Merkel forever

La Veranda de Rafa Rius

Ajena a nimiedades como la limitación de mandatos, Angela Merkel ha ganado por cuarta vez consecutiva las elecciones alemanas al frente de las cristiano demócratas del CDU. Ha vencido uno de los últimos supervivientes de los partidos de la Democracia Cristiana que triunfó en Europa tras la Segunda Guerra Mundial. Nota bene: Obsérvese el claro oxímoron, la contradicción en los términos entre democracia y cristiana. ¿Cuándo ha tenido algo que ver el cristianismo con la democracia? Centrándonos en su secta numéricamente más importante, nuestra amada Iglesia Católica: desde la elección de los papas hasta la organización de los conventos y parroquias, por no hablar de las órdenes religiosas, las estructuras piramidales, autoritarias y misóginas se repiten invariablemente en la no tan Santa Madre Iglesia. Pues bien, como digo, en Alemania ha ganado –sea lo que fuere- la Democracia Cristiana de Merkel con un tercio de los votos de las personas que han acudido a votar.

Con una mayoría minoritaria, insuficiente para hacer de su capa un sayo, como le ocurre a su buen amigo Rajoy, va a tener que hacer labores de encaje de bolillos para formar gobierno. En su contra el empecinamiento a toda costa en la políticas de austeridad. En su haber la acogida de refugiados que en 2016 se acercaron a los 300 000 y en 2017 se espera una cifra similar, de ellos 60 000 menores solos. Veamos que mimbres tiene a su alcance para formar gobierno:

SPD; el partido socialdemócrata, con un 20% ha obtenido los resultados más bajos de su historia en sintonía con sus hermanos del PSOE aunque no tanto como el desastre total de sus colegas del Partido Socialista Francés. En cualquier caso, ya han advertido que de colaborar en el gobierno nada; la Grosse Koalition ha muerto porque a los socialdemócratas no les ha ido nada bien. El poderoso partido que en los años setenta, con Willy Brandt de líder, fue el soporte ideológico y económico de Felipe González, al parecer prefiere quedar en la oposición y de paso hacérselo mirar para ver qué es lo que no funciona.

AfD: Alternativa por Alemania. La extrema derecha xenófoba y nazionalista. En tercer lugar, con un 13% entra por primera vez en el Bundestag, en sintonía con el Norte y el Este de Europa, donde los partidos ultras suben significativamente. Curiosamente su mayor implantación se ha producido en los Länder de la antigua Alemania Democrática a pesar de una supuesta educación socialista durante 45 años. Es difícil que entren en el Gobierno pues para Merkel supondría un lastre demasiado pesado.

FDP: los liberales, con un 10’7% han dejado de ser los tradicionales terceros en discordia. En cualquier caso son los aliados más previsibles de Merkel, aunque juntos no suman suficientes escaños en un parlamento de 355, con lo que necesitan un tercer socio.

Die Linke: los rojos de toda la vida. Excomunistas, han aumentado 5 escaños, alcanzando los 69 aunque se han estancado en torno a un 9% de los sufragios. Es impensable una alianza con Merkel pues sus programas son diametralmente opuestos.

Die GRÜNE: los Verdes. Ya han formado parte del Gobierno en alguna ocasión. A pesar de las diferencias de programa y concepto, el Partido Verde alemán siempre ha sido bastante acomodaticio con lo que se perfila como tercer socio del Gobierno de coalición.

Dados los colores de los respectivos partidos –negro, amarillo y verde- ya empieza a conocerse como la coalición jamaicana. Ojalá fuera cierto y acabáramos viendo a la Merkel con rastas y a los ministros fumando mariguana a ritmo de reggae. Posiblemente las cosas en Alemania y Europa irían bastante mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies