Oltra se equivoca con la custodia compartida

 Emilia Moreno. Secretaria General CGT PV

emilia_moreno_1_mayo_2013Carta abierta de la Secretaria General de CGT-PV a la vicepresidenta de la Generalitat Valenciana, publicada en Levante-EMV el 28 de mayo de 2016.

Muy Honorable vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra: no esperaba que su nombramiento fuera una buena noticia para la lucha de las mujeres, pero al menos hubiera esperado que no lo estorbara. Por eso mi absoluta decepción al verla apoyando la custodia compartida forzosa. Me dicen que tiene razones, un caso próximo, y aunque parezca mentira tenemos algo en común, en mi entorno hay un problema similar. Sin embargo, mi experiencia no me ha hecho dejar a un lado la realidad. Bien al contrario, he procurado buscar información para saber las circunstancias que rodean el tema: por ejemplo, que solo el 20 % de los padres la pide, y que de estos, el 90% que no están incursos en procesos de violencia de género, lo han obtenido por acuerdo mutuo. Sí, hay un 10 % en que no se alcanzan acuerdos, pero que su familiar y el mío se encuentren en esa circunstancia no es razón para que paguen sus consecuencias muchas otras mujeres y menos sus hijos e hijas.

Porque detrás de la mayoría de las custodias compartidas forzosas están maltratadores que la utilizan para llegar a la madre y seguir torturándola, aterrorizándola y evitando que construya una vida con normalidad y tener su propio futuro, pero sobre todo dárselo a los menores. Porque para entender qué hay tras la custodia compartida forzosa no hay más que entrar en toda una ristra de blogs y webs misóginas, donde el insulto y menosprecio hacia «las madres de sus hijos» atraviesan cada texto y el supuesto amor paternal rezuma revanchismo. Porque durante el año 2015 hubo siete muertes, en su mayoría niñas, a las que su padre no ha tenido reparo en maltratar y asesinar tras conseguir su custodia en los juzgados, alegando un amor infinito y la histeria y mala fe de la madre, que quería arrebatarle a sus hijos. Y la pregunta es: ¿Cuántos casos más hay que, por no llegar al asesinato, no transcienden?

Finalmente, honorable vicepresidenta, no clausuró el Congreso Internacional Custodia Compartida en Alicante, gracias a la movilización de organizaciones de mujeres, pero un vistazo a las webs y blogs de sus defensores demuestra que el mal está hecho, les ha dado argumentos para victimizarse, tachar de «feminazis» a las mujeres movilizadas, y tener coartadas para seguir maltratando a sus parejas e hijos. Posturas patriarcales como la suya generan el estado de opinión causante de que los juzgados de este país estén llenos de denuncias por malos tratos a menores archivadas, denuncias que solo conocemos cuando el grado de violencia llega a los titulares de los periódicos o, mujeres valientes como Susana Guerrero dan un paso adelante y se niegan a cumplir una normativa machista y retrógrada que mira más por mantener el statu quo androcentrista que proteger a las menores.

Le recuerdo, honorable vicepresidenta, que quien impulsó tan singular figura fue un ministro miembro del Opus Dei. Que quien blande la bandera del progresismo en la Comunitat Valenciana sea una de sus mayores defensoras no la coloca en muy buena posición.

Emilia Moreno

Secretaria General de CGT-PV

2 comentarios sobre “Oltra se equivoca con la custodia compartida

  • el 3 junio 2016 a las 11:10
    Permalink

    En primer lugar, me gustaría saber si es la posición de CGT o sólo la de Emilia Moreno.

    Emilia Moreno no dice que:

    La «Ley que regula la custodia de los hijos de los padres que no conviven» está vigente desde abril de 2011 y que el recurso contra ella ante el constitucional es exclusivamente de índole competencial, no porque la ley valenciana haya provocado grandes trastornos. El Estado español rechaza que la Comunitat pueda legislar en temas de familia y la Generalitat por su parte reclama el Derecho Civil Foral, que le permitiría legislar en ese campo. La Ley fue promovida por el Conseller de Gobernació de la Comunitat (Serafín Castellano, ahora acusado por otras historias) y apoyada con algunos matices por Compromís y no por el PSOE, que presentó el recurso. Mónica Oltra siempre ha defendido la misma posición. Una posición que tiene un respaldo amplio en su partido y en buena parte de la sociedad valenciana. Un tipo de legislación que en otros países (Francia) no provoca estas reacciones y tiende a considerarse progresista. Es sabido que los sectores más reaccionarios y opusdeístas del PP (Juan Cotino en Valencia, o Mayor Oreja) no la querían. Tampoco salió la reforma del Código Civil a nivel estatal ni el PP retiró el recurso de inconstitucionalidad.

    Que sólo una parte pequeña de los padres la solicitase no sé si son datos anteriores a la implantación de la Ley. En todo caso debería explicarlos: ¿Cuándo? ¿Ese 20% se refiere al País Valencià o a comunidades con leyes semejantes? ¿Cómo ha evolucionado el porcentaje desde la aprobación de la ley en la Comunitat? ¿Cuántas custodias se han revisado? ¿Hay alguna correlación entre la aprobación de la Ley y la violencia y el acoso sobre las mujeres o los menores?… Nada de eso está justificado.

    La razón de ese porcentaje puede ser la aún reciente y cuestionada aprobación, las inercias patriarcales que consagran a las mujeres al hogar y a los cuidados, y que el Código Civil (la norma que se aplica en el conjunto del Estado) privilegia la costumbre de la «custodia monoparental forzosa». Los propios abogados de familia desaconsejaban a los padres, en ausencia de acuerdo, emprender un procedimiento contencioso. Sí les aconsejaban en cambio normalizar la relación y limitarse a pactar, por el bien de lxs hijxs, un régimen de visitas amplio y unas condiciones económicas proporcionales a las respectivas situaciones. Consejos seguidos por la mayoría de los padres. Lo que para algunos padres era estupendo (no hay problema mientras se cumpla el convenio regulador: menos responsabilidad y capacidad de decisión sobre lxs hijxs pero mayor autonomía personal) ha sido para otros doloroso, un mal menor. La Ley en la práctica no ha hecho más que facilitar la extensión de este régimen de convivencia con lxs hijxs. La Ley facilita el mutuo acuerdo y elimina la coerción inicial que suponía que la muy frecuente negativa al acuerdo por una de las partes condujera casi inexorablemente a que la custodia fuera otorgada justo a esa parte, generalmente la madre. Limitando mucho la relación con el padre y su familia. La custodia compartida no es en ningún caso forzosa.

    También es falso que la Ley no tenga en cuenta los antecedentes de malos tratos y son motivo suficiente para denegar la custodia. La ley estaría además en proceso de revisión para incorporar más garantías. Emilia confunde la custodia con el régimen de visitas porque, efectivamente, es más difícil legalmente privar de toda relación al padre con lxs hijxs.

    Me gustaría que apoyara con datos contrastables esa afirmación de las siete niñas asesinadas después de obtener la custodia compartida. Probablemente esos padres no tenían la custodia y cometieron los crímenes durante las visitas. Es también el caso tan execrable y mediático de José Bretón, al que a E. Moreno le gusta sacar en cuanto puede. Un caso que no tiene nada que ver con la mayoría de los padres separados que quieren a sus hijxs y jamás les harían daño. Aún no se han aprobado leyes semejantes, ni en Andalucía (de donde es el asesino José Bretón y que no tenia la custodia compartida) ni en la mayoría de las comunidades autónomas.

    En general la carta parece más parte del problema que de la solución. Por un lado el intento de patrimonializar la voz de las mujeres excluyendo a otras, como Oltra y muchas más; estableciendo líneas rojas en el discurso feminista que ponen a quien las traspase fuera y ante la acusación de «apología del maltrato». Por otro, el tono y el tipo de argumentos truculentos, es bastante parecido al utilizado por algunas asociaciones de padres amargados en contra de sus exparejas, no hace más que enrarecer el debate. Lo que algunas asociaciones de descerebrados digan en sus blogs no caracteriza sin más las posiciones objetivas en un asunto donde el resentimiento y el mal rollo a flor de piel campan a sus anchas. Además, hay también muchas mujeres feministas que no consideran que la corresponsabilidad familiar en el cuidado de lxs hijxs sea una reivindicación reaccionaria, sino más bien al contrario: progresista, legítima e incluso feminista. El interés por vincular la violencia de género y los asesinatos de niños a la defensa legítima de una ley de custodia compartida es mentiroso e impresentable, una burda manipulación impropia de alguien tan inteligente.

  • el 24 junio 2016 a las 9:32
    Permalink

    Aqui un padre que ha cuidado de sus hijos desde que nacieron. Conseguí la custodia compartida hace 5 años y puedo decir que fue un proceso muy costoso a todos los niveles. Totalmente a favor de la custodia compartida como modelo preferente. Desde luego la mejor opción para los hijos y tambien para las madres y los padres. El problema parece que es » el sueldo nescafé » al que algunas parece que quieren aferrarse.
    Es normal, ya se sabe… la ley del mínimo esfuerzo»… me separo, me quedo con la casa y la paguita mensual hasta que los hijos cumplan 18. Flaco favor a los hijos y a las madres desde luego. Y de rebote pues ahi te encuentras con muchos hombres frustrados y resentidos hacia sus exparejas y unos pocos que de perdidos al rio…cosa que no justifica la violencia pero si que puede explicarla.
    ahi queda esa reflexión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies