Cuando el internacionalismo es tan solo una hermosa palabra vacía

La Veranda de Rafa Rius

Una cosa es predicar y otra muy distinta, dar trigo. En ocasiones –no muchas- los refranes vienen al pelo. Sería el caso de lo que sucede con partidos autocalificados de izquierdas (PODEMOS, IU y En Marea) y sindicatos que se consideran obreros (CCOO y UGT) que presumen a la mínima ocasión de internacionalistas. Se trataría de defender los intereses de los parias de La Tierra vengan de donde vengan y vivan donde vivan. Pues bien, lamentablemente, en cuanto entran en conflicto sus intereses, se olvidan de sus ínfulas internacionalistas y enseñan la patita nacionalista y hasta localista.

Todo esto viene a colación de la reciente visita de nuestro querido Rey Borbón a la monarquía hermana de Arabia Saudí y el contrato que se ha traído para la construcción de cinco corbetas, destinadas sin duda a bloquear, como viene haciendo, los puertos yemeníes y contribuir así a la hambruna y la masacre perpetradas por la monarquía saudí y sus aliados (tampoco sería oportuno olvidar que el gobierno español es desde hace muchos años un acreditado proveedor de armas para el régimen árabe, que a su vez se las queda o las hace llegar a conspicuos pacifistas de la zona como el ISIS o Al Qaeda)

Así las cosas, ¿Qué hacer con los astilleros de Navantia en la bahía de Cádiz y El Ferrol? ¿Estamos por aceptar la carga de trabajo para un sector depauperado y miramos hacia otro lado cuando pensamos a quién y a qué van destinados los barcos? ¿O pensamos en las personas, en los ancianos y niños yemeníes que van a ser masacrados con la ayuda de esas mismas fragatas? Difícil y peliaguda cuestión, porque el Yemen queda muy lejos y las elecciones sindicales, municipales y hasta legislativas, no tanto. Resulta muy complicado resolver ciertas contradicciones cuando se trata de elegir entre lo malo y lo peor.

El compañero Kichi, alcalde de PODEMOS en Cádiz y el no menos compañero Jesús Peralta del Comité de Empresa de CCOO, se han manifestado claramente a favor de construirlas: “si no lo hacemos nosotros lo hará cualquier otro país” (¿?) metiendo en un complicado berenjenal a sus respectivas organizaciones que no saben cómo justificar tan importante venta de material militar a una dictadura teocrática que últimamente se dedica al ejemplar deporte de bombardear objetivos civiles así como convoyes con alimentos y medicinas destinados a la población yemení. Complicado lo tienen de justificar, sobre todo si tenemos en cuenta sus reiteradas manifestaciones en sentido contrario y su decidido antimilitarismo cuando no les tocaba de cerca la cuestión. En cualquier caso, como el dondedijedigodigoDiego es moneda habitual en sus declaraciones de principios, aquí no pasa nada.

No hay problema: A propósito de la visita del Rey a Arabia, la Secretaría de Relaciones Internacionales de PODEMOS emitió un comunicado conteniendo una “queja formal” (sea ello lo que fuere) instando al gobierno “a cesar en la venta de armas a países como el régimen saudí sobre los que pesan acusaciones de violar los derechos humanos”. Teniendo en cuenta las declaraciones de su alcalde de Cádiz, queda un poco contradictoria la cosa, pero así, todo solucionado. ¡ Y a los yemeníes que les den!

Ya digo: internacionalismo, ma non troppo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies