La injusticia que agrada al Príncipe

El Vaivén de Rafael Cid

Rafael Cid

Quod principi placuit legis habet vigorem”. Lo proclamó Ulpiano y lo recordó Justiniano: “la justicia que agrada al príncipe tiene fuerza de ley”. Es la técnica jurídica que impera allí donde el Estado de Derecho es una presunción que precisa confirmación y la democracia un simulacro para justificar el gobierno de los gobernados sin su consentimiento. Esto es lo que a marchas forzadas está cosechando el régimen del 78. La ley de la fuerza supeditada a la “razón de Estado”.

Empecé un reciente artículo (Auto de terminación) diciendo: “Turno para el adversario. Solo los errores del Gobierno central pueden ayudar al Govern a retomar el procés de ruptura. Que vuelva a hacer lo que en su fuero interno no desea cumplir”. No tenía mérito. Sabiendo cómo se las gasta el tinglado surgido de la transición, donde las instituciones rigen descaradamente de arriba-abajo, era previsible pensar que una melonada envuelta en una injusticia podría ser la respuesta del sistema a los discrepantes. Y en eso ha consistido la prisión incondicional decretada contra Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, los portavoces de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y de Ómnium Cultural, respectivamente. En un país donde siguen a su aire grandes corruptos y malhechores de postín, condenados o en espera de juicio, como los Urdangarín, Bárcenas, Griñan o Chaves.

Una magistrada de la Audiencia Nacional (AN), Carmen Lamelas, ha cometido la proeza de meter en la cárcel madrileña de Soto del Real a dos ciudadanos activistas de la sociedad civil. Con un auto revelador de la larga sombra que proyecta sobre esa jurisdicción su predecesora en el tiempo: el Tribunal de Orden Público (TOP) franquista. Porque el delito de sedición que Lamelas tipifica, aplicado a dos paisanos que ejercen su derecho a la protesta contra actos de despotismo estatal, supone una clara recepción de la legislación penal de la dictadura en la democracia. La justicia que agrada al príncipe, ejecutada por una operadora jurídica fogueada en el equipo del ex ministro socialista Francisco Caamaño en la etapa de Rodríguez Zapatero.

Y de un titular de Justicia a otro que solo acierta cuando se equivoca. Es verdad, como afirma Rafael Catalá, sin darse cuenta de la trascendencia de su ocurrencia, que Cuixart y Sánchez no son presos políticos sino políticos presos. Porque, efectivamente, lo que la heredera del funesto TOP intenta conseguir es descabezar al movimiento de base que dinamiza el derecho a decidir. Al margen de lo que cada uno piense sobre el pantanal del independentismo, es evidente que en esta ocasión la clase política catalana va a rebufo de la calle. Es la gente la que hace política en Catalunya, la protagonista de la polis, y por tanto si, es verdad, los Jordis son auténticos políticos presos. Una anatema para una Marca España que necesita para prosperar que todo esté atado y bien atado y que los profesionales de la política guarden el rebaño.

Porque la temida secesión ya se ha producido. Exactamente donde menos lo esperaban sus negadores. En su núcleo duro. Tanto si volvemos a las esencias patrióticas de la casa-cuartel o si exploramos horizontes de prometida grandeza, lo que ha saltado por los aires es la legitimidad de la arquitectura jurídica en que asentaba sus reales la monarquía parlamentaria. Primero fue el Tribunal Constitucional (TC), allá en 2010, con una bestial purga del Estatut que le desenmascaró como tribunal político de guardia. Y ahora la Audiencia Nacional, con el órdago de los “políticos presos”, recordando que el fantasma del TOP aún recorre España centinela alerta. La prueba está en la forma en que el auto de la jueza Lamelas ha sido jaleado por la opinión publicada más señera. “La justicia actúa”, editorializaba El País el martes 17, con pleno conocimiento de causa. Al fin y al cabo, el juez de Tribunal de Orden Público número 2 de Madrid, Diego Córdoba, fue hasta su fallecimiento el jefe de la asesoría jurídica del diario de Juan Luis Cebrián desde su fundación.

2 comentarios sobre “La injusticia que agrada al Príncipe

  • el 18 octubre 2017 a las 12:26
    Permalink

    ¿Cuál es el nombre del RÉGIMEN POLÍTICO o bien FORMA DE GOBIERNO que existe en esta horrible y corruptísima España?

    Decía un tal Benito Mussolini que “El fascismo consiste en que todo está dentro del Estado, nada contra el Estado, no puede ni siquiera existir nada fuera del Estado”, es decir, ni Sociedad Civil, ni Sociedad Política Emanada de la Sociedad Civil, ni (obvio) Separación de Poderes, ni Representación Política ni Sindical del Votante-Elector, ni (obvio) tampoco Una Constitución Verdadera-Democrática: ¡¡¡¡¡¡TODO LO HACE, DESHACE, MANIPULA, MAFIOSEA, USURPA, LEGISLA, EJECUTA, JUZGA, PONE, QUITA, ENCARCELA, OTORGA, ETC. ‘EL PEQUEÑITO APARATO ESTATALISTA, QUE ES UN BLOQUE UNIFORME’!!!!!!

    ¿Qué diferencia hay entre aquellos pobres analfabetos, víctimas, poco menos que acémilas que chillaban “¡¡¡¡¡¡VIVAN LAS ‘CAENAS’!!!!!!” y estos pobres analfabetos y orgullosos de serlo que chillan lo mismo con otras expresiones idénticas?

  • el 24 octubre 2017 a las 15:44
    Permalink

    La cosa esta de cataluña es la primera rebelión de ricos contra pobres que prospera dando una imagen revolucionaria. Si a lo malo de lo Reaccionario de este movimiento le unimos el aire pijo y cursi
    (con el millonario Guardiola de intelectual orgánico y una televisión pública con un sueldo medio de 48 mil euros) de su ropaje propagandístico…la cosa queda para el arrastre.

    La parte lisérgica es ver a toda izquierda y a los sedicentes libertarios viendo este charco una oportunidad política.

    Creo que ya soy muy mayor. No pudo conmigo el cristianismo de pequeño va a poder el nacionalismo conmigo ahora que ya la edad me va venciendo. Qué religión más vulgar. Eso sí…tiene untada a casi toda la izquierda. A mi no me tocó en el reparto. Por gilipollas.

    Viva el pais valensiá y tal….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies