Iglesias y la república independiente de su casta

El Vaivén de Rafael Cid

Rafael Cid

Allá por el año 2015, mientras todas las encuestas otorgaban a Podemos el primer puesto en intención de voto, unos cuantos activistas y simpatizantes del 15M publicamos un libro cuestionando el axioma de moda que equiparaba al partido de Iglesias como la expresión política del movimiento de los indignados (su otra alma más pragmática). El trabajo colectivo, con el título de <<Hasta luego, Pablo>>, avanzaba una despedida táctica y estratégica, y tuvo una acogida bastante pobre, casi marginal. Ni la gente que orbitaba en torno a la izquierda alternativa (<<PSOE, PP, la misma mierda es>>) admitía que se discrepara públicamente de la estructura y principios aprobados por goleada en el congreso fundacional celebrado en Vistalegre por la formación morada, ni la editorial que lo editó desarrolló la diligencia necesaria para facilitar su adecuada distribución, seguramente para no indisponerse con un partido al que muchos auguraban ya un brillante futuro institucional.

Como digo, aquel ejercicio de crítica constructiva (redundancia innecesaria, porque todas lo son, si el receptor es indulgente y el emisor no incurre en la ofensa) pasó sin pena ni gloria. Mi contribución a esa reflexión (<<Podemos #trending topic>>) versaba sobre la chirriante contradicción existente entre la retórica grandilocuente de su propuesta asamblearia y el carácter inequívocamente jerárquico y personalista del modelo de participación convenido. Como colofón al capítulo, y aventurando una analogía en el hiato cronológico, citaba la invectiva de Alfonso Guerra en un mitin de 1989, al dirigirse a la <<gente honrada>> de una barriada obrera de Madrid como representante  de <<los descamisados>>.

Han pasado solo cinco años y la profecía se ha cumplido, aunque de carambola. No ha habido sorpasso de Unidas Podemos al PSOE, sino consenso en un Gobierno de coalición <<rotundamente progresista>>. Y tampoco esa confluencia en el poder lo ha sido desde posiciones de clara fortaleza electoral, sino después de que UP sacara su peor nota en unos comicios, tras ser superado en votos y escaños por la ultraderecha de Vox. La coyuntura ha hecho posible ponderar como victoria pírrica a mayor gloria de Pedro Sánchez y de Pablo Iglesias lo que en el escrutinio de las urnas computó como descaradamente insuficiente (el Gobierno Frankenstein de Rubalcaba y el pacto entre Perdedores que peroran desde la tribuna opuesta). Esta vez, y en sentido divergente a lo sucedido en la Primera Transición, la <<correlación de debilidades>> sirvió de pértiga para que PSOE y Unidas Podemos llegaran al poder con la ayuda de compañeros de viaje en los nacionalismos varios.

Sería inútil por obvio puntuar la bulimia de cargos por parte de Pablo Iglesias e Irene Montero echando mano de la manida cita de Lord Acton (<<el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente>>). Igualmente buscar un paralelismo entre este escalafón-dúplex (vicepresidentes del Gobierno y secretario general y portavoz parlamentaria de Unidas Podemos, respectivamente, amén de pareja en la intimidad) y el que matrimoniaron como gananciales Juan Domingo Perón y su mujer Evita en Argentina. No se trata de emular senderos trillados, pero no está de más añadir que la cita completa  del liberal inglés termina <<…por eso la mayoría de los políticos son malas personas>>. Hay un método en la deriva de UP que condiciona a personas y personajes. Es el troquel que forjó el primitivo Podemos a imagen y semejanza de las necesidades de su nomenklarura. La experiencia demuestra que la relación entre dirigentes y dirigidos siempre entraña un vínculo parasitaria, como comprobamos durante la última crisis financiera, donde la creciente riqueza de los poderosos se construyó sobre el empobrecimiento de los ciudadanos.

Por eso, visto en perspectiva, resultan extemporáneos y fallidos algunos juicios emitidos hoy lamentando el viraje a las antípodas de UP, su refundación como partido de Gobierno en clave cesarista (Iglesias será su líder eterno, si como parece las bases deciden coronarlo como macho alfa de la formación por más de 12 años). Es llorar sobre la lecha derramada. Los militantes de Unidas Podemos que entonces ratificaron aquella disciplina verticalista de culto a la personalidad del líder y quienes aplaudieron la estrafalaria consulta sobre <<el casoplón>>, sin solución de continuidad,  pertenecen a la misma red clientelar que ahora corrobora su metamorfosis como nuevo activo del sistema. La función crea el órgano, máxime cuando se goza de los privilegios del poder y en la orilla opuesta pasta una derecha zafia, retrógrada, cateta y meapilas. La servidumbre voluntaria no es una orla para el postureo intelectual sino la piedra de toque con que se justifica el trágala del consentimiento de los gobernados, aunque desde arriba solo se desprendan mentiras, como advertía Luisa Michel.

Sánchez & Pablo Iglesias asociados, vidas paralelas en su emergente marcha a través de las instituciones, padecen de la misma dismetría. Cabe prometer solemnemente una cosa en la campaña electoral y hacer justamente lo contrario en el Gobierno (esquema Sánchez) o desmochar la cadena de valores constituyente a beneficio de parte (esquema Iglesias al pasar de la socialización de cargos y sueldos a su brusca y despótica privatización), sin sufrir penalización por el cambiazo. Con la peculiaridad de que como parte del Ejecutivo los de Iglesias usan la modalidad del juego infantil <<truco o trato>>. Cuando les salen las cuentas, sacan pecho con la aprobación de sus propuestas (la subida del SMI o la derogación del despido con baja justificada), trato, y cuando son noes (mantener en secreto la impunidad del torturador Billy el Niño; acatar el fallo del TJUE en favor de las devoluciones en caliente; instar recurrir la sentencia de la Audiencia Nacional que condena al Gobierno a indemnizar a la familia del periodista José Couso; mantener la venta de armamento de guerra a países en conflicto; etc.) se llaman andana, truco, y se lavan las manos publicitando su desacuerdo como si no fuera con ellos y ellas. Aunque todo el mundo sabe que el Consejo de Ministros es un órgano colegiado y sus acuerdos responsabilizan a todos los miembros del Gabinete. La misma vicepresidenta Irene Montero lo ha reconocido al justificar las desavenencias producidas en la redacción de su Ley de Libertad Sexual: <<Las discrepancias que tenemos en el Consejo de Ministros y entre departamentos ministeriales se quedan en esa puerta>>.

Todo vale, todo se aprovecha, de un cuerno se hace una percha. Basta con argumentar que es por nuestro propio bien, y que cualquier intento de censura solo serviría para hacer el juego al enemigo (el sambenito del <<bloqueo>>), para que nadie ose contradecir al mando. Una obediencia debida que, plenamente metabolizada con merma de anticuerpos, dejara a la sociedad a expensas de lo decidan en las ubres del poder. Dopados así seremos más aptos para la existencia delegada al servicio del status quo. Alguien podrá decir, con conocimiento de causa, que esta es una de esas ocasiones en que el fin justifica los medios. Principio de causalidad, por cierto, que ha sido históricamente uno de los atributos de la clase conservadora y de experimentos de ingeniería social, paternalistas y distópicos, mayoritariamente desastrosos. Se olvida que el aliento ético ha sido tradicionalmente el único hecho realmente diferencial entre derecha e izquierda, la mímesis que aún se resistía con éxito a su homologación como exclusivo aparato de poder. Por eso la entrada de Unidas Podemos en los confines de la casta tendrá consecuencias insospechadas más allá de la denominación de origen. Por mucho que hable Iglesias de ir hacia la <<república plurinacional>>, con semejantes despropósitos, cada vez  parecerá más que imita el eslogan de esa multinacional que nos incita a entrar en su dominios con un <<bienvenido a la república independiente de tu casa>>.  De hecho, el formato elegido por Iglesias para el programa del partido en 2016 imitó el catálogo de Ikea.

¿Qué será, será…?

Un comentario en “Iglesias y la república independiente de su casta

  • el 10 marzo 2020 a las 23:54
    Permalink

    Un comentario del cagallero de la Tenaza

    Siendo cierto todo lo expuesto más arriba por Rafa Cid, hay que señalar que en ese modelo de tándem, Pablo – Irene al más puro estilo peronista, hay que tener en cuenta que Pablito tiene como teórico de cabecera de su estrategia al teórico del peronismo Ernesto Laclau. Ahí es na. En cuanto a su deseo de perpetuarse en el poder de su organización – sastre hecha a su medida, más allá de los doce años es de sainete el que el secretario general de dicha organización política le sobreviva a su propia organización, cuando no hay que ser un lince para ver que UP no ha de tardar en disolverse como azucarillo en vaso de agua, o en el mejor de los casos ser absorbidos por el PSOE y claro, el continuar siendo un secretario general sin partido además de tener sus bemoles, es de un esperpento que ni Valle Inclán hubiera podido imaginar.
    Hay que ver qué de piruetas y saltos mortales se dan en la política del País, ¡puro espectáculo! y todo eso a pelo y sin red, lo cual tiene su mérito.

    Emili Justicia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies