Sobre la discutible utilidad del voto útil

abstencion-valenciaAntonio Pérez Collado, Secretario General CGT PV

Pasadas (también por agua) las obligadas vacaciones y procesiones de Semana Santa, nos encontramos metidos de lleno en otra repetitiva y tediosa campaña electoral. De nuevo el buzón rebosante de salutaciones y falsas promesas de quienes en los últimos cuatro años han pasado absolutamente de nosotros y de sus promesas anteriores; otra vez los mítines para incondicionales y los debates insulsos; un mes de sonrisas ensayadas y frases incluso menos graciosas que originales, destinadas rellenar telediarios.

El debate político y los programas electorales se ven reducidos a compromisos imposibles de cumplir (aunque tuvieran voluntad de hacerlo, que ya lo dudo), a una guerra a base de los insultos más burdos, y a la competencia entre los asesores, peluqueros, jefes de prensa, maquilladores, etc. de los respectivos candidatos para lograr arañar unos puntos en las encuestas de intención de voto: todo, todito, todo como la última vez; o peor, si me apuráis.

Lo dicho hasta aquí lo sabe todo el mundo, lo que nos óbice para que sesudos ciudadanos y hasta viejos compañeros de utopías olvidadas y derrotas honrosas, cada vez que entramos en campaña se pongan nerviosos ante la gran responsabilidad que la Democracia ha dejado en sus manos. Poniéndose en su piel, la excitación estaría más que justificada: saben que todos mienten y que muchos se corrompen, pero el voto es sagrado y una posibilidad (remota, a juzgar por los muchos y fallidos procesos habidos desde la Transición) de que algo cambie.

Pero estos amigos no se resignan a meter la pata ellos solos; quieren que otros (que, a su juicio, no vemos el peligro que corre el país si cae en manos de los malos) les acompañemos ahora en ese doloroso camino hacia las urnas. Primero nos dan la razón en que no hay ningún partido que merezca la confianza de la gente honrada y trabajadora, para a renglón seguido advertir que si seguimos con nuestra demodé y peligrosa postura abstencionista, estaremos permitiendo que el resultado de las elecciones sea contrario a los intereses populares. La ecuación es incontestable: si la gente de izquierdas no vota, votarán todos los electores de derechas y con un partido conservador en el Gobierno, la Comunidad o el Ayuntamiento empezarán los recortes de derechos y libertades.

Ante tal alarde de científica reflexión y profundidad de análisis, humildemente me permitiré alguna tosca aportación sobre las experiencias más recientes. En primer lugar, algo que pocos analistas y ningún tertuliano saben o quieren ver: si lo habitual en todos los procesos es que se abstenga la misma gente (pongamos un 30%) es evidente que será el 70% que siempre vota el responsable de que gane uno u otro partido. No creo justo que se culpe del fracaso de una candidatura a los que, de entrada, ya teníamos decidido no participar en la votación.

Por otro lado, resulta complicado atraer a los abstencionistas contumaces y activos, cuando las alternativas que se nos ofrecen (descartada la derecha más reconocible) son, o bien unas candidaturas confeccionadas para la ocasión con los restos de naufragios anteriores, o como mal menor el voto al PSOE, que por lo menos defiende la cultura, lo público y no amenaza las conquistas del Estado del bienestar.

Desde luego que eso sería así con Pablo Iglesias, porque de las etapas de Felipe González y Rodríguez Zapatero lo que se recordará por los que las hemos vivido son la entrada en la OTAN y la participación española en cuantas aventuras militares han interesado al amigo americano, las privatizaciones de servicios públicos y el cierre de los más importantes sectores industriales del país, la pasión por la urbanización de costas y montes, la apuesta por grandes infraestructuras como las autopistas y el AVE (sin olvidar otras obras faraónicas, que tanto brillo dan a quien las inaugura), el abaratamiento del despido y los contratos basura, el recorte de las pensiones y el socialismo al revés: a sea, quitar a los pobres para darle a los bancos.

Si la Justicia fuera tan eficaz y rápida con los ricos y poderosos como lo es cuando se trata de embargar a los pobres o expulsar a los trabajadores extranjeros, a estas horas faltarían políticos para sustituir a todos los cargos públicos que, presuntamente, se han pringado en los cientos de casos de corrupción que salpican toda la geografía y todo el abanico parlamentario.

No sé cuantos compañeros angustiados habré tranquilizado con esta reflexión, ni estoy seguro de que vamos a dejar de ser acusados los de la abstención activa de irresponsables o pasotas. Lo que sí pediría es un poco de respeto para quienes llevando tantos años en la lucha social, nos negamos a votar por la “cara a” o la “cara b” del sistema capitalista. Nosotros respetamos tanto el derecho de los churumbeles a seguir colocando los zapatos en el balcón (para que los llenen de regalos sus graciosas y orientales majestades) como el de los buenos ciudadanos a equivocarse cada cuatro años, esperando acertar con su voto en la siguiente cita electoral.

Antonio Pérez Collado, Secretario General CGT PV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies