Valencia, coces en el aguijón

Con el PP no sólo han llegado más y “mejores” hachazos laborales y desbarajustes sociales, eso que llaman impúdicamente “reforma laboral” y “planes de austeridad”, también comienza una nueva forma de asumir la legítima protesta ciudadana ante esas agresiones desde el ministerio del Interior. El Gobierno tiene miedo de que los colectivos damnificados, parados, precarios y ciudadanos normales que ven sus derechos y servicios públicos en almoneda, formen piña, confluyan y se retroalimenten en la confrontación. La derecha intenta que no le amarguen la marcha triunfal lograda con los réditos electorales ofrecidos por el viraje neoliberal del anterior gabinete socialista y la complacencia mórbida de los llamados sindicatos representativos.
De ahí que sofocar a toda costa otro 15-M haya sido desde el principio una de las consignas de Jorge Fernández Díaz, el responsable del ramo y desde antiguo brazo derecho del presidente Mariano Rajoy. Creen los nuevos inquilinos de La Moncloa que pueden escarmentar en cabeza ajena, no sólo por lo mucho que el movimiento de los indignados perjudicó al PSOE de Rodríguez Zapatero, muy justificadamente, sino porque aún recuerdan las funestas consecuencias que las masivas movilizaciones por el caso Prestige, la guerra de Irak y las mentiras del 11-M tuvieron para sus rancios colores.

Leer más

Milers de persones es concentren en el IES Lluís Vives

El 21 de febrer, a les 15h30, una multitudinària concentració ha donat suport a les lluites dels estudiants contra les retallades en educació. A més d’exigir la dimissió de la Delegada de Govern, Paula Sánchez de León, els manifestants han corejat consignes com «Abans eren grisos, ara són blaus», «Aquestes són les nostres armes» (mostrant llibres), «Llibertat detinguts» i «El poble unit mai serà vençut». La indignació front a la covarda actuació dels cossos repressius de l’Estat al llarg de cinc dies s’ha convertit ja en un clam de lluita per un futur digne on l’explotació i la repressió han de desaparèixer.

Leer más

Adolescentes y cuarentones

Un policia que le dice a una chica de dieciseis años que no vale ni para puta es un mierda. Como policia y como persona. Eso no significa que no pueda llegar a ministro. Puestos a dar hostias los antidisturbios se quedan solos, claro. Están escogidos, entrenados, adiestrados y pagados para eso. Pagados por el estado. Igual que maestros, médicos, militares, bomberos, políticos, jueces, espias. Hay de todo.

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies