El bucle infinito

La Veranda de Rafa Rius

El “Procés” hacia la República de Catalunya, cada vez se parece mas a un cuento, un cuento maléfico donde el único final posible es uno triste. La situación, instalada en un bucle que tiende a infinito, con unos actores en los dos sectores del reparto, empeñados en repetir sus papeles hasta el hastío, no parece que permita vislumbrar en punto alguno del horizonte ningún factor de cambio que haga presagiar una modificación positiva y tangible en el devenir de un contexto absolutamente cerrado.

La elección in extremis de Quim Torra, no ha venido sino a confirmar el escenario. El nuevo/viejo President, con la rémora de un pasado xenófobo de odio y patrioterismo, convencido de que ya vive en la República de Catalunya y fiel escudero del president virtual Puigdemont, hasta el punto de que ha sido incapaz de ocupar su despacho, no parece que pueda suponer un claro avance a la hora de desencallar la situación. Sin olvidar el papel imprescindible de unas CUP en horas bajas -se ha hablado mucho de la evidente debacle del PP en las últimas elecciones, pero no tanto de la de las CUP que también ha sido considerable- y que supone una espada de Damocles permanente sobre la cabeza del nuevo Govern.

Si por el otro lado, contamos con un Rajoy que ejerce de Don Tancredo hasta que el toro se lo lleve por delante y con un Rivera que abomina de los nacionalismos, lo cual no le impide declararse más nacionalista español que nadie, si el Gobierno de Madrid incumple flagrantemente sus promesas de suspender el artículo 155 en cuanto fuera elegido el nuevo Govern de la Generalitat y continúa con su estado de excepción en Catalunya, jaleado y aguijoneado por Ciudadanos, cuyo aliento electoral ya siente en el cogote, y ante la aceptación pasiva del PSOE de un Pedro Sánchez que iba a revolucionar la socialdemocracia, no parece que haya demasiadas razones para la esperanza de salir del bucle.

Y con todas estas zarandajas, nos olvidamos del problema fundamental, que no es otro que el de cómo gestionar una sociedad dividida “fifty-fifty” entre los partidarios de la independencia y los de mantener el actual statu quo.

En la política vigente bajo el capitalismo neoliberal, ya está todo inventado: o se gestiona un Estado fuertemente centralizado como el caso de Francia o se organiza de manera federal como en el caso de Alemania, no hay recetas mágicas. Lo de las autonomías es una fórmula “made in Spain”, a medio camino de todo, ni chicha ni limoná, y que ha dado, como podemos ver ahora mismo, muchos más problemas que beneficios. El inconveniente es que tal vez hayamos llegado demasiado tarde, pero de no ser así, posiblemente, la organización de un Estado federal sería la menos mala de las soluciones.

Porque lo que parece indudable es que, si las circunstancias siguen como hasta ahora, la cosa no pinta ni medio bien.

Un comentario sobre “El bucle infinito

  • el 23 mayo 2018 a las 10:11
    Permalink

    Dada la incapacidad de toda la izquierda para construir un modelo de sociedad, no digo ya que sea con el marchamo de “revolucionaria”, sino una sociedad medianamente razonable por lo que se puede entender el concepto razonable desde una visión de izquierda. No seria mala cosa un modelo de Estado Federal, pero, ¿Dónde está la izquierda?, ¿Dónde el movimiento obrero? al movimiento obrero no lo ha suprimido la derecha política. Lo borró del mapa la izquierda en general y la izquierda autoritaria en particular. El tejido social está hoy dividido en compartimientos separados. Un movimiento obrero fraccionado, la mujer en general manipulada por un feminismo que nada tiene que ver con las mujeres del feminismo histórico, más coherentes aquellas mujeres con el momento que les tocó vivir. El movimiento de los pensionistas parece ser que a día de hoy un cierto grado de coherencia, pero con un peligro que no solo le acecha desde la derechona, también corre l riesgo de ser abducido por unos sindicatos que ya poco o nada ofrecen a los trabajadores en general, por tanto, un cambio de táctica para hacer nuevos parroquianos o tontos útiles a quienes representar.
    Con esos mimbres y esas tramas poco o nada se puede tejer… Cierto que un Estado federal sería lo menos malo, pero un estado Federal con coherencia, no vaya a ser como ocurrió en los años setenta del siglo diecinueve, cuando el movimiento republicano de la época protagonizó un particular 15M conocido como la “revolución Cantonalista” basado en el federalismo. En donde el Cantón de Cartagena quería federarse con el estado de Texas de Norteamérica de forma vehemente y a su vez giraban la cabeza y los ojos sobre el problema de la esclavitud en Cuba y Filipinas. El Cantonalismo federalista del siglo diecinueve, del que tan orgullosa se siente la izquierda en general, no fue otra cosa que una representación bufa de una opereta del peor estilo.
    La derecha no está exenta de problemas, ni tiene alguna solución que contente a todos. Pero a diferencia de la puñetera izquierda, si sabe quienes son los que tienen que pagar la factura de los desaguisados habidos o por haber.
    No veo una solución factible para el problema de España, cuando la solución solo puede ser y es España y no Europa como decía Ortega y Gasset, (dos filósofos fundidos en uno, pero que no llegaba a medio). La izquierda heterodoxa y no autoritaria portuguesa lo tiene muchísimo más claro, abandonar el chovinismo patriotero, sea españolista, catalán o vasco. La federación Ibérica de los pueblos peninsulares es una opción poco o nada desarrollada, pero que podría dar muchísimo juego al problema de España contra si misma y contra Europa.

    Que nadie piense que lo expuesto aquí sea una formula mágica de un iluminado, todo lo contrario, es una opinión un tanto peregrina, como peregrinas son las soluciones que desde el sectarismo defiende la puñetera izquierda, incluyendo al movimiento anarquista, feminista y demás “tocados por la gracia divina”

    Emili Justicia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies