Mirando a Marsella

Supongo, de suponer, no de supositorio, que hablar del clan de los marselleses mientras se reúnen los líderes, pues tal cosa se creen algunos directores de concesionario, será un lugar común. La apelación a la Marsellesa, himno patriótico sangriento, con acento alemán, será también inevitable para los surcos rutinarios del cerebro espongiforme que llevamos entre las sienes moraitas de martirio. Previsibles somos y en la refundación, March, Noos, Franco, nos encontraremos.

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies