaz de competir con sus antagonistas en la colonización de las mentes como gran mercado de presente y futuro. La negación del saber y la oposición irracional a someter la “teoría” a la realidad y no al contrario.

Freud, austriaco, Marx, prusiano, y Einstein, alemán, los tres judíos, con la inestimable colaboración de Darwin y los artistas “degenerados”, habían revolucionado el saber hasta entonces existente. El conocimiento anterior es superado y se convierte en caduco un mundo basado en saberes obsoletos. Quienes se aferran al saber anterior, ya sea por incapacidad para entender el nuevo, ya sea por obcecación o resistencia a los cambios, que provocan pérdida de privilegios, viven, piensan y actúan, aún sin saberlo, que no es el caso, en el pasado.

Culpar a quienes nos traen los nuevos saberes de que los antiguos ya no nos sirvan, intuyendo el riesgo que eso supone para la cúspide de la pirámide, ya lo hicieron los jesuitas con Galileo a quien consideraban más peligroso que Lutero y Calvino juntos.

Castilla del Pino, sabio y psiquiatra, divulgaba, en un libro de los setenta, su idea sobre que es y que no es saber. El saber, explica, para ser considerado como tal, debe ser verificable y comunicable. Si se niega, por ser judíos y revolucionar su presente, a Einstein, Marx y Freud, se niega lo verificable y comunicable. Negar la realidad no es buen sistema si se intenta actuar en ella. El delirio como saber impuesto solo puede producir hornos crematorios, bombardeos masivos de población civil, masacres; Irak, Chechenia, Afganistán, Bosnia, Kosovo, Timor, Colombia, Ruanda, Palestina o Georgia.

Estaban seguros, nazis y germanófilos, de que los países occidentales, amedrentados y llorones, cuando no cómplices y alcahuetes, les dejarían hacer. Estaban en la cima del mundo. Nadie podría parar los relucientes blindados que, aplastando países y asesinando a millones de Anas Frank, salvarían a la civilización occidental de las hordas asiáticas, una amenaza inexistente y fantasmagórica, preservando para sus hijos blanquitos un “espacio vital” en el que Speer pudiera construir, sobre fosas comunes, un tirol de tramoya con figurantes rubios, vacas rubias, asesinos rubios con sus rubios hijitos. Y, por si faltaba algo, el general de la voz de pito, el ariogalaico, prometía ni más ni menos que un millón de pechos españoles para defender Berlín; el suyo no, claro, con el frío que hacía en Berlín en el cuarenta y cinco.

Los idiotas y criminales de hoy, en el gobierno de los EEUU, tienen la misma impresión que el gobierno alemán en su momento; nada puede parar su maquina de guerra. La OTAN, a mamporrazos, no tiene rival. O eso reza el dogma, hoy más que nunca en entredicho. Aunque el nacionalsocialismo, sin antisemitismo visible por motivos estratégicos, que abanderan los neocon, anunciado ya en el juicio de Nuremberg, es una variante tan peligrosa como cualquier otra de las filosofías que prefieren los cañones a la mantequilla, pensamiento fuerte, la población civil mundial, como en su momento Ana Frank y su familia, permanece indefensa.

Es de apocalípticos contumaces avisar continuamente de la llegada del lobo. Solo que ahora es el lobo quien anuncia su venida. Los peatones de la historia, hijos de la duda, no tenemos otra posibilidad de juicio que desguazar lo que esconde la propaganda, o delegar nuestra confianza en personas supuestamente bien informadas, para intentar no ver la realidad a través de los ojos de las grandes corporaciones militar-informativas. También escuchaban los Frank la BBC, las emisoras alemanas, Radio Orange o cualquier otra fuente de “información” sabiendo que todo debía ser entendido con una lógica de guerra; lo que se dice se dice en función de que sirva o no a unos objetivos independientemente de cualquier otra consideración. Aquí, en Bolivia, en Georgia y en Pakistán. Hasta nueva orden. O hasta nuevo orden. Si desean más desinformación permanezcan atentos a sus pantallas.

2 Mensajes del foro

  • Información, publicidad y propaganda 25 de septiembre de 2008 08:42

    Me alegro de que hayas vuelto a escribir además de hablar por la radio.

    a ver si no decae.

    saludos.

  • Información, publicidad y propaganda 25 de septiembre de 2008 17:57, por joan

    benvingut again...

    no encuentro el link...

    pero cuando una hija de marx se quiso emparentar con un negro a marx no le parecio bien...

    tb està: http://www.alasbarricadas.org/notic...

    Marx no admetia encara el dret dels eslaus a emancipar-se del jou dels alemanys, pensants avui com aleshores que els alemanys són cridats a civilitzar-los, és a dir, a germanitzar-los per acceptació o per força” (1871).

    una cosa són los degenerados como dalí i la otra los racistas como marx...

    es estupido planear un modelo de sociedad ignorando la naturaleza humano como envidia i otras.

    està clar per mi marx i hitler no difereixen massa claro que la propaganda no tiene limites como llamar la dictadura del proletariado, dicadura eing? como el paradiso... amb el siset fins l’eternitat.


Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Mapa del sitio | Espacio privado | SPIP | esqueleto