El dinero, las mujeres y Berlusconi

Isabel Montoro

El dinero va ataviado con traje y corbata, el dinero “se viste por los pies”. Quizá por ello, el dinero ha forzado lo que millones de mujeres y hombres han reclamado durante demasiados años sin ser oídos: la dimisión del primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, ya no por cuestiones económicas, sino por dignidad.

Durante sus años de Gobierno, Berlusconi ha dado constantes muestras de un machismo cada vez más insultante. Ciudadanas, diputadas, ministras, trabajadoras, feministas, jóvenes… Todas han sido víctimas del escarnio y el desprecio público por parte del primer ministro italiano, quien se ha mofado de las mujeres de una manera intolerable, con absoluta impunidad y rebasando límites terriblemente degradantes. Y todo ello amparado en la presumible legitimidad que le otorgaba el poder absoluto, ocupando el escalón privilegiado del patriarcado más rancio.

¿A quién le importan hoy las mujeres, humilladas durante todos los días de su largo mandato? ¿Quién recuerda las voces que durante años han exigido respeto y dignidad para este colectivo? ¿Dónde quedan los insultos y comentarios denigrantes por los que nunca será reprobado ni pedirá perdón?

El dinero y los mercados (vocablos masculinos) han conseguido la dimisión que inútilmente clamaron las mujeres y la dignidad (palabras femeninas). Y es que, hasta en la caída de «Il Cavaliere», los motivos están salpicados con tintes discriminatorios y machistas.

Isabel Montoro

Un comentario en “El dinero, las mujeres y Berlusconi

  • el 16 noviembre 2011 a las 0:35
    Permalink

    Menuda memez decir que la palabra dinero y la palabra mercado son palabras masculinas para intentar argumentar seguidamente una microcrítica actual al machismo.

    ¿Qué culpa tendrán las palabras del comportamiento de ciertos varones? Puestos así violencia machista o violencia doméstica son palabras femeninas.

    El maniqueísmo expresado así tan burda e infantilmente en tu articulito de opinión no aporta nada nuevo o constructivo a nuestra lucha en favor de la igualdad. Volver a los viejos tópicos del feminismo populista con cualquier fútil excusa en donde hombre es malo y mujer buena te puedo asegurar que no ayuda nada en absoluto si queremos una igualdad de genero real.

    ¿Has pensado que tal vez poniendo en valor actitudes y comportamientos positivos de otros muchos hombres que se relacionan con las mujeres, reconociéndose mutuamente como iguales en todos los ámbitos, se avanza más?

    La denuncia siempre será lícita e inexcusable una y otra vez contra esos energúmenos, pero por favor dejemos a las palabras en paz, nos las carguemos con una responsabilidad que no tienen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies