El Canibalismo importado del 15-M

Rafael Cid
Rafael Cid

El Vaivén de Rafael Cid

La suerte parece estar echada contra la creativa turbamunda. Después de un primer desalojo ordenado por la delegada del Gobierno en Madrid y la posterior embestida de los mossos de esquadra en Barcelona con la excusa de una operación limpieza, las presiones de la patronal de las grandes superficies y la campañas preventivas de la prensa sobre el supuesto copo de la jaima comunera por grupos radicales, todo conspira hacia un desmantelamiento del movimiento 15-M en sus emplazamientos urbanos.

Pero no quieren hacerlo con el coste ante la opinión pública nacional e internacional que significaría para el duopolio reinante una nueva acción represiva. Como en las guerras antes de desencadenar las hostilidades, prefieren primero demonizar al adversario para legitimar su destrucción. Aunque tampoco descartan fomentar vía medios el “mobbing” social que quiebre la empatía entre la ciudadanía y los insurgentes de Puerta del Sol. En ello están, ellos y sus púlpitos mediáticos, que creen haber encontrado la palanca que proveerá su derrota en la huera denuncia de “infiltrados” que alterarían la genuina identidad de las asambleas. Son esos medios los que, desde su cínica exaltación de la pureza del consenso como una de las bellas artes, programan el canibalismo del proceso.

Tras la resaca del 22-M, el maltrecho bipartidismo dominante intenta volver por sus fueros. Los de Génova 13 cuentan los días que les faltan para llegar al poder y miran a ver si hay atajos. Rubalcaba “Manostijeras”, tras la abdicación de Zapatero en su provecho, trata de manejar los tiempos repartiendo mercedes atropelladamente: los pepinos de la suerte para el campo; las donuts de la concordia para el tándem CCOO y UGT, descabalgados por una CEOE recrecida, y los primeros gruñidos de advertencia para los acampados de Sol.

De la necesidad de una democracia con demócratas nada. No está ni se la espera. Una cosa es predicar y otra dar trigo. Desde el poder no se prodigan gestos que indiquen que hay una voluntad de regeneración. Están demasiado imbuidos de su autoridad. Tienen muchos negocios que atender aprovechándose de su aval representativo. Sus intereses no les permiten ver más allá de sus ambiciones. Están a lo suyo, que no es lo nuestro. Porque ahora, entre los de abajo, hay un relámpago de conciencia y sentido común.

El Rey en los toros y al timón del Bribón. El PSOE levantando un cadalso para la escabechina intestina que decida quién se alza con el cetro y la nómina. CCOO Y UGT negociando con la patronal CEOE nuevas contrarreformas laborales y ampliando EREs con Telefónica para contribuir a eso que llaman “desempleo voluntario”. O sea, cada uno en su papel, para que luego no digan que eso del consenso está pasado de moda.

Porque al margen de algunas disputas por la pasta y los puestos, todos tienen un mismo destino en la universal: impedir que la democracia real les desborde. La extrema derecha y la derecha extrema conspiran para desprestigiar al Movimiento 15-M y sus subversivas acampadas. Ahora toca poner a los comerciantes de la Puerta del Sol como excusa, en primera línea de fuego, para trasmitir a la manipulada opinión pública que se está perjudicando a las pymes del kilómetro cero.

Quien pide mano dura es el presidente de la patronal madrileña CEIM, Arturo Fernández, el mismo que compró al Rey al precio de ganga de 100.000 euros un Maserati del copón que le había regalado al monarca un jeque árabe, el mismo cortesano que se muestra comprensivo con el estrangulamiento de la pequeña y mediana empresa por la huelga de créditos de la banca, sus amigos del botín.

Por cierto, los guerrilleros sociales del 15-M también se han echado a la calle para defender a esos humildes comerciantes masacrados por los halcones de la crisis. Así lo han hecho saber en sus manifiestos. Otrosí: ¿cómo entender que sindicatos alternativos como CGT, CNT, Solidaridad, y cuantos exploran a diario la confrontación con el sistema, aún no hayan movilizado de manera patente y visible el afecto fraternal de los trabajadores de los centros de trabajo donde operan hacia los acampados del 15-M para establecer la necesaria universalidad del discurso de ruptura?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies