22 de mayo: ABSTENCIÓN

Solidaridad Obrera

Bueno, pues ya estamos otra vez de elecciones, y una vez más los distintos partidos políticos nos bombardean con sus promesas, convenientemente diseñadas por expertos en marketing…

Realmente, no creemos descubrir nada nuevo si os decimos que la cosa está entre los dos partidos mayoritarios que, al estilo del “turno de partidos” de la monarquía Alfonsina, se complementan a la perfección, rotándose en el poder para regocijo del capital. Así, cuando le toca al Partido Popular se destapa la derecha rancia de toda la vida, con su prepotencia y su desprecio por los que piensan distinto, actuando “de facto”, como decía uno de sus jerifaltes: “al alba y con viento de levante…”. Pero cuando pintan “socialistas” la cosa no es muy distinta: mucho “talante”, pero aquí los ajustes duros en materia laboral los ha hecho siempre el PSOE (pues con el PP no cuelan, como bien sabe la Patronal, que se sirve encantada de estos “izquierdistas de derechas”).

En cuanto al resto, no cuentan. Pero aunque contasen sería la misma gaita, ya que en el sistema capitalista, quien manda de verdad es el Capital. IU sabe que no va a ganar unas elecciones generales o autonómicas en su vida, y sólo puede ganar algunas municipales muy concretas, motivo por el cual se permite emitir discursos “buenrollistas” de cara a la galería, mojándose en la práctica bien poco. Las diversas opciones nacionalistas sueñan con sustituir el centralismo de Madrid por el centralismo de donde sea, barriendo para casa, pero para los empresarios de casa (a los trabajadores, que les vayan dando…); la extrema derecha, sin comentarios; y los partidillos de extrema izquierda continúan con su discurso “ombliguista” para mantener el chiringuito seudorevolucionario que no será tan revolucionario (y sí cada vez más “seudo”).

Nosotros somos anarcosindicalistas, y no votaremos, pues creemos que “la conquista del derecho al voto es la conquista del derecho al amo”, y nosotros nos consideramos hombres y mujeres libres. No estamos dispuestos a seguir este juego en el que se persuade a los ciudadanos y ciudadanas de que su acción política consiste en meter una papeleta en una urna cada equis tiempo para designar a alguien que haga cosas por ellos. No vamos a colaborar en esta estrategia desmovilizadora de la que se sirve el poder para conseguir sus objetivos sin que se le moleste.

Pero ésa es nuestra opción, que simplemente te comentamos para que veas que hay otras posibilidades. Nosotros no vamos a decirte lo que tienes que hacer: eso lo tienes que decidir tú, y respetamos lo que decidas, pues no nos creemos en posesión de la verdad ni de la razón absoluta. Sólo te decimos, como Ricardo Mella hace un siglo: “vota, pero escucha”.

«Vota, sí, vota; pero escucha. Tu primer deber es salir de aquí y seguidamente actuar por cuenta propia. Ve y en cada barrio abre una escuela laica, funda un periódico, una biblioteca; organiza un centro de cultura, un sindicato, un círculo obrero, una cooperación, algo de lo mucho que te queda por hacer. Y verás, cuando esto hayas hecho, cómo los concejales, los diputados y los ministros, aunque no sean tus representantes, los representantes de tus ideas, siguen esta corriente de acción y, por seguirla, promulgan leyes que ni les pides ni necesitas; administran conforme a estas tendencias, aunque tú nada les exijas; gobiernan, en fin, según el ambiente por ti creado directamente, aunque a ti maldito lo que te importe de lo que ellos hagan. Mientras que ahora, como te cruzas de brazos y duermes sobre los laureles del voto-providencia, concejales, diputados y ministros, por muy radicales y socialistas que sean, continuarán la rutina de los discursos vacíos, de las leyes necias y de la administración cominera. Y suspirarás por la instrucción popular, y continuarás tan burro como antes, clamarás por la libertad y tan amarrado como antes a la argolla del salario seguirás, demandarás equidad, justicia, solidaridad, y te darán fárragos y más fárragos de decretos, de leyes, reglamentos, pero ni una pizca de aquello a que tienes derecho y no gozas porque ni sabes ni quieres tomártelo por tu mano.

«¿Quieres cultura, libertad, igualdad, justicia? Pues ve y conquístalas, no quieras que otros vengan a dártelas. La fuerza que tú no tengas, siéndolo todo, no la tendrán unos cuantos, pequeña parte de ti mismo. Ese milagro de la política no se ha realizado nunca, no se realizará jamás. Tu emancipación será tu obra misma, o no te emanciparás en todos los siglos de los siglos. «Y ahora ve y vota y remacha tu cadena.» “Solidaridad Obrera», Gijón, 25-XII-1909.

Madrid, 12 de mayo de 2011

Por Solidaridad Obrera

LA JUNTA SINDICAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies