¡Todos a una, como en fuenteovejuna!

La iniciativa “Toma el municipio” propuesta por Rafael Cid (1), considerada como un “tomar” desde abajo y no desde arriba, me pareció oportuna y potencialmente reactiva. Por eso la defendí y vuelvo a defenderla ahora, tras la publicación de los artículos de los compañeros Antón Dké (2) y Alexis Poblet (3) manifestándose en contra por haberla interpretado como una incitación a participar en las elecciones municipales de 2015.

Leer más

Sobre tomar los municipios y otras reflexiones; una respuesta al artículo de Rafael Cid

En la pasada edición del Rojo y Negro, Rafael Cid publicó un artículo sobre la posibilidad de presentar candidaturas municipales a las próximas elecciones del 2015. Provocando un efecto desestabilizador, parecido al que se produjo en las elecciones de 1931 cuando se proclamó la segunda republica, para comenzar un proceso de cambio de abajo hacia arriba.

Leer más

¿Cómo potenciar la indignación?

Ante el retroceso político y social actual, lo lógico y consecuente -para cuantos pretendemos combatir el sistema político-económico en vigor- es preocuparse por potenciar esos movimientos cívicos que, en España y en el mundo, lograron reunir una multitud plural de personas dispuestas a manifestar su indignación contra tal sistema por desear un mundo mejor para todos. Esos movimientos que, como el 15-M y el OWS (Ocupar Wall Street), protagonizaron un hecho histórico sin precedentes: la concienciación de gran parte de la ciudadanía sobre las causas de su indignación y la fuerza que representa la unidad en la pluralidad y en el consenso no impuesto.

Leer más

¿Participar en las elecciones municipales de 2015?

Al “demos” -comunidad de iguales- podríamos llamarlo municipio. Democracia sería, por tanto, el autogobierno del municipio. Acracia es la ideología propia de los libertarios individualistas; “sin-gobierno” (a-cracia) es un concepto tan impropiamente usado como el de “contra-cultura”. No queremos un sin-gobierno, como tampoco vamos contra la cultura. Este error es la mejor estrategia para alcanzar el estatus de irrelevancia y marginalidad.

Leer más

La anarquía, ¿poder o antipoder?

En la sección “Análisis”, de la web alasbarricadas, colgué un comentario al artículo “El poder en la anarquía” preguntando cómo su autor, Adrián Tarín, podía llegar a la conclusión de que la anarquía “es también un poder -y no un antipoder”. Luego leí un comentario-nota, firmado por los responsables de la web regeneraciónlibertaria, invitándome “a escribir una respuesta (al texto de Adrián) para ser publicada en el portal” de Regeneración Libertaria. Como prometí, aquí va mi respuesta

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR