De ortodoxias y heterodoxias

La Veranda de Rafa Rius

Todo grupo de afinidad, como toda religión, tiene sus ortodoxias y sus ortodoxos. Todo colectivo conserva en su seno personas convencidas de estar en posesión de alguna suerte de verdad revelada. Temerosas de que la menor duda acerca de sus creencias pueda llevarlas a patalear en el abismo, al
desastre y el caos, defienden en toda ocasión y ante quien sea, la veracidad incorruptible de sus dogmas, unos dogmas que, además, nunca reconocerán como tales.
Cuando alguien inicia una conversación sobre un determinado tema con la consabida frase: “yo eso lo tengo claro”, las personas llenas de dudas que sólo contamos con unas pocas certezas y aún así, efímeras y permanentemente cuestionables, tenemos poco que debatir. Las certezas indudables impiden
cualquier forma de aproximación y convierten a sus poseedores en una especie de frontón en el que rebotan todos aquellos argumentos que no estén dentro de su círculo cerrado de verdades. Por más que nos esforcemos en hacer nuestros planteamientos inteligibles y abiertos a cualquier tipo de
cuestionamientos presentados de forma razonable, el propósito resulta inútil cuando el receptor ya tiene a priori decidida su posición al respecto. Y por si esto fuera poco, hay un problema añadido en el hecho de que las personas más convencidas de una verdad única y suya, suelen ser también las que
están imbuidas en la creencia de que la posesión de una mente abierta y dúctil es uno de sus dones más preciados, lo cual, más allá de cualquier intercambio de ideas enriquecedor, imposibilita cualquier clase de diálogo que no derive en monólogo.
Por supuesto, también existen las ortodoxias dentro del movimiento libertario, aquel que por definición más alejado debería estar de todo tipo de dogmas, al incluir entre sus planteamientos de partida la continua revisión de sus supuestos y la puesta en cuestión de sus convicciones que, como toda obra
humana, se han dado en el tiempo y en el tiempo deben ser sometidas a reflexión y crítica. No debería apelarse a argumentos historicistas como los de los momentos revolucionarios de 1936 para aplicarlos en la actualidad, tal cual, sin ningún tipo de revisión y contextualización en unas circunstancias muy
diversas. Por mucho que las raíces de la acracia sigan siendo útiles en nuestros días, es ineludible que una buena parte de los conceptos, supuestos y estrategias sean convenientemente adaptados a las realidades y necesidades de una sociedad que cambia a una velocidad progresivamente acelerada. Si,
suscribimos las palabras de Eliseo Reclús, en el sentido de que la anarquía es la máxima expresión del orden, no es sólo porque habla de un orden autoimpuesto por el propio individuo y no prescrito y decretado por superiores instancias estatales, sino también porque debería ser, no un orden atemporal e
incuestionable, sino flexible y permanentemente revisable. En la anarquía no deberían existir las herejías: dejémoslas para las religiones.
Más allá del horizonte del capitalismo, el consumo desaforado y la explotación laboral de las personas, cualquier iniciativa puede ser útil y en un contexto tal que así, sólo sigue existiendo la convicción de que, plausiblemente, una sociedad sin Estado ni jerarquías impuestas, con organismos autónomos y
autogestionados, sería mucho más habitable. En ello estamos.

2 comentarios sobre “De ortodoxias y heterodoxias

  • el 2 agosto 2018 a las 14:54
    Permalink

    Un enemigo del pueblo

    La sapiencia no se adquiere en los debates, estos son mero espectáculo. La sapiencia se adquiere por otras vías y con otros materiales, pero siempre desde la operatividad de la obra o la idea, es decir: la acción. Para fundamentar el futuro es indispensable construir el presente en un primer lugar desde la individualidad, al margen de discursos programáticos habidos y por haber. Esto hace bueno el aforismo que dice: “El que tuvo y retuvo siempre tuvo y el que no tiene pasa por el tubo, (donde no hay capacidad de raciocinio solo puede haber conductismo).

    Todavía pesa lo indecible la influencia foránea en la interpretación del pensamiento de los hombres de este “solar” llamado España. La influencia romántica e idealista de un pueblo intoxicado por una “Marca España”, endosada a doc. y preñada de flamenquismo, toros y panderetas. De un Cervantes sobrecargado de un romanticismo que no le corresponde, pues han tenido que venir desde fuera a explicárnoslo con criterios falsos y tramposos, incluyendo al filosofastro de apellido compuesto. Cómo vamos a clarificar nuestras ideas, si, el concepto que tenemos de Cervantes es un concepto prestado, hasta el punto de reducirlo a la categoría de monigote fabulador de chascarrillos y gracietas sin cuento.
    Si no somos capaces de asumir nuestra historia y nuestra literatura con sus errores y aciertos, con sus miserias y grandeza, el futuro que tenemos como sociedad está de antemano periclitado. Otros pueblos vendrán, que al albur de su personal criterio, harán de su capa un sayo en la interpretación de la lengua, la literatura, las costumbres y sobre todo del pensamiento. Esto es lo que suele ocurrir en la dinámica de las organizaciones partidistas, sindicales o feministas. El pensamiento individual es anulado por los mandarines de esas organizaciones de manera excluyente. Y como todavía no se ha encontrado la tecla en que en dichas organizaciones valga más la razón que el número o el discurso tramposo. La posibilidad de una sociedad más igualitaria quedará postergada a un futuro tan lejano como el inalcanzable horizonte.

    Emili Justicia

  • el 2 agosto 2018 a las 15:02
    Permalink

    ¡Una Cuestión!, ¿aquí no opina naide nada más que menda?

    Emili Justicia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies