El coronavirus es la Némesis

El Vaivén de Rafael Cid

Rafael Cid

Dos crisis en poco menos del lapso de una generación. Una estalló en 2008, y tuvo origen económico. La otra en 2020, a causa de la pandemia del COVID-19. Y ambas se han cebado sobre los grupos más vulnerables. La primera impactó contra la juventud precarizada. La segunda sobre los mayores con reparos. Una y otra fueron gestionadas por los gobiernos favoreciendo a los poderes fácticos. La de hace 12 años, devaluando el <<estado de bienestar>> para rescatar al sector financiero (la banca privada captó el mercado dejado por las semipúblicas y estigmatizadas cajas de ahorro). La actual, confinando a la gente para privilegiar a las grandes corporaciones cotizadas en bolsa (la primera medida del Ejecutivo fue blindar el Ibex 35 frente a inversores bajistas). Y sin embargo, entre las dos existe una diferencia fundamental en cuanto a sus consecuencias. La de 2008 provocó el nacimiento espontáneo del ilusionante y esperanzador 15-M como autoorganización ciudadana erigida frente al sistema dominante. Esta de 2020, por el contrario, ha impuesto el distanciamiento social y la paulatina militarización del orbe público por razón de Estado.

El coronavirus representa la Némesis del 15-M. Hasta tal punto es así que el actual Gobierno de coalición de izquierdas ha decretado el estado de alarma y medidas para evitar el colapso del mercado de trabajo utilizando las normativas que prometió derogar. La denostada <<ley mordaza>> y los impopulares ERTEs y EREs de la contrarreforma laboral son, aquí y ahora, sus principales herramientas para reprimir infracciones del orden público (miles de sanciones administrativas y centenares de detenidos al escribir esta nota) y evitar extinciones de contratos ante la forzosa hibernación productiva. Contradicción asumida estoicamente, que se ha visto agravada con el proyecto de geolocalización personal para monitorizar la expansión del contagio acorde con el Real Decreto-ley 14/2019 de <<medidas urgentes por razones de seguridad pública en materia de administración digital>>. La <<ley mordaza digital>> aprobada por el PSOE con la abstención de su socio Unidas Podemos (UP) que facilita la intervención de <<redes y servicios de comunicaciones electrónicas>> sin necesidad de previa autorización judicial. A todo ello, y por si no fuera poco, habrá que añadir la solicitud de rescate-país realizada por el gobierno <<rotundamente progresista>> a la Unión Europea (UE), con el consiguiente acopio de ajustes estructurales y recortes para sufragar la deuda acumulada. Como dicta la reforma del artículo 135 de la Constitución perpetrada durante la crisis precedente.

La Némesis de que hablamos, una especie de nuevo Leviatán cibernético y biopolítico de centrifugación global, alcanza su verdadera magnitud operativa cuando comparamos los valores y contravalores que acompañan al despliegue de ambos acontecimientos en sus huellas sobre la sociedad civil. Un empoderamiento de la gente al margen de las instituciones que hicieron deflagrar la crisis del 2008 sobre los más débiles, y un sórdido disciplinamiento de la ciudadanía a las autoridades que en 2020 excusaron su negligencia ante la pandemia porque <<nadie la vio venir>>. El 15-M como respuesta a los efectos de la gran recesión semaforizada desde el poder entrañó: autoestima, horizontalidad, movilización, ocupación del espacio público, antiautoritarismo, igualitarismo, fraternidad, júbilo, cuidados, respeto, deliberación social, protagonismo de las personas, disidencia, espíritu crítico, inconformismo, asambleísmo, participación, presencialismo, alegría de vivir, espíritu de celebración, justa indignación, desbordamiento de las consignas de partidos, sindicatos y medios <<representativos>> dopados desde el poder (<<PSOE,PP, la misma mierda es>>), etc. La revancha inoculada por el coronavirus lleva en sus alforjas: autoritarismo, jerarquía, obediencia debida, sometimiento, aislamiento, confinamiento, distanciamiento social, internamiento, miedo, precariedad, servidumbre voluntaria, insolidaridad (<<los chivatos de las terrazas>>), agitación y propaganda en lugar de información veraz (las ruedas de prensa tongo de la <<comunicación de crisis>>), regresión ética, desposesión, patrioterismo de campanario, indigencia, anomía, intrusismo eugenésico (la postergación de la asistencia a mayores con <<patologías previas>>) y trazas de generoso apoyo mutuo por colectivos activistas que a pesar de su ejemplaridad no puede doblar el curso del sofocante <<mainstream>> reinante.

El miedo a la muerte, la inseguridad existencial y el sufrimiento diferido expandido a toda la población por los canales oficiales y sus portavoces, están sirviendo indirectamente para un colosal y nunca visto experimento de cobayismo humano escala planetaria, que sin duda servirá a los estados y los poderes fácticos como banco de pruebas para la gobernanza del día después. Un mañana diferente a todo lo que hasta ahora hayamos visto, con ideologías hegemónicas que pivotaran entre el ecofascismo rampante y el capitalismo comunista estilo China para gestionar una civilización asediada por el reto medioambiental, el agotamiento de las fuentes de energía tradicionales, el alud de las migraciones, las protestas de los más pobres e infortunados, la vulnerabilidad sanitaria de la población no rentable y el <<oneroso>> coste económico de las clases pasivas.

Con esas constantes vitales parece un exceso de <<candor revolucionario>> presuponer que nos encontramos ante el fin del aberrante capitalismo (por más que suponga su más profunda y clara deslegitimación). Eso que los ilustrados llaman <<el sujeto histórico>> es ahora una inmensa cantera de individuos sin atributos. Aunque también es verdad que, en buena medida, son los mismos contingentes que auspiciaron el 15-M y la revuelta de los indignados en medio mundo. Y quien tuvo retuvo. Porque, por encima de todo, lo que no podemos aceptar nunca es que no hay alternativa. Sería tanto como abdicar a nuestra condición. Non sequitur. Hace 25 siglos unos atribulados ciudadanos de Atenas utilizaron su <<oración fúnebre>> por los caídos en la Guerra del Peloponeso para anunciar al mundo una nueva civilización donde los seres humanos fueran la medida de todas las cosas. Lo llamaron democracia: el gobierno del pueblo.

4 comentarios en “El coronavirus es la Némesis

  • el 4 abril 2020 a las 16:37
    Permalink

    Con esa enorme «cantera» de individuos sin atributos, cómo se puede hacer vindicación del «sujeto histórico». Poco lustre y menos originalidad por parte de esos supuestos «ilustrados».
    Son las corriente migratorias quienes tienen y tendrán la última palabra, muy pesar de las barreras o muros que se les pongan. Otra cosa muy distinta es que aquí todo dios habla de «derechos, pero, y la las obligaciones,¿? qué hacemos con ellas… Y otra cuestión de gravedad manifiesta es el maltusianismo aplicado a través de las prácticas eugenésicas por parte de las ideologías dominantes.
    Otra cuestión: el 15M no fue referente de nada, puesto que ningún poso dejó. Fue una protesta de corte pequeño burgués de un sector de la sociedad con un futuro incierto, que a excepción de Podemos no ha dejado huella y de estos está por ver su futuro e incidencia en la política del País.
    Lo positivo del cuernavirus es que este nos apea del concepto enunciado hace dos mil quinientos años por Protágoras y que este fue un sofista de órdago.

    Emili Justicia

  • el 4 abril 2020 a las 23:27
    Permalink

    Sobre «alternativas» por el cagallero de la Tenaza

    Sobre alternativas: ¡¡¡Claro que debieran de haber alternativas». Pero, ¿Quién debe de ser el agente que propicie esas alternativas?. Ningún líder redentor puede atribuirse semejante Odisea, tampoco los gremios y cofradías del espectro político están legitimados para ello, por su entrega a intereses particulares, (los de ellos) ajenos al bien común. Si el conjunto de los trabajadores que trabaja y que produce toda la riqueza no se entera, o hace como quien no se entera, pues tiene un problema grave, máxime si no es capaz de liberarse de los nuevos deísmos de aluvión, que en esta etapa del nuevo milenio, cae no en el viejo mito de la caverna, sino en el infierno de Dante. De ello se entiende que si la clase trabajadora no tiene la lucidez o es propensa a la alucinación, es ella y solo ella quien debiera tener la palabra y «La acción».

    Emili Justicia

  • el 5 abril 2020 a las 20:21
    Permalink

    Un comentario del cagallero de la Tenaza

    La frustración de las falsas alternativas en carne propia: (no es mi caso, soy un hombre medianamente realizado, aunque no satisfecho, por aquello de que siempre queremos más) En primer lugar el plantear o el querer hacer alternativa partiendo de la necesidad, desde un punto de partida anclado en la impotencia. Ese es el primer obstáculo el que el 15M no supo resolver. En un plano mucho más cercano, valga como referente (malo) la asamblea de parados y precarios de la CGT de Valencia. En sus casi cinco años de malísimo funcionamiento, por lo negado de sus ¡prácticas! y porque la más de la gente que la formaban venía de grupos fuertemente estigmatizados por la ideología doctrinaria de feminismos, sea se «Dones i Prou» «redes en lucha» en cuyo nudo gordiano era y sigue siendo un sujeto que poco ejemplo y poco puede aportar a los graves problemas de los trabajadores. La misma CGT y Radio KLARA no han hecho balance de esa mala práctica, al menos en el sentido de ser críticos consigo mismo. En definitiva; en esa mala experiencia hubo más adoctrinamiento, más sectarismo que otra cosa, dejando el verdadero motivo de unos trabajadores de larga duración a la deriva de un naufragio anunciado, pues de ideología no se come. O tal vez ¿estos no eran quienes decían ser…?.
    Vosotros tenéis la palabra.

    Emili Justicia

  • el 6 abril 2020 a las 15:11
    Permalink

    Nacionalismos periféricos y cuernavirus, según el cagallero de la Tenaza.

    Donde están los teóricos de esa Europa de los pueblos, Donde se esconde el señor Salvini, o que dicen, que hacer, lo que se dice hacer no hacen nada. Qué dicen los «nacionalistas flamencos» al respecto. Los catalanes tienen el compromiso inexcusable de cuando pase este difícil periodo, de ir hacia su independencia, de igual modo que Inglaterra tiene el arrojo de divorciarse del resto de Europa, otra cosa distinta son los problemas a resolver, que esta tendrá a no mucho tardar con las nacionalidades sometidas a la corona inglesa por derecho de conquista. Volviendo a la cuestión catalana, esta tiene toda la legitimidad para situarse un lugar en el mundo, pero ojo, sin lloriqueos y victimismos, máxime cuando parece ser que el proyecto Europeo hace aguas como barco que se va a pique. Y las naciones Estado cobran un protagonismo que nadie esperaba hasta hace poco tiempo. Por ello, a los territorios que reivindican su emancipación les ocurre como a los hijos que amenazan con irse, pero ¡nunca se van!. En situaciones de este jaez deben de ser los padres quienes tienen la inexcusable obligación de emanciparse de los hijos echándolos de casa. De la misma manera y forma a los nacionalismos periféricos habría que segregarlos de grado o por la fuerza, experimento que de seguro tendría su compensación y del que históricamente nunca hubo experiencia alguna.

    Emili Justicia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies