Entre la extrema derecha y la derecha extrema

Después de toda una legislatura de sobos y magreos mutuos, que culminó en una suerte de pacto de cohabitación en el País Vasco, PSOE y PP se aprestan a escenificar una feroz competencia virtual para intentar rebañar votos cara a las próximas elecciones. Con ese objetivo, el gobierno socialista rescata del baúl de los recuerdos el atrezo facha que persigue como una sombra al Partido Popular desde su fundación, a costa de la legalización de Bildu, que los de Rajoy califican de rendición, y así movilizar a abstencionistas e indecisos de izquierda que dieron la espalda a ZP por su reaccionaria política social. Y los del PP, por su parte, aprovechan la misma horma tildando al banquillo de Zapatero de radical y antipatriótico para pescar entre los miles de votantes del PSOE lobotomizados por la cultura de derecha promovida desde el poder socialista durante años para crecer sobre esa masa acrítica. De esta manera los dos partidos hegemónicos de la segunda restauración legado por el franquismo jalean a su manera al resignado voto útil.

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies