Es demo-cracia y lo llaman vacío de poder

Los acontecimientos de Túnez y Egipto han tenido un tratamiento placebo en Europa. Incapaces de prever el volcán social que alimentaban las dictaduras homologadas del Magreb, las cancillerías occidentales han respondido a las justas demandas de aquellos pueblos con la neutralidad cómplice que sirvió para entregar a sus verdugos al pueblo español en 1936. Pero si entonces la criminal traición de esos gobiernos se vio contestada con el decidido posicionamiento de sus ciudadanos, que apoyaron mayoritariamente la causa de la II República, llegando incluso a integrar “brigadas internacionales” para defenderla por las armas, en el siglo XXI, representantes y representados han estado uncidos por el mismo dogal.

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies