Somalia: No es la sequía, es el imperialismo

Somalia tiene una población de unos 10 millones de personas. El 98% es de la misma etnia y la misma religión (musulmana sunnita). Esto debería ser una buena base para constituir un país cohesionado, a diferencia de la mayoría de países africanos, donde se ha aprovechado la diversidad multiétnica y/o multirreligiosa para enfrentar a su población y saquear sus riquezas. No ha sido así: el factor que ha dividido es la existencia de 10 tribus y múltiples clanes y sub-clanes.

Leer más

La hambruna en áfrica, la «intervención de Cajas» y los «rescates», la lógica de los mercados

La crisis en Somalia, derivada de la peor sequía en sesenta años, ha llevado a Naciones Unidas (ONU) a declarar oficialmente el estado de hambruna. Pero esta crisis alimentaría que va a condenar a una muerte cruel a miles de personas, especialmente niñ@s, tiene un origen más allá de las cíclicas sequías (cada vez más intensas y frecuentes por culpa de la degradación medioambiental). Los mercados (esos entes controlados por miserables), tras la caída de los seguros y la vivienda, han derivado los flujos de capital hacia las inversiones consideradas como seguras (grano y otros alimentos) generando una situación en qué los especuladores controlan el mercado de alimentos, provocando escasez ficticia de algunos de ellos e incrementando el valor final de los productos. El aumento del precio de los alimentos impide que millones de personas en el mundo puedan acceder a ellos, aunque exista un stock capaz de alimentar a todas.

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies