De las urnas al “corralito”

Ahora que ya hemos confirmado lo que sabíamos de antemano y todo vuelve donde solía, en un suma y sigue que nos hará aún más ciegos, conviene desmitificar ese proceso electoral que nos ha llevado de la nada a la más absoluta miseria. Para demostrar, quien quiera verlo y no esté fanatizado por la “verdad oficial”, que de las urnas del 20-N no ha salido más que una especie de “corralito” político que busca reducir el margen de maniobra del movimiento 15-M en su vertiente antisistema. Porque participar en un juego con reglas trucadas y cartas marcadas, como es el actual modelo electoral español y su supeditación a los intereses estratégicos de los dos partidos dinásticos hegemónicos, es reproducir el modelo de dominación que se combate en la contumaz disidencia ciudadana y someterse a la lógica institucional que sirve para legitimarle. Vamos por pasos.

Leer más

Elecciones: Achtung, achtung

Me acabó de enterar de que, al parecer, el domingo hay elecciones. Me lo ha dicho un señor habitualmente muy bien informado. Además, muy amable, me lo explica. Parece ser que se presenta, con todas las encuestas a favor, el Bono alemán, menos manchego que el de aquí, más famoso que el de los U2. Los alemanes, Bonos o no, hasta ahora, siempre se han caracterizado por ser de otro país, uno que, hasta ayer por la tarde, eran dos. Los alemanes, como es público y notorio, son gente solvente, de fiar. Prestan dinero a troche y moche, sin exigir nada a cambio, nos visitan en verano para ayudar al señor PIB, y nos aconsejan dietas sanísimas para jubilados, funcionarios y parados. Ellos, no hay más que ir a Mallorkenn o al aeropuerto de Frankfurt, capital mundial de las sabrosísimas salchichas de plástico, para verlo, han vivido siempre por debajo de sus posibilidades con la intención solidaria de ayudar a los pobres griegos, portugueses, o españoles, gentes sin cultura del ahorro, disolutas, irresponsables. Gracias a Alemania, Europa, odal o no, se salvará. Ya ni siquiera hace falta invadir Polonia. Comer no comeremos pero nos vamos a reír una jartá. El humor alemán, que causa furor en el Mediterráneo, se basa, sobre todo, en imitar acentos de otros países en los parqués de la bolsa, hacer chistes de turcos, y vacilar con la prima de riesgo. Gente alegre y cantarina.

Leer más

El 15-M más allá de las urnas

Al estallar la crisis, allá por el 2009, afirmé con cierta osadía por mi parte que lo que estaba ocurriendo ante nuestros ojos era una “nueva guerra mundial”, la tercera, no declarada y sin utilizar medios bélicos, aunque con similares resultados destructivos sobre las personas y los recursos de los países atacados. Es decir, una contrarrevolución mundial con la peculiaridad de tener al enemigo en casa, personificado en nuestros propios gobiernos, directorios que primero han cedido soberanía a entes ajenos y luego se les han sometido directamente. Y ahora, casi tres años después de aquella valoración, me sorprendo de nuevo utilizando símiles cuarteleros al juzgar como “golpe de Estado” la inclusión de la limitación del gasto público en la Constitución. Pero, dejémoslo ahí.

Leer más

El 20-N y los espejismos políticos…

Tengo que reconocer que no me entusiasma la oferta que nos brinda el modelo democrático imperante. Eso no significa, de ninguna manera, que no me interese o entusiasme la participación en la toma de decisiones políticas o de otro tipo. No me siento implicado ( ni puedo pedir a nadie que lo haga ) con las formas ni con el fondo. Y no es que el abstencionismo corra por mis venas o esté en mi genética ideológica…¿?…no. Lo que me ocurre, es que si abstenerme ha tenido sentido en alguna ocasión… en esta lo tiene más que nunca.

Leer más

¿Repetirá la izquierda su traición de la transición?

Entre la situación político social actual y la de España en el año 75 hay tantas coincidencias que resulta inevitable establecer algunas consideraciones. Sobre todo porque aquella gran ilusión que despertaba el ocaso del franquismo en los sectores sociales más castigados por la dictadura se vio brutalmente frustrada por la traición de la oposición. Una izquierda que, lejos de aprovechar la profunda deslegitimación de la dictadura para ir hacia la ruptura, aceptó negociar con los albaceas del régimen a cambio de hacerse un sitio en el nuevo sistema. De ahí que un mínimo de coherencia histórica haga necesario preguntarse si aquella capitulación por cooptación de la transición podría repetirse en la actualidad. Y ya anticipo que mi respuesta es rotundamente sí. Es más, estimo que incluso se detectan signos de esa rendición.

Leer más

Votarles el 20-N supone consumar un golpe de Estado

Afirmar que con las elecciones del 20-N se intenta cambiar algo para que todo siga igual no simple retórica ni una metáfora, sino una descripción de la realidad. Basta recordar que los próximos comicios suponen una maniobra de recambio entre las dos opciones políticas oligárquicas que aprobaron la solución neoliberal de la crisis. Sale el partido socialista, iniciático a la hora de promover recortes sociales y laborales para cargar los costes del crac sobre las espaldas de los trabajadores. Y entrará el partido homólogo que desde la oposición táctica al gobierno, pero con su apoyo expreso o su abstención a la mayoría de las propuestas, ha afirmado las políticas reaccionarias de sus presuntos competidores en el poder. Es decir, se trata de un giro sobre sí mismo, de rotación sin traslación, no orbital. Nada que ver con un cambio real. Extremo éste condenado de antemano parlamentariamente debido al sistema electoral excluyente que impone barreras de entrada y hace casi imposible alterar el statu quo que define el sistema como de bipartidismo turnante en las instituciones. Cambiar algo para que todo siga igual, aunque la ilusión del hecho diferencial la fabriquen los medios de comunicación que anclan y completan el modelo dominante, suministrando al consumo popular una falsa percepción de la realidad.

Leer más

Preguntas entorno a la “efectividad” de la abstención

No tenemos nada que venderle a nuestros hermanos de clase, nada con qué seducirlos. No somos un grupúsculo compitiendo en prestigio e influencia con los demás grupúsculos y partidos que dicen representar a la clase obrera, y que pretenden gobernarla. Somos proletarios que luchan por auto-emanciparse con los medios que tienen a su alcance, y nada más.

Leer más

Y ahora no es TEJERO, son Rajoy y Zapatero

Recordemos como se generó la deriva caníbal. Al principio de la crisis europea el presidente de la CEOE, el muy malhechor Gerardo Díaz Ferrán, sugirió poner la Caja de la Seguridad Social, cerca de 60.000 millones de euros generados por el sudor de varias generaciones de trabajadores, al servicio de la patronal en momentos de vacas flacas. Era la época de “estamos en la liga de campeones y vamos hacia el pleno empleo”, que decía el presidente Zapatero.

Leer más

El 20-N elegimos amo

Gane quien gane, PSOE o PP, el 20-N el pueblo pierde seguro. Si sale triunfante el PP, como todo parece indicar, se ejecutarán las políticas de derecha que promulgó la sedicente izquierda en el poder, y se profundizará el nacionalcatolicismo que el gobierno socialista toleró e incluso asimiló con gestos como jurar y prometer los cargos ante de una biblia y un crucifijo y financiar con dinero de todos a la Iglesia de algunos. Si por el contrario el PSOE remonta y sigue, asistiremos al suicidio de la izquierda, al interpretarse ese salvoconducto como un cheque en blanco a su gestión gubernamental de claudicación ante la gran banca y los poderes fácticos.

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies