Autogestionar las cajas “nacionalizadas”, el debate pendiente

El Vaivén de Rafael Cid

Rafael Cid
Rafael Cid

La profundidad de la crisis actual ha provocado por contraste positivo un primer impulso de convergencia en la acción de organizaciones de raíz anarcosindicalista hasta ahora no sólo discrepantes sino incluso antagónicas. CGT, CNT y Solidaridad Obrera caminan hoy juntas en diferentes acciones de protesta contra  las políticas en favor de la gran banca, e incluso abanderan una propuesta de huelga general futura. Pues bien, en esta dinámica, la nacionalización de los tres grupos de cajas de ahorro federadas (Catalunyacaixa, Caixanovagalicia y Unnim) que no han podido cubrir el nivel de recursos propios que obliga la reciente reforma del sistema financiero ofrece una excelente oportunidad para practicar la propaganda por el hecho, de pasar de la teoría a la práctica, de predicar con el ejemplo.

Los cerca de 5.000 millones de euros de dinero público utilizados para frenar la quiebra de estas entidades no deben suponer un simulacro de expropiación a costa del contribuyente para socializar pérdidas a la espera de entregar las entidades una vez saneadas al negocio privado. Hacer de la propiedad pública de esas cajas un realidad que ofrezca una alternativa cierta al sistema, proponiendo la autogestión integral por parte de sus trabajadores, no sólo es una importante oportunidad coyuntural y una muestra de coherencia libertaria. Es mucho más. Puede significar  una salida democrática a la crisis creada por la incompetencia y la lenidad del capital que hasta ahora, con la complicidad de los gobiernos, se ha saldado con reaccionarias políticas de austeridad impuestas a la ciudadanía.

Gestionemos lo que es socialmente nuestro. Y más en un sector tan trascendental en las sociedades complejas como es el del crédito. Para facilitar la cohesión social y el desarrollo de las economías básicas, de pequeñas unidades de consumo y producción, de familias y pymes, en aras de una economía sostenible. Hay que superar la ilusión de participación delegada que el Estado y sus instituciones facturan con la ayuda de los medios de comunicación afines, mediante ”nacionalizaciones” maquilladas que sirven de excusa para utilizar los recursos públicos como uvi de empresas en tránsito hacia su relanzamiento al falso “libre mercado”.

El sector de las Cajas de Ahorro en España representaba antes de la intervención casi el 50% del sistema financiero, tenía una implantación reticular, competía con mérito con la banca privada, generaba un importante número de puestos de trabajo, daba servicio preferente a la pequeña y mediana empresa (apartado que en España supone cerca del 80% del empleo), constituía una especie de segundo escalón del Estado de Bienestar al dedicar parte de sus excedentes a obra social (inversiones en educación, sanidad, cultura, dependencia, servicios sociales, etc.) y era por tradición la institución de crédito y ahorro más cercana al sentir de las clases populares.

Todo ese potencial, fruto del ahorro y del esfuerzo de varias generaciones, está a punto de ser dilapidado sin más argumento y razón que lo dictado por los organismos al servicio de los intereses bancarios a los gobiernos satélites. Ni desde el punto de vista de la competencia que cede el testigo al monopolio, ni desde el lado de la eficiencia, ni por su rentabilidad, ni teniendo en cuenta el respaldo ciudadano, había razones para liquidar el modelo de servicios financieros que constituían las cajas de ahorro en nuestro país.

Los datos cantan. Las cajas superan en más de 1 punto en la confianza del público a los bancos (3,7 sobre 2,9, según la encuesta de Metroscopía de El País publicada a lo largo del pasado verano) y obtienen mejores calificaciones en eficiencia y rentabilidad, con ratios del 55,2% frente al 60,34%, en el primer caso, y de 0,88% frente al 0,61%, en el segundo (Ramón Tamames, Estructura Económica de España, página 715, 2008).

Sobran motivos para lanzar el debate de la autogestión de las cajas. Técnicos, político, económicos y sociales. Porque no ha fallado el modelo. Han fallado los gestores que las usaron para su propio lucro y los políticos venales que hicieron de ellas el juguete de sus megalómanas aventuras empresariales y cleptómanas. El control democrático de las cajas formalmente nacionalizadas, cediendo la gestión a sus propios trabajadores, permitirá salvar miles de puestos de trabajo y servirá para dinamizar el tejido social de sus respectivos entornos. Pero sobre todo puede ser la piedra de toque capaz de impulsar un efecto llamada transformador en la economía real. Un aldabonazo que se alce como alternativa humanista al sistema depredador e improductivo vigente, convertido ya en una amenaza para la vida en el planeta.

Un comentario sobre “Autogestionar las cajas “nacionalizadas”, el debate pendiente

  • el 18 octubre 2011 a las 18:06
    Permalink

    Totalmente de acuerdo con la reflexión y la propuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies