El “verano caliente” llegó sin ser anunciado

Artículos Perecederos. Antonio Pérez Collado

Antonio Pérez Collado

Durante muchos años los sucesivos líderes del sindicalismo -llamado insistentemente mayoritario, como si se tratara de un conjuro para que no volviera el otro sindicalismo, menos inclinado a los pactos y más por la lucha- cuando se acercaba el verano, cerrando no sólo el curso escolar sino el año sindical con sus convenios y demás movilizaciones civilizadas, solían justificar su poca pegada en los meses precedentes anunciando que la verdadera lucha, la nueva etapa de batallas y casi seguras victorias obreras llegaría con un “otoño caliente” que haría morder el polvo a la patronal intransigente y explotadora.

A los medios de comunicación, faltos en los meses estivales de grandes noticias que llevarse a las rotativas y los platós, les venían de perlas estas periódicas puestas en escena sindicales con anuncio apocalíptico de un otoño de barricadas infranqueables y banderas triunfales. Y aunque nunca se plasmaba en nada serio, lo del otoño caliente volvía, año tras año, a ser tomado como una firme declaración de intenciones de los hasta entonces tranquilos y dialogantes sindicatos, evolucionados ya al nuevo status de agentes sociales.

Con el tiempo, el otoño caliente se quedó en otra tradición veraniega (como los Sanfermines o la Tomatina) y ante la poca credibilidad de su rutinario anuncio, nuestros pacientes líderes sindicales dejaron incluso de anunciar ese clásico órdago para después del merecido descanso agosteño. No faltó publicista que diera la vuelta a tal costumbre y aprovechara el viejo lema proletario para promocionar el lanzamiento de algún nuevo producto del capitalismo triunfante.

Han seguido pasando los años y la negociación de los otrora esperados convenios hoy se vive con temor, pues apenas si se plantea en las plataformas reivindicativas la posibilidad de arrancar sustanciales mejoras, sino que ahora es el empresariado el que pelea para ver qué derechos nos puede quitar. En estas circunstancias, es evidente que desde las ejecutivas de las dos centrales hermanas (ya casi siamesas) hablar de nuevos otoños calientes quedaría demasiado pretencioso y muy poco convincente.

Sin embargo, este año se están produciendo una serie de importantes y novedosos conflictos laborales sin esperar a la llegada del otoño ni mucho menos a que lo manden los sindicatos oficiales. Las huelgas y paros de Renfe, Adif, Renault, Ryanair, Amazon, taxistas, repartidores de prensa, limpieza y jardinería, profesores, carteros, bomberos forestales y sanitarios en varios territorios, aprobación en asamblea de una huelga en IVECO para septiembre, así como en València las luchas en el sector cárnico o la primera huelga en una contrata de Ford (Acciona FS) suponen no sólo un importante ascenso en la conflictividad laboral sino, lo que es más esperanzador, la recuperación por parte de asambleas de fábrica y sindicatos alternativos de la iniciativa en lucha, en muchos casos sin la presencia (o con la clara hostilidad) de los dos grandes aparatos sindicales.

Con independencia de los resultados, que en algunos casos han sido muy positivos, lo reseñable de todos estos conflictos es que rompen con una tendencia de muchos años, en los que todo lo que se movía (y lo mucho que se paralizaba) tenía que ser decidido por UGT y CC.OO. Ahora nuevos sectores –casi siempre con plantillas muy jóvenes- ya saben que se han de organizar y movilizar desde abajo; como siempre se ha dicho desde el anarcosindicalismo. Destaca también la peculiaridad de que ese resurgir reivindicativo se da especialmente en los ramos más precarios y explotados, donde las nuevas formas de la economía global han impuesto los bajos salarios y la pérdida de derechos laborales.

Antonio Pérez Collado

Un comentario sobre “El “verano caliente” llegó sin ser anunciado

  • el 24 agosto 2018 a las 19:23
    Permalink

    Un enemigo del pueblo
    Es cierto que los otoños calientes son la letanía de nunca acabar. Pero dada la precariedad laboral gracias a los sindicatos subvencionados, este otoño lo que va a ver de manera irremediable son un aluvión de despidos contra los que nadie, absolutamente nadie quiere entrar a valorar y pensar en qué formas de lucha se van a adoptar para contrarrestar la ofensiva que se viene encima de parte de la patronal. Dice el adagio que a grandes males, grandes remedios. Sería deseable que esa clase obrera, carente de señas de identidad, se pusiera a trabajar de verdad, no como ciertas asambleas de parados y precarios, que llegando el mes de julio cierran sus actividades y se toman un respiro en el periodo canicular… Que magnífica ocasión para forzar esa realidad, mediocre realidad dependiente de el patrón. Si el esclavo no es capaz de buscarse la vida honradamente y al margen del amo, este otoño será uno más, mas bien frio, como frio es el vermut con ginebra que suele tomar la patronal en sus momentos de expansión. se puede y debe tener ocupaciones productivas y creativas al margen de patrones y capitalistas, pero para llegar a tal estado de independencia hace falta muchas ganas de autoformación e ingenio. No es posible el ingenio sin acción y el construir unas nuevas maneras de entender la vida sin condicionamientos externos del capital. Acaso alguien puede creer que con esos empecinamientos torpes y rayanos en la chifladura, se le va a rendir a tan formidable enemigo (que no rival) como es el capital. Sin una base formada y reglada en lo que a formación profesional se refiere no es posible romper ninguna cadena, esas supuestas cadenas solo existen en nuestra falta de operatividad. Si en esta lucha reivindicativa esta degenera hasta el punto de llegar a un estadio de guerra civil y se llegara a vencer a la clase dominante, quién o quienes serían los que pusieran la economía de nuevo en funcionamiento (?). Seguramente surgirían nuevas castas, que ante su incapacidad para reproducir la riqueza necesaria, se dedicarían a ejercer de mandarines en nombre de su pretendida revolución, ejerciendo de cabos de vara y otra vez se cumpliría la fatalidad de tener esa revolución un carácter mas criminal que el mismo sistema del capital.

    Emili Justicia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies