Renovar el pasado: ¡Alianza Popular ha vuelto!

El Vaivén de Rafael Cid

Rafael Cid

El sorpasso de Pablo Casado en las primarias del Partido Popular (PP) frente a Soraya Sáenz de Santamaría (58%-42%) significa la vuelta del revés. Gana la caverna a caballo del dirigente más joven del tablero político. Resucita el aznarismo insepulto, el de la guerra de Irak por las fake news de las “armas de destrucción masiva”. Regresa el nacionalcatolicismo y la recentralización de España “una, grande y libre”. Y con él toda la carcundía que arrastraba aquella Alianza Popular (AP) inscrita genéticamente bajo palio del franquismo. La “reconquista” de Casado (Dios, Patria y Rey), gracias al impulso del aparato del partido, y contra el escrutinio de las bases en el envite inicial vuelta (37%-34%), deja la era Rajoy como la de un líder moderado.

Llega la nueva derecha camisa vieja, y Ciudadanos hereda como trofeo el cetro del centro derecha. Mientras, el PSOE de Pedro Sánchez, el otro beneficiado en la rifa, ya puede reivindicarse como exponente de la izquierda sin haber hecho nada para merecerlo. Porque ni geometría asimétrica ni mandangas: el centro siempre depende de donde se sitúen los extremos. La elección de Casado implicará una redistribución de espacios, habida cuenta de que la primera fuerza de la oposición se ha movido hacia atrás y a la derecha. Temas como las autonomías, la seguridad ciudadana, la educación concertada, el feminismo, los derechos de la familia, la eutanasia, el aborto, la confesionalidad, la política penitenciaria, la memoria histórica y los guiños a la policía y a la monarquía militarán a partir de ahora en el devocionario de sus ancestros.

Pero por encima de todo, la llegada de Casado a la cúpula del PP tiene que contemplarse como una prueba del miedo generado en la Marca España por el reto del soberanismo democrático. Ha sido la expectativa de desestabilización del statu quo provocado por el auge del procés y el estrepitoso fracaso de las políticas de represión, policiales y jurídicas, lo que ha armado el botón del pánico para esta renovación del pasado. Solo hay que ver la rara unanimidad de muchos medios de comunicación a favor del pretendiente, inoculando una percepción de la realidad a su favor que anulara la primitiva decisión de la afiliación popular por el continuismo marianista en la persona de la ex vicepresidenta del gobierno.

Es posible que el trabucazo político e ideológico que ya ha avanzado Casado consiga detraer para Génova 13 efectivos de Ciudadanos y de Vox, sus sangrías más evidentes en los últimos años, dando una impresión de reagrupamiento. Otra cosa es que esas nuevas señas de identidad resulten atractivas a un electorado moderno poco dado a comprometerse con ideales que exhiben la fragancia a naftalina característica del tardofranquismo. También existe el país movilizado del 15-M, del 8-M, de los jóvenes del Erasmus, del activismo ciudadano contra los gobiernos que perpetraron los ajustes y recortes que han provocado la actual precariedad vital mientras la corrupción institucional campaba a sus anchas. Dos legitimidades, una anclada en el pasado, “la España de las banderas”, y la otra mirando al futuro por elevación, sin consenso posible.

Y es precisamente de esa incompatibilidad innata de donde puede surgir la oportunidad para abrir una alternativa constituyente. Porque “el alzamiento” que pronostica la derecha sin complejos que pilota Casado supone una clara amenaza por las fuerzas políticas y sociales situadas a su izquierda y especialmente para los grupos nacionalistas proclives al derecho a decidir. O sea, esa jeringonza a la española que hizo posible con vascos, gallegos, catalanes, la moción de censura “de perdedores” que tumbó al PP sin necesidad de pasar por las urnas. Si esa alianza de circunstancias responde coherentemente a la ofensiva unionista del PP del ¡a por ellos!, afirmándose como una confluencia en el terreno de los hechos, podría configurarse una suerte de Pacto de San Sebastián como el que en 1930 se coordinó para desalojar a la corte de Alfonso XIII. Algo que, solo y exclusivamente, dependerá de la que desde ahora en adelante haga el PSOE de Pedro Sánchez.

Un comentario sobre “Renovar el pasado: ¡Alianza Popular ha vuelto!

  • el 22 julio 2018 a las 13:43
    Permalink

    Desde que se empezó a elaborar para el consumo los Celtas cortos, el pretender tener ideales elevados es una desfachatez, tanto para la derecha como para la izquierda en general. Todos hablan sobre un enemigo externo y para darle realismo a “cosa” lo hacen desde el victimismo. La derecha aplica sus soluciones políticas y económicas sobre las espaldas de la clase trabajadora. La izquierda, aunque utiliza un discurso diferente no ofrece solución práctica en que se vean reconocidos los trabajadores. Y de referentes como el 15M, ni se paró el país, ni interesó a la generalidad de la ciudadanía, pues una decena de miles de cabreados en Sol, La plaza del Ayuntamiento en Valencia o en la plaza de Catalunya en Barcelona, reunidos todos ellos en permanente asamblea (Yo si que estuve allí) ha resuelto los problemas que aquejan a las clases subalternas. Otra cosa muy distinta es el oportunismo descarado de las estrategias salidas de ese movimiento. Lo del 8 de Marzo, reconociendo que fue una descomunal movilización de no se cuantos millones de personas, en una jornada reivindicativa y de paro laboral, (nunca fue una huelga general como se nos quiere hacer creer). El ritmo y la música la dicta el capital y las supuestas victorias de la izquierda no son otra cosa que puros espejismos. Esto vale para todo el país incluida Catalunya. Será esta independiente seguramente, pero, es falso y falsas todas las bondades que prometen para el siguiente día de la independencia. No está resuelto el problemón que trae consigo la cuarta revolución industrial, ni siquiera lo tienen claro los grandes capitanes de la industria, cuanto más esa raquítica izquierda, que a lo más que ha llegado es a proponer una renta mínima o básica, pasando de lejos y sin abordar el reparto de la riqueza, pero tampoco el método a seguir para la producción de la misma. Llegados a este punto, el poner la corrupción como un mal en sí (que lo es), aquí, mientras no se demuestre lo contrario todos son corruptos, incluidos los de “España nos roba” y si alguno piensa que su partido o sindicato no lo es, que se siente a la puerta de la sede de su partido y espere a que toque “Poder”.

    Urge más que nunca el encontrar una salida a la migración, que esa salida sea buena y aceptable, sobre todo para sus necesitados. La puñetera izquierda, que va de buenita, abre algún puerto para recibirles. Pero hay que acondicionarlos y no precisamente para cuarenta y cinco días. Hay que darles trabajo, empleándolos en aquello que el país necesita y que todavía no es capaz de solucionar, bien por desidia y abulia. Enseñarles la lengua y darles alojamiento. Esa es el vía que conduce hacia la riqueza, algunos quedaran en el camino, pero la vida está cuajada de derrotas y hasta la llegada de la muerte una o diez derrotas no significan nada.

    La gente del común, la que no está sujeta a disciplina de sindicato o partido, no tiene el por qué someterse a disciplina alguna (Solo la auto disciplina tiene algún sentido). Por tanto, solo se puede consensuar desde la igualdad y no desde la diferencia que le otorga la ventaja a los partidos, iglesias o sindicatos. Los intereses de unos y de otros son absolutamente diferentes y contrapuestos. Hay que retomar el boicot y la abstención cuando se nos convoque al dialogo o a la urna, nos jugamos que en ella metan nuestra cenizas, bien sean los de Dios, Patria y rey, o los de “Espanya nos roba”

    Emili Justicia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies