El bulevar de los sueños rotos

La Veranda de Rafa Rius

Media Catalunya deambula atónita y perdida en el gran bulevar de los sueños rotos. Importan tres pitos los jordis y los puchis, Rajoy y sus mariachis, y en general todos aquellos que salen constantemente en los medios hablando del tema monográfico del momento. Importan bastante más los cientos de miles de personas a las que, Maiakovski dixit, se les ha estrellado la barca del amor contra la vida cotidiana. Creyeron ingenuos y de buena fe en el relato mítico de una patria republicana soñada y se han dado de bruces con la realidad de un Estado y un Capital que no saben de romanticismos ni de más patria que maximizar beneficios. Por mucha Declaración Unilateral de Independencia que hagan desde el Parlament con su exigua y extraña mayoría -las CUP anticapitalistas de la mano de la ex-Convergència capitalista y corrupta- Catalunya de momento no será independiente, fundamentalmente por tres razones:
a) No tiene ejército propio que la sostenga,
b) No tiene aliados en el exterior que la apoyen, entre otras cosas porque temen abrir la Caja de Pandora en sus propios territorios, y
c) Vivimos para nuestra desgracia en un contexto de mercado ultraliberal y los poderes empresariales y financieros, han sacado cuentas y no les interesa.

Entretanto, los sayones del capital dictan sus leyes desde el Gobierno español y aplican, implacables y persuadidos del legítimo derecho que les asiste, los artículos de su Constitución. La realpolitik se impone, al tiempo que los convencidos de su fe republicana y catalana, siguen llenando calles y plazas -cada vez menos- y planificando un futuro de fantasía en su Arcadia feliz y republicana.

Los que amamos la anarquía solemos descreer de los Estados. Tanto da que sea un Estado catalán, como un Estado español, o cualquier otro Estado, pero eso no es óbice para condolerse por tantas esperanzas frustradas, tanta energía social desperdiciada en un proyecto suicida.

Desde otro punto de vista, a ver si ahora, por fin, podemos dedicar nuestros esfuerzos a luchar para intentar solucionar otros artículos fuleros de la sagrada Constitución que afectan a la vida cotidiana de las personas, como los que hablan del derecho al trabajo, a la sanidad universal, a una vivienda digna… Por no hablar de atender debidamente a la acogida de refugiados, que son personas apátridas y tienen problemas mucho más urgentes que los metafísicos derivados de quienes somos y que Estado preferimos que nos oprima; o, sin ir más lejos, de las personas que están en la cárcel por haber ejercido su derecho a la libertad de expresión. Porque esos otros temas, lamentablemente, suscitan mucho menos espíritu de lucha y parece que invitan menos a salir a la calle que los patrióticos.

Ahora, Rajoy ha convocado en Catalunya elecciones autonómicas para diciembre, apoyado por todo el aparato del Estado, sus colegas europeos y los poderes del dinero, y así, el anhelo de una Catalunya independiente, como tantos y tantos otros, acabará en el bulevar de los sueños rotos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies