Lo de Marrakech

Rafael Cid
Rafael Cid

El Vaivén de Rafael Cid

En un mundo mejor es el título de una película que recomiendo sin rubor, donde se narra en buen lenguaje cinematográfico los trágicos efectos de la violencia en el mundo, tanto da si se trata del rico primer mundo como del tercero y mísero, de jóvenes como de ancianos, la violencia simbólica, institucional, subliminal o armada es la excusa del poder para tenernos dominados, explotados y amordazados a su carro de intereses.

Viene esto a cuento del reciente atentado ocurrido en una de las plazas más transitadas de Marrakech, con un saldo de muertos y heridos que recuerda de lejos a nuestro 11-M. Siempre dijimos que la fuerza imparable de las revoluciones populares en Túnez y Egipto radicaba en su carácter pacífico y democrático. Pacífico y democrático por parte del pueblo, porque a medida que la censura corre su velo va aumentando la cifra de asesinados en la represión –en un principio silenciada por los medios- que desataron aquellos gobiernos para aniquilarlas.

También dijimos que la introducción de la violencia armada en Libia contra Gadafi, aunque fuera fuego amigo de la OTAN y la ONU en tándem, podía ser el principio del fin en el imaginario colectivo porque devolvía al Poder con mayúscula (vulgo razón de Estado) la solución de los conflictos, y alejaba de la voluntad ciudadana la acción directa para sellar la ruptura con las dictaduras y déspotas. Esa interpretación vale lo mismo, sólo que a la inversa, al ver la pasividad de la ONU con el terrorismo de Estado que está practicando el régimen sirio.

Y ahora entra en escena una mano negra en el feudo-enclave de Mohamed VI, aliado privilegiado de occidente y cuyo trono estaba siendo acosado por una vitalísima sociedad civil incompatible con corrompidas teocracias medievales, aunque sus líderes hayan estudiado en los mejores colegios de Suiza. Ojo al atentado de Marruecos, huele mal, y sin duda intentarán utilizarlo para desactivar la democrática marcha verde que protagoniza el mundo árabe y que anunciaba nueva parada en el palacio de Rabat. La estrategia de la tensión (esa vieja dama indigna que tan bien conocimos en la transición) y la violencia indiscriminada en la era de la comunicación global suele ser el último recurso de los Estados canallas, sea quien fuera la mano que la practique. El atentado de Marraquech lleva firma: la de los que buscan tumbar las revueltas democráticas árabes. Por cierto, por si alguien no lo sabe, la Goma Dos no se vende en las panaderías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies