¡No, bonito, no!: admonición de Sánchez a Iglesias

Rafael Cid

El Vaivén de Rafael Cid

Cada uno considera barbarie lo que no es su costumbre”

(Montaigne)

¡Vaya tela lo de Sánchez! Se erige en presidente del Gobierno gracias a los 71 escaños prestados por Unidas Podemos para la moción de censura Frankestein; firma un acuerdo presupuestario a bombo y platillo con Pablo Iglesias en La Moncloa, y a la hora de rendir cuentas le hace un corte de mangas y le dice, “no, bonito, contigo no”. Que es tanto como vocear que necesita a Iglesias para que page las facturas pero que le detesta como persona. Tildarle de “no demócrata” es la misma escandalera virtual que escenificó en TV en 2015 en el debate con Mariano Rajoy. La estrategia de guerra híbrida del “usted no es decente” que su hechicero de cabecera, Iván Redondo, le susurra todas las noches antes de meterse en el sobre.

A medida que se experimenta a “el renacido”, más sentido se encuentra en aquella maldad de un editorial de El País, la de “un insensato sin escrúpulos”. Aunque invirtiendo la carga de la prueba sobre el predicado “sin escrúpulos”. Sánchez es un político de raza. De esos que se inspiran en el Maquiavelo más pelota y déspota, el que pontifica la mentira, la simulación y el engaño como dones de todo gobernante que se precie. No hay más que ver la simbiosis de Pedro Sánchez y Albert Rivera en sus respectivas estrategias de poder. Del “no, es no” del primero ante la investidura de Rajoy hemos pasado a considerar un imperativo categórico para PP y C´s votar a favor de Sánchez. A más abundancia, el veto a divinis levantado contra Iglesias se truca en algo execrable cuando Ferraz juzga su equivalente en Rivera sobre Sánchez (en ambos casos, y por motivos distintos, se dice que el problema radica en el líder y no en las siglas).

Pero al tobogán de idas y venidas pueden quedarle aún unas cuantas volteretas si cuajara un gobierno de coalición PSOE y Unidas Podemos sin Pablo Iglesias. Cosa factible desde el momento en que el líder de UP se ha hecho un Tsipras al plegarse de entrada al “no, es no” de Sánchez despreciando el hecho de que en la consulta a las bases de los morados ganó por amplia mayoría la opción del gobierno a dos “sin vetos”. Aparte de ser una ofensa a la inteligencia de sus afiliados significaría dar la razón al presidente en funciones cuando calificó dicha encuesta de “mascarada”. Como la última cena con los Doce Apóstoles pero con Jesucristo de convidado de piedra. A partir de hoy sabemos que quebrantar los acuerdos de los órganos soberanos de los partidos conlleva premio a diestra y siniestra. Indecente proceder donde los haya. Conviene recordar que el pasado 8 de julio la Permanente de la Ejecutiva socialista aprobó por unanimidad que solo hubiera un gobierno monocolor. Todo ello, al margen de que hace pocos días el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) controlado por el socialista Tezanos publicara una encuesta donde la mayor parte de la ciudadanía se decantaba por un gobierno tándem PSOE-UP, sin mayores restricciones.

En ese maremágnum no es extraño que los fidelizados repliquen por beban los vientos de sus dirigentes. Incluso en los territorios del agitprop mediático-cultural hay opiniones para todos los gustos. Es la guerra de los abajofirmantes. Gente célebre con tan alta consideración de sí misma que llega a considerar su presencia en un comunicado a favor de una opción política como irresistiblemente adictiva. Y así tenemos al digital Público tutelando el manifiesto de “personalidades de la cultura por un gobierno progresista” (Javier Barden, Icíar Bollain o Luis García Montero, entre varios habituales en los escritos de la Zeja), y enfrente o al lado el de un grupo de “intelectuales contra el pacto con populismos y nacionalismos” (con Fernando Savater, Teo Uriarte y Fernando Aramburu y otros colaboradores habituales de El País al frente). Incluso 66 exdiputados socialistas que en 2015 apoyaron la investidura de Rajoy han solicitado públicamente que sea ahora el PP de Pablo Casado quien haga otro tanto con Sánchez, en justa “reciprocidad”. Suena a aquello de Groucho Marx de la parte contratante de la primera, y lo que le cuelga.

Y aún hay quien se queja de que el país-nación está paralizado. Falso de toda falsedad. Se siguen perpetrando fechorías ocultas a los focos del oropel político-institucional. Los barcos de Salvamento Marítimo han sido militarizados, siguiendo la obsesión socialista por los uniformes (ya Zapatero militarizó a los controladores aéreos en huelga y a los servicios de protección civil y bomberos creando la Unión Militar de Emergencia (UME) de tanto famoseo). Mantenemos el ritmo de producción armamentista que nos ha colocado en el cuarto puesto mundial del sector, vendiendo arsenales de todo tipo a petrodictaduras como Arabia Saudita, a costa de vulnerar la prohibición de comerciar con países en guerra o que no respeten los derechos humanos. Y a pie de obra, muchos cargos recién elegidos consideran casi una obligación aumentarse el sueldo nada más aterrizar. El podio estatal lo ocupa la alcaldesa socialista de A Coruña, Inés Rey, con más de un suculento aumento respecto lo que cobraba su predecesor de En Marea, Xulio Ferreiro (69.000 y 40.000 euros brutos anuales).

Un comentario en “¡No, bonito, no!: admonición de Sánchez a Iglesias

  • el 29 julio 2019 a las 13:46
    Permalink

    Un ácrata en camiseta

    Cada uno considera Cultura a su propia costumbre, aunque esta sea poco razonada o razonable.

    Emili Justicia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies