Lo que nos separa de Francia no son los Pirineos

Artículos Perecederos.

Antonio Pérez Collado.

En la escuela del franquismo se aprendía de memoria que (al norte) los Pirineos nos separaban de Francia. También se decía por Europa que África empezaba en esta cordillera. Hoy día parece que se han superado estos tópicos y España ya forma, con nuestros vecinos de arriba y lo mejorcito del continente, la Unión Europea. Habernos juntado con los “mayores” del mercado continental nos permite mirar, explotar y rechazar a los africanos con la misma superioridad con que, supuestamente, se nos miraba a los de la península desde el cogollo europeo hace unas décadas.

Sin embargo la realidad es tozuda y, a pesar de nuestros avances económicos y deportivos, seguimos teniendo sobrados motivos para envidiar al pueblo francés. Y no es porque nos continúen ganando en millones de turistas o en la fama de sus vinos, que también; es que todavía nos hallamos a mucha distancia de sus derechos y condiciones laborales. Y puesto que gobiernos y capitalistas son muy semejantes a ambos lados de la frontera, parece más que probable que, si tienen mejores salarios y pensiones, es porque han sabido conquistarlos y defenderlos con uñas y dientes.

Las huelgas y manifestaciones de los últimos años contra los recortes de pensiones y el resto de los servicios sociales así lo demuestran. Varios proyectos de ley y decretos han tenido que ser retirados (o al menos mejorados) por los sucesivos gobiernos. El actual plan de Macron para iniciar el asalto a las pensiones públicas parece que lleva el mismo camino hacia la papelera de su despacho en el Eliseo.

Diríase que la costumbre tan francesa de hacer revoluciones de vez en cuando deja un poso en la ciudadanía gala, sobre todo en la clase trabajadora, que en cuanto se presenta la ocasión de echarse a la calle a defender sus conquistas, lo hace con decisión y generosidad. Aparentemente, no cabe otra explicación al hecho de que la amenaza de aumentar la edad de jubilación de 62 a 64 años haya generado la ola de protestas que vemos casi a diario en la televisión, mientras por aquí abajo apenas ha provocado quejas el vigente proceso de pasar de 65 a 67 años y reducir la cuantía de la pensión en más del 35% de unas cantidades que ya eran la mitad que las del país vecino.

Claro, que lo nuestro ha sido bendecido y pactado por unos sindicatos que, al menos en lo formal, están hermanados con los que en Francia no firmarían esas renuncias ni hartos de buen borgoña. La razón no es que los dirigentes sindicales franceses no entiendan la situación de la economía y los mercados del siglo XXI tan bien como la comprenden y la comparten los sindicatos españoles de la firma fácil: el motivo es que no se atreven porque su afiliación no se lo permite ni lo perdonaría.

Viendo nuestra paciencia y pasividad, políticos y empresarios se vienen arriba y –sin renunciar a sus ingresos, tan astronómicos como inmerecidos- tienen la osadía de culpar a los trabajadores y pensionistas cuando no les cuadran las cuentas. Llegan a extremos de imponernos congelaciones a unos salarios medios de menos de mil euros, sin reparar en que sus aumentos anuales superan el sueldo completo de un trabajador precario.

Después viene el presidente del Banco de España, uno de los afortunados con “el gordo” de las nóminas, pues cobra más de 200.000 euros al año, y dice sin sonrojarse que la economía española no puede soportar una revisión anual del IPC de las pensiones, cuya mayoría anda por los 600/800 euros mensuales.

No faltan tampoco economistas a sueldo de los ricos que repiten como loros el mantra de que se acaba el dinero para las pensiones y que es mejor adoptar ahora medidas restrictivas, para no provocar un cataclismo financiero que nos expulse del paraíso en el que –según ellos- vivimos los que apenas hemos visto entreabierta la puerta del paraíso consumista.

Pero lo cierto es que las pensiones públicas son una conquista social, como la enseñanza o la sanidad, que los estados vienen obligados a sostener y mejorar, independientemente de cómo se recauden los impuestos a los que más ganan para mejorar la vida de quienes crean toda esa riqueza de la que sólo quedan unas migajas en sus manos. Migajas que ahora nos quieren negar. Nuestra obligación, nuestro compromiso aquí o en Francia, es defender unas condiciones de vida dignas para las actuales y las futuras generaciones.

2 comentarios en “Lo que nos separa de Francia no son los Pirineos

  • el 18 diciembre 2019 a las 0:19
    Permalink

    El Cagallero de la Tenaza con voz propia

    El adjetivar en exceso es hacer gala de una pobreza intelectual raquítica y de una pobreza de lenguaje que, en estas calendas es vicio y costumbre habitual de ese colectivo que se llama «pueblo», de quien a todo quisqui se le llena la boca en opiniones estériles y sin sustancia.

    La cuestión de las pensiones y sus pensionistas es un grave problema del que por parte de la clase dominante no hace otra cosa que utilizar sus medios de comunicación ( que son todos los que están) para decir, no sin cierta cara dura que estas no se pueden sostener. Bien, las respuestas de todos los afectados en sus manifestaciones públicas no sobrepasan la linea idiota del cabreo y el pataleo. ( me refiero al problema de las pensiones en España) Cuando se convocan elecciones una gran mayoría de jubiletas pierden el culo en ir a ejercer ese supuesto derecho. No será menda quien les censure su libre decisión, pero, me escama en exceso que a renglón seguido cuando se nos aplica el «Reglamento Neo liberal» tengamos que sufrir las consecuencias de esos errores electivos a la ora de recibir nuestros haberes pasivos, resumidos en treinta o cuarenta años de trabajo con unas liquidaciones que rayan la estafa.

    Suelo ir a las manifestaciones de jubilados y pensionistas cada vez que mi salud me lo permite y me lo permite a su vez mis andares tartamudos y cojitrancos. No veo seriedad ni crisma en tales concentraciones, más bien se me antoja que son como dije anteriormente, una concentración de escolares cabreados y dispuestos al pataleo más que otra cosa. Se suele acudir a estas pergeñadas de banderas, capillitas y con predisposiciones doctrinarias en exceso. No estoy queriendo decir que cualquier reivindicación no tenga que ir sustentada desde un posicionamiento de clase, no es eso, en este caso de las clases pasivas pertenecientes al sector del trabajo, sea manual o altamente especializado. Pero una cosa es tener conciencia de clase y otra muy distinta es carenar(¡¡¡Ojo!!! carenar es el equivalente del castellano al anglicismo «Tunear». A más de un hijoeputa habría que tunearlo a hostias) esa conciencia de clase con ideologías o doctrinas adjetivadas por sectarismos pobres, miserables y manipuladores.
    Por lo demás estoy muy de acuerdo contigo, Antonio. Por ello suspendo el juicio en este punto y espero que la lucha continúe con mejores razones y mejor fortuna.

    Un saludo

    Emili Justicia

  • el 18 diciembre 2019 a las 0:28
    Permalink

    Fe de erratas: En el penúltimo renglón del segundo párrafo, donde dice ora lease hora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies