Senado habemus

El Vaivén de Rafael Cid

Rafael Cid

El Senado en España ha sido siempre la casa de tócame Roque. Un despropósito. El panteón de los chismes inútiles. Desde que al comienzo de la Transición se produjo el esperpento borbónico de los “senadores de designación real”. Cuando si alguna virtud se le puede buscar al Senado es que sus miembros se reclutan por elección directa, en oposición a lo que ocurre en el Congreso. Se trataba de una reedición de aquellos “40 de Ayete” del franquismo, con la diferencia de que en democracia resultaron agraciadas personas tan respetables como el escritor José Luis Sampedro (un mal día lo tiene cualquiera). Una Cámara Alta destinada a la función más baja del entramado parlamentario. Un cero a la izquierda para premiar los servicios prestados a políticos de vía estrecha.

Sobre el papel el Senado tiene casi la mismas competencias que el Congreso (legislativa y control del gobierno), aparte de la teórica representación territorial. Pero se trata de una realidad virtual. Nada de lo que propone el Senado haciendo uso de sus atribuciones tiene carácter concluyente. Puede decir misa si se lo propone, pero al final es el Congreso quien pronuncia la última palabra. Incluso su papel como cámara territorial es ficticio. Los senadores electos en listas abiertas al final se organizan por grupos políticos como está mandado. Actúan como el perro de Paulov, haciendo de la obediencia debida a la dirección de sus partidos un axioma. Un auténtico fraude.

Hasta estas elecciones del 28-A, que han encomendado al Senado algunas claves del devenir político. Y ello por una serie de conjunciones astrales donde confluyen viejas y nuevas competencias sobrevenidas. Hablamos del artículo 155 de la Constitución que confiere a la Cámara Alta la facultad de su aprobación, y que el líder del PP Pablo Casado ha prometido reactivar si gana las elecciones. La última bravuconada de un político que ha dejado a Rajoy como un moderado en las formas y en el fondo. Diga la piensa o piense lo que dice, el 155 no depende del capricho de ningún cesar visionario. Es algo tasado y milimetrado. Afortunadamente, el “a por ellos” que pregona con nuevos bríos el dirigente popular aún no figura en la Carta Magna.

El otro punto que devuelve protagonismo al Senado tiene que ver con Ley de Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera (LOEPSF) de 2012. Una norma urdida al fragor de la crisis económica y del mandato de la troika, que encomendó al Senado el monopolio para vetar el techo de gasto (artículo 15.6). Como ocurrió tras la llegada de Pedro Sánchez a Moncloa, haciendo imposible romper ese candado para configurar una contabilidad nacional más social. El control ejercido por la mayoría del Partido Popular en el Senado dejó baldía esa posibilidad, achicando los Presupuestos del 2019 que luego decayeron definitivamente por el “no es no” de ERC y PDeCAT.

Con ese panorama, el 28-A adquiere una dimensión inédita y sobresaliente. El partido que domine en el Senado está legislatura tendrá un plus de eficacia. Negativa si cae otra vez en poder de los grupos dispuestos a liarla parda, farfullando otro estado de excepción en Catalunya y manteniendo el santo temor al déficit para satisfacción del Ibex. O positiva si sirve para desarmar las aviesas intenciones de la nueva CEDA (PP, Ciudadanos y Vox). Lo que supondría incentivar un esperanzador principio de sensatez si, además y como colofón, se complementara con una sentencia absolutoria de los políticos juzgados por el procés. Para eso sería necesario que por encima de la ley existiera un Estado de derecho y que sobre este prevaleciera la democracia. Porque celebrar unas elecciones para elegir a los nuevos representantes de la nación mientras siguen en la cárcel los representantes electos del país catalá, lo “llaman democracia y no lo es”.

La transición del siglo XX empezó con la “designación real” de senadores y entrado el siglo XXI, 42 años después, continua borboneando. En el Congreso Mundial de Juristas, Felipe VI ha declarado que “sin el respeto a las leyes no existe ni convivencia ni democracia”, en descarada intrusión en el juicio del procés. Otra versión de aquel taimado “a por ellos” que disimulaba el discurso donde calificó de “deslealtad inadmisible” el ejercicio del derecho a decidir de buena parte de Catalunya. Lo afirma un monarca que nunca fue elegido para un cargo que ocupa de forma vitalicia y puede trasmitir en herencia. Es la marca de la casa. Su padre, el otrosí Rey (emérito) Juan Carlos I fue nombrado Jefe del Estado por Franco, un dictador que basó su poder en imponer leyes antidemocráticas. Y, ciertamente, la convivencia solo existía en los seriales del NO-DO.

3 comentarios sobre “Senado habemus

  • el 23 febrero 2019 a las 23:22
    Permalink

    En el nuevo programa de UnidosPodemos las bases han votado por unanimidad aplastante regalar a Felipe VI la nueva temporada de Juego de Tronos. Bromas a parte (o no). Rafa, por favor ¿podrías dar tu punto de vista de Oriol Junqueras? Salud.
    Gracias

  • el 24 febrero 2019 a las 11:48
    Permalink

    Retomo lo anterior, disculpame. La pregunta te la hago porque siento simpatía, interés, y mucha curiosidad en Oriol Junqueras, me da la sensación de ver un político o luchador de aquellos de las películas o libros, esas secuencias de tribunales,defensa de la ética, principios del acusado, no se, siento curiosidad y no quiero caer en la idolatría por eso me gusta escuchar tu opinión. Salud y gracias por tus palabras en radio y escritas.

  • el 24 febrero 2019 a las 23:22
    Permalink

    Un ácrata en camiseta

    Quién o quienes son los del Senado para tener el monopolio del veto al techo de gastos para los que viven de un misero jornal, (?) Acaso tiene toda esta fauna o ralea un techo a los gastos que estos tienen.
    La CEDA fue en los años treinta un factor decisivo de la guerra incivil en la disputa clasista de tener no solo la sartén por el mango, sino el mango también. Se está descuidando por las izquierdas difusas allí donde gobiernan la buena gobernanza de la sanidad Pública, la enseñanza el sistema de pensiones y el reparto de la riqueza de manera más equitativa. Es cierto que las izquierdas no son las derechas todavía, pero cada vez se parecen más.
    El articuista tiene razón cuando dice que el monarca o ha sido elegido, pero, los que si lo son, hacen de su capa un sayo y sus rif-rafe con sus opositores, hiede descaradamente a tongo o a partido comprado o vendido. Tomese como se quiera

    Emili Justicia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies