Paradojas aparentes

La Veranda de Rafa Rius

Existen paradojas paradójicas -valga la rebuznancia- difícilmente explicables y otros contrasentidos que son sólo aparentes y a los que una sencilla argumentación suele despejar y hacerlos resultar de una claridad diáfana. Eso está ocurriendo últimamente con la ecuación aparentemente absurda de mayor crecimiento igual a mayor pobreza. Aquellas personas que se dedican más o menos profesionalmente a la cosa de la política, de un lado nos están machacando las neuronas con el viejo estribillo aznariano del “España va bien”, ahora en forma de cifras macroeconómicas de crecimiento. Los Sres. Ministros del ramo -Montoro y De Guindos- no se cansan de repetir el mantra del 3’5% ¡El mayor de la zona euro, oiga! España está creciendo más que Alemania, más que Francia… Mientras del otro lado del espectro parlamentario, conspicuos y sesudos analistas ponen el acento en el hecho de que paralelamente suben denodadamente todos los índices de precariedad y pobreza, especialmente entre los sectores más vulnerables: parados de larga duración, jóvenes, niños, mujeres… Esto no hay quien lo entienda, ¿No quedamos en que estábamos creciendo más que nadie?

¡España está creciendo!… Como cuestión previa habría que dilucidar qué y quién está creciendo y qué demonios es eso que llaman España, porque a esa señora tan abstracta y conceptual yo jamás la he visto. Como mucho, para comenzar a entendernos cabría hablar, no de España sino de españoles, es decir, de personas que, vengan de donde vengan, habitan un territorio formado por una buena parte de la península Ibérica. Y a ese grupo humano, considerado en su conjunto, no parece que las cosas le vayan tan bien: más del 50% de jóvenes en paro o hiperexplotados en miserables contratos basura, kellys que por un sueldo lastimoso deben limpiar tropecientas habitaciones a la hora, trabajadores que tras una sucesión interminable de contratos temporales mínimos no consiguen llegar a fin de mes, largas colas a las puertas de los comedores sociales, grupos numerosos de personas rebuscando en los contenedores, indigentes, gorrillas, migrantes sin techo trabajando en el campo por 2 € la hora… ¿Dónde está ese 3’5% de crecimiento para todos estos conciudadanos de nuestra amada patria?

La relación directamente proporcional entre crecimiento macroeconómico y aumento de los índices de precariedad hasta dibujar una situación de emergencia social, ¿Es una paradoja? Mucho me temo que no. No es más que la consecuencia lógica de unos determinados modos de producción en el seno del sistema capitalista, un sistema en el que los componentes éticos no cotizan en bolsa y por tanto no cuentan. El mercado es en esencia amoral y necio, pues, como señala Antonio Machado, no establece diferencias entre valor y precio. Lo que no devenga beneficios está de sobra. Mientras la macroeconomía de las grandes empresas y el capital financiero funcione, la microeconomía de las personas es un dato irrelevante y en ningún caso se toma en consideración en el cómputo estadístico global.
Partidos de todo signo y condición intentan fingir en el teatrillo de vodevil del congreso de diputados, que están buscando fórmulas para solucionar o al menos paliar el desastre social. Brindis al sol, palabras al viento. Entre otras cosas porque los pésimos actores que ocupan los escaños del parlamento no tienen ninguna capacidad de decisión –ni ningún afán excesivo, cabría añadir. Como de costumbre, las esferas de decisión del poder real, pillan muy lejos de la Carrera de S. Jerónimo y esas esferas no tienen ningún interés en alterar una situación que les beneficia, al menos mientras no aumente significativamente el peligro de una insurrección que haga pasar de la indignación verbal a la acción directa y eso no parece que vaya a suceder a corto plazo.

Entretanto, seguirá aumentando el número de millonarios en paralelo al de personas inmersas en la pobreza y la exclusión social. No es una paradoja, es una maldita realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies