Cosidó destapa la trama inquisitorial contra el procés

El Vaivén de Rafael Cid

Rafael Cid

Serendipia, ya se sabe, la viagra que descubrimos cuando se buscaba otra cosa. Un ¡eureka! insospechado que en política suele presentarse en forma de autogol con beneficio para el contrario. Esa metedura de pata autoinfligida que permite sacar ventaja al adversario sin necesidad de correr el menor riesgo. Tal es lo que acaba de hacer el portavoz del Partido Popular (PP) en el senado, Ignacio Cosidó, mediante el whatsapp enviado a sus conmilitones con el tenor literal “controlaremos la Sala Segunda desde detrás”.

Se refería el aludido a las maniobras del bipartidismo dinástico hegemónico PP y PSOE para repartirse el nuevo Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Y que, a pesar de haber dejado la mayoría de los vocales para los socialistas, con la previa designación del Manuel Marchena al frente del órgano, y de soslayo del propio Tribunal Supremo, los de Casado mangonearían a los miembros de esa jurisdicción penal. Precisamente la instancia encargada de juzgar a la clase política.

En una palabra, con una desvergüenza que solo cabe imaginar en un ceporro de tomo y lomo, lo que el jefe de filas del PP en la Cámara Alta venía a decir es que el “juicio del procés” estaba atado y bien atado. Ni imparcialidad, ni transparencia, ni independencia judicial. Quien osa cuestionar la sagrada unidad de la patria va condenado de antemano. Que es tanto como constatar que no hay separación de poderes ni por tanto verdadera Constitución. Eso, en las circunstancias actuales, es un reconocimiento palmario de que en el Régimen del 78, tras cuarenta años de ejercicio, hay presos políticos y políticos presos, por ese orden de presentación.

Algo que hemos barruntado siempre desde el momento que la transición se configuró como un continuismo en las personas que dirigían las instituciones de la dictadura, previa autoamnistía, y una performance de ruptura respecto a la forma de Estado. La reactivación del antiguo Tribunal de Orden Público (TOP) del franquismo bajo el formato de Audiencia Nacional (AN), con jurisdicción en todo el país y con la excusa de persecución de los delitos de terrorismo, fue una de sus gestas más celebradas. Hasta que llegó el procés y su democrático derecho a decidir sin rastro de violencia y con la actividad de ETA fuera del radar de los poderes fácticos.

Afortunadamente estamos en la Unión Europea, y entre sus muchos defectos, no figura el de la grosera y sistemática instrumentalización de la justicia. Porque lo que Cosidó ha facilitado con su melonada es la victoria senderípica de los presos políticos catalanes y de paso el relanzamiento de sus justas propuestas autodeterminacionistas. Si antes abundaban los indicios, ahora resulta una flagrante evidencia que Junqueras, los Jordis, Forcadell y demás acusados sufren un procedimiento inquisitorial. No tendrán un juicio justo y si una sentencia predeterminada. Lo que ya se traslucía de los varapalos que recibían las requisitorias de la justicia española ante los tribunales europeos.

Llueve sobre mojado. Hace pocas semanas el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo condenó a España por el juicio sin garantías a Alnaldo Otegi, por un fallo autocumplido en los términos en que se produjo durante la vista en la AN la magistrada-presidenta Ángela Murillo. Esa será la senda que recorrerá en su día la causa del procés cuando llegue a la jurisdicción europea de última instancia, habida cuenta los chanchullos que el tándem PP-PSOE han perpetrado para controlar al poder judicial. Desde el escándalo de las hipotecas, y la solución salomónica de Sánchez para confirmar la no retroactividad del impuesto saqueado, al bananero whatsapp de Cosidó, pasando por esas escenas de caza en la judicatura que supone el acoso y derribo al órgano de gobierno de los jueces, con la complacencia de muchos de ellos. Y para que todo quede en casa, la justicia se administra en nombre del Rey.

Un comentario sobre “Cosidó destapa la trama inquisitorial contra el procés

  • el 23 noviembre 2018 a las 21:43
    Permalink

    Un ácrata en camiseta

    Los verdaderamente “Ceporros” no pueden ser otros que los que entran en ese juego de la política ventajista y maniobrera y todos, absolutamente todos estos grupos los son (ceporros). Ningún grupo político, siquiera los sindicalistas son de ley o de fiar, los grupos van a lo suyo. Seguramente los Arnaldo Otegui, o los condenados por el Procés sufren el rigor de una justicia mediatizada y un tanto revanchista, pero, es harto probado que estos movimientos soberanistas son y siguen siendo claramente discriminadores hacia sus mismos conciudadanos que son discrepantes de sus postulados, sean ideológicos, radicales y supuestamente emancipadores. ETA nunca estuvo legitimada para la autodeterminación del territorio Euscaldún, como no lo está su plan expansivo hacia territorios vecinos, en nombre de una supuesta afinidad. La fuerza de la razón jamás les asistió, solo el tiro por la espalda o la bomba en los bajos de un coche fue su práctica habitual.
    La soberanía de una sociedad que se autoproclama diferente en su supuesta cultura, lengua o costumbre se demuestra con argumentos demostrables, no con retoricas peregrinas, basadas en mitomanías increíbles, en las que se pone de manifiesto que los de un territorio determinado, son como mínimo doblemente mejores que los que están del “otro lado” de la frontera. ¿ Quién determina las fronteras y por qué?

    Emili Justicia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies