El termostato de la guerra y la receta libertaria

En sociedades putrefactas, pochas, corrompidas por carísimos vicios patrióticos y militaristas, Corea del Norte, EEUU, Irán, Gran Bretaña, Israel o Alemania, por ejemplo, los maximalismos propagandísticos son ley. La fotografía del enemigo, ese cheque en blanco, religioso, político o económico, tres variaciones de lo mismo, se transmuta, a lo largo de generaciones, retocando aquí y allá con el programa pertinente, en una actualización constante del perfil que sirve para englobar, como hostiles y combatientes, a todos aquellos que no hayan demostrado, de todas las formas posibles, haber abandonado, como si de un estigma probatorio se tratara, la ya célebre, aunque en desuso, “funesta manía de pensar”.

Leer más

El viejo libertario del barrio de El Cabanyal

Enrique Tarín, de 79 años, es una referencia para muchos de los indignados del barrio del Cabanyal, en Valencia. Cuando, sentado en su silla de ruedas, aparece por alguna asamblea de las que se celebran periódicamente, los jóvenes le abren paso y le saludan con afecto. Enrique, al que todos conocen por su apellido, es un histórico de las luchas sociales. De convicciones anarquistas, es uno de los fundadores de la emisora libre valenciana Radio Klara, y también del Ateneo Libertario Al Margen, desde donde se editan libros y se organizan actos culturales. Como habitante del Cabanyal, ha participado en la lucha que mantienen vecinos del barrio desde hace 12 años contra el Ayuntamiento, que pretende derruir 1.600 viviendas para alargar una avenida hasta el mar.

Leer más

Los anarquistas y el 15M

Este texto está escrito en Madrid, por lo que muchas de las descripciones y reflexiones pueden no ajustarse a la realidad de otras localidades, especialmente dada la heterogeneidad del movimiento 15M. Aun así, pensamos que puede resultar útil como punto de partida para la reflexión a todos los compañerxs que se están implicando en las asambleas, independientemente del sitio. El texto ha sido redactado y corregido precipitadamente para que estuviese disponible antes de la convocatoria de asambleas de barrios y pueblos del 28 de mayo. Tenedlo en cuenta a la hora de leerlo y disculpad las meteduras de pata que pueda tener.

Leer más

El desprestigio de los políticos (2ª Parte)

La visión tan negativa de los políticos que recogía en mi artículo anterior es sin duda preocupante, incluso para personas de militancia anarquista que podrían ver confirmada con esas encuestas que el poder corrompe y que la política profesional debe ser completamente superada y abolida. El apoliticismo entendido en este sentido radical es una seña distintiva clara del anarquismo que está presente precisamente en el nombre, an-arquismo, que indica el rechazo del poder y de la política entendida como conquista y preservación del poder y queda recogido en el nombre atribuido a la sociedad futura, la a-cracia, esto es, el lugar de la ausencia de poder.

Leer más

La sociedad contra el Estado, al fin

Hablar de uno mismo, aunque sea en el orden de las ideas, siempre es una horterada. Pero guión obliga. Porque las múltiples crisis (políticas, económicas, financieras, sociales, éticas y medioambientales) que gravitan sobre el sistema están demostrando lo acertada de la histórica aversión del anarquismo al Estado. Ha bastado una situación de emergencia generalizada para que el artefacto Estado, tan bendecido por conservadores y radicales, rojos y azules, haya mostrado su bruñida calavera: como imagen filantrópica para la gente en tiempos de normalidad y como espadón de los poderosos para el control social en momentos de excepción. El Estado Leviatán de Hobbes puesto al día al servicio del dinero.

Leer más

Matar al tirano

La doctrina del tiranicidio, fórmula que abarca desde el “magnicidio” a conceptos como “guerra justa” o “injerencia humanitaria”, tiene una larga tradición cristiana, sobre todo en España, donde nombres como el padre Mariana, y su teoría del “regicidio”, basada en las enseñanzas de Cicerón, han hecho de ella el pilar de toda una escuela de pensamiento-acción, una suerte de teología de la liberación. Y aunque desde la sociedad civil también se utilizó este principio de intervención frente a los poderosos como aval de legítima defensa de los más humildes y débiles (el Locke del derecho a la rebelión), lo que a la luz de los sucesos de Libia nos interesa de esta posición es la reflexión que establece entre legalidad y legitimidad. No siempre lo que es legal, bendecido en las normas establecidas por el sistema político vigente, es legítimo, acorde a valores respaldados por la mayoría social del pueblo, que es el ámbito donde en realidad radica la soberanía (por más que la revolución Francesa introdujera el término restrictivo de “nación” como sucedáneo). Incluso la legitimidad no es un valor estático, sino dinámico, como demostró Max Weber al diferenciar entre legitimidad de origen y legitimidad de ejercicio. Jürgen Habermas, en su libro Factlcidad y validez maximiza así el problema: “sólo son legítimas aquellas normas que pudieran ser aceptadas por todos los posibles afectados por ellas como participantes de discurso racionales”.

Leer más

Dinosaurios y anarquistas

Eckardt Werthebach, presidente del organismo alemán dedicado al contraespionaje hasta 1997, decía, hace quince años, lo siguiente: “Con su gigantesco poder financiero, la criminalidad organizada obtiene, secretamente, una influencia cada vez más importante sobre nuestra vida económica, social y política, pero también sobre la justicia y la
administración pública. Algún día estará en condiciones de dictar sus normas y valores a nuestra sociedad. (….) “De este modo desaparecen gradualmente la independencia de nuestra justicia, la credibilidad de la política, la confianza en los valores y el poder protector del estado de derecho. Esta pérdida de confianza es deseada (por el crimen organizado) (…..) “Al final tendremos un estado infiltrado, subvertido, tal vez incluso dirigido por la criminalidad organizada. La corrupción se considerará entonces un fenómeno ineluctable y generalmente aceptado”.

Leer más

Alasbarricadas.org es condenada por el Tribunal Supremo a pagar 6.000€ por unos comentarios en sus foros

En una nueva vista del caso Ramoncín, el Tribunal Supremo de Madrid, institución a la que se había recurrido tras perder la vista en primera instancia en el Juzgado número 44 de Madrid, ha rechazado todos los recursos que la página Alasbarricadas.org había interpuesto y le da la razón a Ramoncín.

Leer más

De libertarios y afines (carta abierta a Carlos Taibo)

Estimado Carlos, una vez más tus valiosas aportaciones abren caminos a la esperanza. La lucidez, coherencia y rigor que se desprenden de tus libros y artículos constituyen desde hace mucho tiempo una de las escasas referencias intelectuales y éticas que movilizan a la reflexión y a la acción transformadora por ese mundo mejor que ambicionamos, más libre, más justo, más próspero y más comprometido con el respeto a nuestra morada vital. Y sé que como yo opinan muchas otras personas sencillas y anónimas que cada día dan abnegadamente lo mejor de si mismas para abrir respiraderos en este páramo político que nos quiere canibalizar. Estas opiniones en conciencia, convocándonos a la crítica responsable e insumisa constituyen un semillero convivencial que en su propia dinámica diseña las señas de identidad de la autoinstitución de la sociedad por la sociedad misma.

Leer más

Ibáñez y Lorenzo, dinamita cerebral

No sé si se conocen, pero con su veterana lucidez el tándem Ibáñez-Lorenzo ha dado a los actos del Centenario del Anarcosindicalismo programado por CGT el fuste intelectual sin el cual las jornadas celebradas en Madrid, Zaragoza, Valencia, Málaga y Barcelona habrían sido unilateralmente un hermoso y sentido homenaje a las ideas y a los hombres y mujeres que las encarnaron. Sin el menor asomo de demérito para otras importantes intervenciones, que fueron muchas y muy dignas a lo largo de estos últimos 12 meses en los 5 escenarios que balizaron los encuentros, las ponencias del filósofo Tomás Ibáñez y del historiador Cesar M. Lorenzo sirvieron para aportar al pensamiento libertario la munición intelectual que el anarcosindicalismo percutente precisaba para mirar de frente al siglo XXI, bendita dinamita cerebral.

Leer más

Centenario de Tolstói, el profeta del anarcopacifismo

Tras Pedro Kropotkin y Miguel Bakunin, el tercer gran pensador anarquista que ha dado Rusia fue León Tolstói, uno de los escritores que mejor y con mayor talento ha retratado el alma humana en la historia de la literatura mundial. Si en Kropotkin el anarquismo proudhoniano alcanza la categoría cooperativa y en Bakunin de acción directa, en Tolstói el adjetivo pacifista es su seña de identidad.

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies