El 15-M: falsos amigos, enemigos externos

Carlos Taibo

Carlos Taibo
Carlos Taibo

En algún momento en los meses anteriores le he prestado atención a los acosos que ha padecido el movimiento del 15 de mayo. Vuelvo ahora a la carga con la cuestión porque hay dos circunstancias que merecen -creo yo- atención.

La primera alguna relación guarda con un fenómeno que nos afecta desde tiempo atrás: la principal estrategia que los medios de comunicación progresistas -El País y Público, la SER y La Sexta, Televisión Española y Radio Nacional- han desplegado en relación con el movimiento ha consistido en rebajar la radicalidad de las demandas que a menudo llegaban de este último. Hace unas semanas un periodista que cubría una manifestación del 15-M madrileño para la televisión pública terminó su intervención señalando que los asistentes habían coreado las consignas habituales a favor de la reforma de la ley electoral. No he escuchado nunca consignas sobre una cuestión tan estimulante como ésa. El periodista estaba volcando sobre el movimiento una percepción prejuiciosa que hacía de éste una simpática y festiva reunión de jóvenes que, lógicamente molestos por el horizonte que se les ofrece, se contentarían con demandar una más que razonable reforma de la ley electoral… ¿Para qué prestar atención a todo lo demás que se reclama en las manifestaciones y que revela con frecuencia una franca vocación de poner el dedo en la llaga de las miserias del capitalismo que padecemos?

Cuento todo lo anterior porque hora es de subrayar que distorsiones parecidas se hacen valer, también, en el interior del movimiento. Las transmiten gentes que en la abrumadora mayoría de los casos han peleado de siempre por horizontes bien diferentes de los que postula en estas horas el 15-M -en lugar central la asamblea, la autogestión y el rechazo de los liderazgos- y que hace unos meses no apreciaban otra posibilidad que la que ofrecían pactos cupulares de la mano de los sindicatos mayoritarios. Gentes que, luego de subrayar la aparente liviandad de muchos de los jóvenes que están en las calles y de afear su presunta falta de radicalidad contestataria, al final poco más reclaman que la reconstrucción de los Estados del bienestar de los que se supone disfrutábamos un lustro atrás.

A tono con el retrato del 15-M que ofrecen los medios progresistas, las personas de las que hablo huyen de cualquier contestación franca del capitalismo -basta, a sus ojos, con repudiar la deriva neoliberal de este último- y apuestan por lo que a menudo es un cortoplacismo aberrante que cancela cualquier perspectiva de transformación radical del sistema. Los derechos de las mujeres, los de las generaciones venideras y los de los habitantes de los países del Sur rara vez se asoman a sus preocupaciones, que encajan a la perfección con las letanías que han acabado por hundir a la izquierda tradicional. Alguien agregará que nada de lo anterior sería particularmente relevante –es evidente que la posición que menciono está presente en el 15-M- si no empezase a cobrar cuerpo un fenómeno inquietante: tras chupar de la imagen de un movimiento con el que comúnmente han mantenido vínculos escasos, algunos de los representantes de estas posiciones habrían empezado a arrogarse una suerte de portavocía del 15-M, que a sus ojos precisaría inequívocamente de representantes externos.

La otra circunstancia que quería mencionar remite a una realidad diferente ante la que conviene estar preparadas. Con el PSOE en la oposición no conviene perder de vista un riesgo que está ahí: el de que ese partido en virtud de una decisión orgánica -o sus militantes y simpatizantes de forma más o menos espontánea- decida desembarcar en el 15-M y utilizar éste como ariete frente a las políticas del nuevo gobierno. Si semejante horizonte gana terreno habrá que estar ojo avizor, y ello siquiera sea por una prosaica razón: el desembarco del que hablo acarrearía, por lógica, un designio de rebajar, una vez más, la radicalidad de muchas de las demandas del 15-M y alejaría a éste del designio de buscar un acercamiento urgente con los segmentos resistentes del movimiento obrero. Pondría en bandeja, por añadidura, una posible alianza entre los antineoliberales que ya están dentro y los que, luego de respaldar lo indefendible, se aprestan a llegar.

6 comentarios en “El 15-M: falsos amigos, enemigos externos

  • el 23 noviembre 2011 a las 3:12
    Permalink

    No crec que els socialistes necesitin per res al 15-M, fa anys que son una oposició laxa, sens fermesa, que deixa passar tots els gols que els del PP els marquen als pobres, als pobles oprimits i a les persones honrades, a canvi de continuar a la seva poltrona.

  • el 24 noviembre 2011 a las 11:51
    Permalink

    el 15M, como anonymous y wikileaks, es un movimiento manipulado desde el principio por los de siempre y los medios conocidos para encauzar las seguras protestas en el futuro.
    estos movimientos han sido creados por los mismos que nos controlan, son un engaño. se quejan de cosas secundarias y por supuesto salen en todos los medios. si fuesen verdaderos disidentes no los sacarían (como todos los que hablan de autoatentados, de las sociedades secretas, del engaño del sida y farmafia, de la deuda y de los rescates.., porqué en los medios no sale ninguno de estos?). ahora con los próximos recortes a cualquiera que proteste le llamarán indignado, antisistema o perroflauta (ya está pasando).

  • el 24 noviembre 2011 a las 12:23
    Permalink

    Es cierto, que el 15M corre el riesgo de ser invadido por militantes del PSOE.
    Pero yo tengo claro, que en el 15M, se infiltró todo el poderío del PP y por ello ganaron las municipales, y cuando llegaron las generales, como el trabajo ya estaba hecho, apenas se han movilizado.
    Y también estoy convencido, que ahora que el PP ha ganado las generales, el 15M está tocado de muerte. Solo quedan los pocos bienintencionados que eran de izquierda. Osea los cuatro gatos de siempre (restando a otros gatos que nunca nos tragamos que de una sociedad facha saliera una revolución de izquierdas).

  • Pingback: El 15-M: falsos amigos, enemigos externos

  • el 24 noviembre 2011 a las 18:11
    Permalink

    Jo crec que si, almenys ho intentaran i si no poden fer entrisme l’intentaran destruir.
    L’unic que volen son vots. Son uns peces aquests socialistes adoradors del estat.
    Salut.

  • el 18 diciembre 2011 a las 12:17
    Permalink

    el 15M es lo mejor que le ha pasado a este país en muchos años, y lo que ha conseguido es mucho más que lo que algunos quisieran.
    esto solo ha sido el principio, hemos descubierto nuestra fuerza, que somos capaces de coordinarnos en acciones concretas (apoyándonos en lo que nos une, no en lo que nos diferencia), Internet nos ha abierto los ojos, descubriéndonos una realidad que los medios nos ocultaban , y las redes sociales nos han conseguido unirnos y coordinarnos.
    Y si en vez de echarle al 15M tanta mierda encima, arrimásemos todos el hombro, quizás consiguiésemos más.
    De todos modos pase lo que pase, ya hemos ganado, toda esa experiencia no caerá en saco roto la semilla ya ha sido plantada y rebrotara.
    Por favor, un poco de respeto y reconocimiento a toda esa buena gente que por lo menos ha intentado hacer algo para cambiar esta sociedad (y algunos lo siguen intentando). 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies