Carta al periodista César Gavela

Artículos Perecederos.

Estimado don César:

En su artículo de opinión publicado en el diario Las Provincias (11-01-17) analiza usted (bien es cierto que de una manera un tanto visceral) las divisiones y la deriva de Podemos hacia un partido cada vez más clásico y por tanto más “partido”. Supongo que son sus opiniones personales y que toda la redacción del diario decano de Valencia no comparte a pies juntillas sus afirmaciones; por esta razón me dirijo exclusivamente a su persona y no a la Dirección de LP.
Que conste que no lo hago para defender o justificar a los líderes de Podemos, con quienes tengo casi tantas diferencias como con usted mismo y sus, indudables, ideas conservadoras. Sin ninguna esperanza de rectificación pública, me veo en la obligación de comentar algo que todavía se aplica -aunque cada vez menos, afortunadamente- en el digno gremio del periodismo. Me refiero a la costumbre o querencia por identificar anarquía y anarquismo con desorden, violencia, rudeza, apoliticismo y cosas incluso peores.


Antes de ponerme a escribirle me he tomado la molestia de consultar el diccionario de la RAE, que no es precisamente un dechado de modernismo y vanguardia en cuestión de renovación del lenguaje, pero que ya recoge entre las acepciones de “anarquía” algunas muy diferentes a la que usted le ha dado. Se las pongo a continuación para que la próxima vez se ahorre la búsqueda y pueda publicar algo con más rigor y menos carga ideológica. Estas son los que aparecen en las primeras posiciones:

1ª.- Ausencia de poder público.
2ª.- Desconcierto, barullo, caos…
3ª.- Corriente ideológica que propugna la supresión del Estado.

Como puede ver, hay una definición, que ya ni siquiera va en primer lugar -la más trasnochada- que define la anarquía como caos o desorden, pero hay otras que se refieren al anarquismo (palabra de origen griego, como usted sabe) como la ausencia de poder impuesto, como una corriente del pensamiento que busca la supresión del poder de Estado y Capital y la instauración de una sociedad libre y autogestionaria.

Como resulta que usted, señor Gavela, en su alegato contra el partido Podemos dice textualmente: “Y para qué hablar de la anarquía ideológica en la que se debate Podemos-Valencia…” pues no queda claro si lo que su escrito pretende es atacar a Podemos (intención sobre la que respeto su libertad) o también ridiculizar a una corriente del pensamiento, con varios siglos de historia y multitud de experiencias, publicaciones y aportaciones a la liberación de los seres humanos. Por supuesto que también respeto su libertad de criticar al anarquismo como idea y praxis, pero para ello hay que documentarse y citar hechos y propuestas concretas. Y de eso carece absolutamente su artículo.

Aprovechando que acabamos de conmemorar los 80 años de la revolución libertaria española, me permito recomendarle que visite (si no la ha hecho ya) las exposiciones de la fotógrafa Kati Horna (en el Museu del Carme) y la de los 80 años de la capitalidad republicana de la ciudad de Valencia (en la Nau) allí podrá ver las increíbles realizaciones económicas, sociales y culturales del anarquismo ibérico, puestas en pie a pesar de la guerra contra los militares sublevados, del abandono de las potencias occidentales y de alguna zancadilla de partidos participantes en el gobierno republicano. Precisamente, y sin ir más lejos, ese periódico en el que usted escribe fue tomado y publicado como “Fragua Social” por los trabajadores de la CNT, hasta que Franco lo confiscó y se lo devolvió a sus anteriores dueños.

No quiero robarle su precioso tiempo (en el supuesto de que no haya tirado ya a la papelera digital estas reflexiones) por lo que acabaré citando a uno de los muchísimos intelectuales y científicos que han compartido la bella idea de la Anarquía; me refiero al conocido geógrafo francés Eliseo Reclus, que dijo aquello de “La Anarquía es la más alta expresión del orden”. Lo es porque se trata de un orden, de unas normas libremente aceptadas entre iguales.

Salud, o la despedida que usted prefiera.

Antonio Pérez Collado
Ateneo Libertario Al Margen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies