El feminismo está de moda, pero las mujeres siguen muriendo

Emilia Moreno. Dones lliures País Valencià

Emilia Moreno

Tras las avalanchas de mujeres en la calle indignadas y reivindicando unos derechos tan obvios que nadie tiene la capacidad de negarlos abiertamente, se ha puesto de moda ser feminista, o al menos negar que eres machista.

Y puede ser verdad, salvo escondidos en el anonimato de las redes, donde habitan las cavernas del machismo más casposo y rancio, ya casi nadie es políticamente incorrecto con respecto a las mujeres, o no lo es demasiado, e incluso en las grandes celebraciones, como lo es la del 25 de noviembre parece que todo el mundo compita a ver quién lo es más.

Dos son los perfiles más definidos en este postureo del feminismo. Uno es el que la derecha y el capitalismo ha adoptado, como lo adopta en cualquier tema que parezca necesario reconducir, es decir, se apoderan del discurso para convertirlo en una caja de resonancia absolutamente vacía de contenido. Nada que nos sorprenda.

Pero más complicado resulta desmontar a quienes han oído hablar de feminismo, les ha gustado la musiquita, y con cuatro lecciones deciden que saben mucho más que las mujeres que llevan años debatiendo y buscando su lugar en el mundo.

Decían durante los años 20 y 30 que la revolución comienza por uno mismo, pero son muchas las personas y organizaciones que se han conformado con un pequeño barniz, tras el que aparece en cuanto raspas la educación patriarcal y su absoluta negación a perder los privilegios con los que han sido agraciados.

Hablamos de todos esos compañeros que nos acompañan a los actos, nos palmean y en cuanto nos descuidamos añaden y matizan nuestras intervenciones, porque ellos explican mejor lo que queremos decir.

Hablamos de quienes son los mayores defensores del feminismo en las calles pero siguen “ayudando” en casa, “echando una mano cuando hay mucho lío”, pero dejando sobre los hombros de sus compañeras la reducción de jornada durante la crianza, las carreras si hay que ir al pediatra, y la gestión y organización de toda la infraestructura en casa.

Hablamos de quienes sacan pecho en las organizaciones porque hay mujeres en los cargos, pero se ponen en guardia en cuanto quieren realizar cambios, e incluso buscan a las mujeres menos concienciadas para hacer piña y demostrar que su oposición a cualquier nueva propuesta que se presente no tiene nada que ver con el machismo.

Hablamos de quienes defienden el derecho de las mujeres a ocupar espacios públicos en igualdad, pero se indignan si se les expulsa de los debates reuniones o lugares no mixtos en las manifestaciones porque son incapaces de comprender que no pueden darse iguales soluciones a situaciones de desigualdad, y las mujeres necesitan sus propios espacios también en lo público.

Hablamos de todos esos compañeros y organizaciones que braman en contra de los ataques a las mujeres en general, pero que hacen frente común como un solo hombre en cuanto a uno de sus amigos o compañeros se le acusa.

Nos siguen matando porque este mundo sigue siendo machista, las mujeres estamos llevando adelante nuestra propia revolución, y es imparable, pero esta sociedad necesita un cambio desde la raíz, necesita la revolución de todas las personas.

Emilia Moreno de la Vieja

Dones Lliures País Valencià

2 comentarios sobre “El feminismo está de moda, pero las mujeres siguen muriendo

  • el 4 diciembre 2018 a las 10:51
    Permalink

    Un ácrata en camiseta

    Un hombre cabal no tiene por qué necesitar de la mujer, excepto para ser parido. Estaría de acuerdo con la articulista en que los hombres necesitan y abusan de las mujeres y las matan, pero no tendría por qué. Somos individuos enteros e indivisibles y la autonomía debe de empezar por ese principio incuestionable. Otra cosa muy distinta son las letanías de apoyo mutuo, solidaridad, etc. pero ojo; es la mujer la que debe de tomar las riendas de su proyecto de vida, sin subvenciones del Estado, con mayoría de edad y la madurez necesaria.

    A día de hoy no hay cosa más nefasta que una organización política, social o de lo que sea en lo que a manipulación se refiere, todas lo son, pero hay un factor que estos sectarios ignoran. El conjunto de la ciudadanía tiene plena conciencia de sus carencias y necesidades, pero pasan olímpicamente de organizaciones con las que se pudieran identificar. Así, sea el matrimonio, la familia en sus distintos modelos están totalmente periclitados pese a quién pese. Y en cuanto las mujeres asesinadas, solo entran en las estadísticas de todo “género” las que interesan a unos y a otros. Las ancianas o mujeres que no entran en sus estadísticas, ya no cuentan cuando son abandonadas por el Estado o la familia y en ese tránsito hacia el abandono se van al otro barrio con más pena que gloria. ¿Dónde están vuestra organizaciones, que hacen o que dicen?

    Emili Justicia

  • el 13 diciembre 2018 a las 22:25
    Permalink

    Un ácrata en camiseta

    Ah, se me olvidaba; mi alegato no parte de “feminismo alguno”, todo lo contrario, he de reconocer que la articulista acierta en su critica de esos tíos que se apegan al feminismo. Conozco a muchos que son auténticos babosos integrales.

    Emili Justicia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies