¿De qué demonios estamos hablando cuando decimos populismo?

La Veranda de Rafa Rius

018 “Un filósofo dijo: el populismo se combate con menos populismo. Y yo me pregunto ¿El boludismo, con qué se combate?
– Anónimo argentino-

En cada contexto sociohistórico existen palabras contaminadas por la ambigüedad y la moda. En nuestras sociedades la palabra “populismo” es una de ellas. Su indefinición y su polivalencia, la hacen útil tanto para un roto como para un descosido. Su vaguedad y su imprecisión llegan hasta tal punto que mantiene un alto grado de sinonimia con el término “demagogia”, dentro de un tono escasamente descriptivo y sí claramente despectivo y descalificativo, y al parecer eso no sirve para advertir a quienes la utilizan que ellos mismos caen con su uso en una actitud claramente manipuladora y por tanto demagógica y populista.

Según estos finos analistas, el discurso (¿?) de Trump o el de Le Pen son populistas en la misma medida que los de Podemos o Shiriza. De Beppe Grillo ya, ni hablemos. ¿Qué tienen en común todos ellos?, ¿Qué pretenden explicarnos al designarlos a todos con tan inabarcable concepto? Al parecer no se detienen en cuestiones nimias como el hecho de que unos estén por mantener el statu quo social imperante, defendiendo los intereses del poder financiero, o, por el contrario, otros aspiren a cambiar radicalmente el Sistema social vigente. En el caso de eso que llaman España, lo único que parece obvio es que todo lo que no sea PP o PSOE, es populismo.

Las continuas -y constatables en hemeroteca- mentiras y manipulaciones del PP en las últimas legislaturas o las del PSOE en otras más remotas, no resultan populistas porque provienen de partidos del establishment y por tanto son políticamente aceptables. Desde ese punto de vista, ¿No es populista un PP que lleva la denominación de Popular hasta en el mismo nombre del partido? ¿No lo es el PSOE cuando en su acontecer político su supuesta condición de Socialista y Obrero no se ha visto por ninguna parte? A pesar de ello, ese parece ser el discurso dominante en los medios. El populista, como el culpable, siempre es el otro.

Por otra parte, debería resultar obvio que los partidos de ultraderecha no son rechazables por ser populistas -sea ello lo que fuere- sino, yendo a lo concreto, por su nazionalismo, su xenofobia, su misoginia, su homofobia… Del mismo modo, partidos autoproclamados de izquierdas, resulta de todo punto inaceptable que sean metidos en el mismo saco bajo la etiqueta nebulosa del populismo ¿Cuáles son las razones que han llevado a Shiriza a transigir con las imposiciones de la Unión europea? ¿Qué hay de cuestionable en la actuación de la alcaldesa de Roma, perteneciente al Movimiento Cinco Estrellas? ¿Por qué Podemos ha abandonado su primitiva estructura horizontal de Círculos para devenir una pirámide de poder? ¿Qué hay de cierto en estos planteamientos? Ese tipo de preguntas son las que deberían guiar nuestra reflexión en contextos históricos, geográficos y políticos tan diversos en los que a la hora del análisis se hace necesario contextualizar, concretar y matizar. De nada sirven las descalificaciones genéricas y confusas, para nada inocentes, de no ser para fortalecer las estructuras de poder de aquellos partidos que convienen al Sistema vigente.

Sería bueno que no cayéramos en la trampa de prestar oídos al uso y abuso de palabras comodín como “populismo”, que conforman un latifundio semántico que, pretendiendo abarcar tanto y nombrar tantas cosas, en último extremo no dicen absolutamente nada y no sirven para nada que no sea para -una vez más- llevarnos al huerto que les interesa a los que pretenden controlar nuestras vidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies