Colisión nuclear a velocidad de crucero

Por otro lado, recientemente asistí a la formación sobre energía nuclear que impartía la Plataforma Tanquem Cofrents, en la que argumentaban basándose en la teoría del caos, que la propia complejidad del despliegue tecnológico, del despliegue de recursos humanos de una central nuclear, constituyen en sí mismas un motivo para un posible accidente atómico y por lo tanto un motivo para pedir el cierre de estas instalaciones comerciales. Dicen que con un número tan elevado de variables a controlar y estando tan presente el elemento humano, las personas, por más que los sistemas de seguridad estén multiplicados, la concatenación de errores humanos y fallos tecnológicos es posible, y ocurre con mucha más frecuencia de lo que nos pensamos. La historia se empeña tozudamente en recordárnoslo.

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies