Entrevista a Ràdio Klara

Libre Pensamiento

LP82Félix García Moriyón entrevista a Manolo “Totxa” periodista y responsable del programa matinal LLIURE DIRECTE de Ràdio Klara y miembro del Centro de Estudios y Comunicaciones Alternativas.

Ràdio Klara se ha convertido en estos momentos en una de los ejemplos más significativos de radio libre. ¿Puedes contarnos cómo fue el origen de esta emisora?

La primera emisión de Ràdio Klara fue el 22 de Marzo de 1982, se emitió desde la cocina de una vivienda de Moncada, localidad cercana a València. Pocos días antes, en el programa “La Barraca” de Radio Nacional de España dirigido por Manuel Ferreras, sonaba una maqueta denunciando los graves problemas de funcionamiento de la central nuclear de Almaraz y anunciando las próximas emisiones de Ràdio Klara. Unos meses más tarde los medios oficialistas (del régimen) se hacían eco de esas anomalías y gracias a la movilización popular se lograba cerrar esa central nuclear averiada.

Pero esto no surge por generación espontánea, unos años antes, en 1979 durante unas jornadas culturales organizadas por el movimiento libertario, nació la inquietud de crear un medio de comunicación propio, que llegara a la gente, para poder comunicar aquello que los medios del régimen, del poder, quieren silenciar: movimiento anarcosindicalista, antimilitaristas, ecologistas, antinucleares, por la liberación sexual… Entre todos hicieron posible aquel lema que comenzó a dar sentido a los medios de comunicación libres: “Dar voz a l@s sin voz”.

El comienzo no pudo ser más esperanzador: se hacen eco de vosotros los grandes medios y contribuís eficazmente al éxito de una lucha concreta. ¿Cuántas personas estuviste involucradas en esos primeros momentos en la gestión del día a día? ¿Eran todas libertarias?

Digamos que el colectivo que se encargaba de la gestión de la radio y que sacó el proyecto adelante lo formaban alrededor de 12 personas vinculadas todas ellas al movimiento libertario. Hay que recordar que la idea de poner en marcha Ràdio Klara nace de unas jornadas culturales de aquella CNT de 1979. Después fueron incorporándose más personas al proyecto no todas de CNT ni que se definieran como libertarias, pero siempre con unas líneas rojas, que se dice ahora. En Ràdio Klara tenemos claro que personas que defiendan el autoritarismo en cualquiera de sus formas no tienen cabida en el proyecto.

¿Es el autoritarismo la única «línea roja» o hay algunas otras exigencias ideológicas? En todo caso, ¿puedes darme una breve definición de autoritarismo?

En Ràdio Klara no pedimos ningún carnet para poder realizar un programa, lo único que exigimos es un claro respeto por los derechos humanos, los límites que se pusieron quienes comenzaron esta aventura fueron “no al fascismo” y “no al estalinismo”. Y en cuanto a la definición de autoritarismo, más que una definición podríamos dejarlo en la cita de Bakunin “Libertad sin socialismo es privilegio e injusticia; Socialismo sin libertad es esclavitud y brutalidad”.

Puede valer por el momento la definición que me das. Supongo que esa definición ayuda a resolver problemas, pero no del todo. ¿Habéis tenido en vuestra larga historia algún conflicto relacionado con esas líneas rojas que, sin duda, son necesarias?

Sí a lo largo de estos ya 33 años algún que otro disgusto hemos tenido. Hace aproximadamente un año tuvimos un problema con un programa magazine de entrevistas en el que el responsable invitó a un portavoz de la Asociación de Víctimas del Terrorismo y entre los dos hicieron apología de la pena de muerte. Años atrás alguna colaboradora de un programa de Ràdio Klara se le ocurrió utilizar el nombre de Ràdio Klara, sin consultar y por supuesto sin contar con el consentimiento de Ràdio Klara, para apoyar a ETA. O desde los mismos comienzos tuvimos un problema con un compañero que por aquel entonces pertenecía al PCE (ml) que pretendía sortear entre los oyentes las obras completas de Stalin, sin embargo posteriormente este compañero permaneció durante mucho tiempo en Ràdio Klara y realizó una gran labor con programas pioneros sobre el mundo que ahora se conoce como LGTB. Eran principios de los años 80.

Vamos a pasar a otro tema importante. Cuando ves la programación de Ràdio Klara te asombra que se ofrezca una parrilla tan variada de programas y que además emitáis todo el día. ¿Cuánto tiempo os costó llegar a ofrecer una programación de esa calidad y variedad?

La consolidación de la programación de Ràdio Klara ha pasado por diferentes etapas. El primer hito podríamos situarlo cuando el proyecto nos llevó a decidir que debíamos dejar de escondernos para emitir cada día desde un lugar diferente: no teníamos que escondernos para ejercer nuestro derecho a la libertad de expresión (aunque esto nos costó 3 cierres de la emisora y sus correspondientes enfrentamientos con las autoridades y posterior vuelta a las emisiones) y situamos nuestros primeros estudios en un local del sindicato de jubilados y pensionistas de CNT. Estamos hablando del año 1984. A partir de esa decisión ya se pudo pensar y conseguir las 24 horas de emisión ininterrumpida. Otra fecha a señalar es la consecución de la licencia de emisión que se consigue en 1991, después de un largo y duro debate interno, que nos permite poder centrar todos los esfuerzos precisamente en hacer radio y no estar pendientes de si nos cierran, precintan y de cómo defendernos de estas agresiones. El siguiente paso ha sido consolidar una programación matinal en directo, que parece que lo hemos conseguido finalmente con LLIURE DIRECTE desde 2010. Todo esto junto a los programas que realizan en Ràdio Klara distintas organizaciones, movimientos sociales o personas que ven en nuestra emisora un proyecto serio, no sectario y con unos valores claros que viene demostrando desde hace más de 30 años.

Sin duda conseguir la licencia y convertirse en una radio «normalizada» fue un paso decisivo para la consolidación del proyecto, por más que la institucionalización hiciera perder algo del espíritu inicial. ¿Se produjeron cambios organizativos importantes al dar ese paso? ¿Cuál es ahora el modelo organizativo de Ràdio Klara?

En efecto, el debate fue duro como ya hemos comentado. Hubo gente que abandonó el proyecto porque pensaban que el aceptar la “legalización” iba a suponer que nos tuviéramos que callar sobre ciertos temas o que sólo por ser “ilegales” íbamos a ser mejores. Yo creo que, vista la trayectoria de la radio, estamos en condiciones de asegurar que eso no ha sido así. Hemos seguido explicando la realidad desde nuestro punto de vista y poniéndole el micro delante a todos los colectivos que hemos creído que tenían cosas que decir. En cuanto al aspecto organizativo tampoco cambió después de esto. Desde los inicios Ràdio Klara ha sido gestionada por el colectivo C.E.C.A. (Centro de Estudios y Comunicaciones Alternativas), se trata de un grupo de afinidad que ya antes de la puesta en marcha de la radio organizó jornadas culturales, editó obras musicales y varios actos culturales, si bien es cierto que en un momento dado se apostó por una gestión más abierta en la que participaba todo aquel que pasara por la asamblea (programas, socios, oyentes e incluso quién estuviera en el local aunque no tuviera nada que ver con Ràdio Klara). Como podéis imaginaros aquello no funcionaba y la asamblea estaba bloqueada y desde C.E.C.A. se optó por recuperar la gestión y en esas estamos. En estos momentos la gestión diaria recae en C.E.C.A. con reuniones periódicas con el conjunto de programas. Bien es cierto que en estas crisis hemos perdido a compañeros y compañeras que nos gustaría que hubieran continuado en Ràdio Klara, también hay que decir que a mucha de esta gente la hemos vuelto a recuperar para la causa y vuelven a colaborar con Ràdio Klara.

Es una interesante reflexión. Entiendo que habéis mantenido un equilibrio entre la frescura y vitalidad de la «Radio libre» y la solidez organizativa de una radio legalizada. Ahora bien, me gustaría que explicaras algo mejor por qué la asamblea no funcionó y cuál es la diferencia entre el modelo asambleario y el que aporta el C.E.C.A.? Creo que la pregunta es importante porque gran parte del movimiento libertario pone la asamblea como el ámbito en el que se materializa el ideal autogestionario y se garantiza la participación abierta de todas las personas.

Yo no voy a negar que la asamblea sea posiblemente el método más horizontal para tomar decisiones. Es más en C.E.C.A. funcionamos asambleariamente, pero también es muy fácil de manipular y de bloquear. Unos ejemplos de lo que sucedió a Ràdio Klara son los debates interminables sobre si se debía poner música desde el CD o si ese formato era hacerle el juego a las multinacionales y a la industria musical o si los estudios debían pintarse de lila o de rojo y negro o…, pero mientras tanto los estudios sin pintar. Son anécdotas, pero se puede trasladar al mantenimiento de los equipos de emisión, al control económico, las cuotas de los programas… Además la asamblea puede ser manipulada por una persona o un grupo que maneje buenas técnicas discursivas. La asamblea necesita de implicación para ir, opinar, buscar y llegar a consensos y después llevar a la práctica las decisiones tomadas y no tener que volver al mismo tema porque en la anterior asamblea la decisión no ha sido la que yo quería. Desde C.E.C.A. consideramos que la radio no tiene que ser un fin en si misma, más bien es un medio para conseguir un fin y para ello tenemos que asegurar que cuando alguien hable al micro todo funcione y se escuche en el receptor. Por estas razones consideramos que la gestión diaria mejor llevarla desde el grupo de afinidad y organizar reuniones periódicas con los programas y comentar el funcionamiento de la radio, posibles mejoras, eventos a celebrar…

Señalas con acierto algunos de los problemas intrínsecos del asamblearismo, lo que no significa renunciar a mantenerlo como criterio de actuación y como ideal regulador que orienta lo que debemos hacer. Además, como queda claro en vuestros definición, sois autogestionarios y asamblearios. Pasemos a otro tema. Resulta interesante la implicación de los escuchantes, algo que interesa a todos los medios de comunicación y que vosotros planteáis de manera explícita en vuestro proyecto: afirmáis que Ràdio Klara es «participativa. Está al servicio de la comunidad donde se integra, potenciando la unificación de los conceptos emisor/receptor.» ¿Puedes explicar cómo se concreta esa participación y esa unificación entre emisor y receptor?

La participación de la audiencia es una seña de identidad de Ràdio Klara desde prácticamente sus inicios. Primero a través de un apartado de correos, después ya a través del teléfono y ahora aprovechando las oportunidades que nos ofrece internet. Hablamos de romper con la barrera emisor/receptor, somos conscientes del poder que tenemos al estar delante del micro y para romperlo queremos que sea lo más bidireccional posible, que quienes nos escuchan sean protagonistas también de la programación de la emisora y para ello les pedimos que participen explicando, denunciando qué ocurre en sus barrios, en sus pueblos, realizando preguntas a los entrevistados, dando su opinión y reflexionando sobre lo que se está comentando o se ha comentado en la radio. De esta manera conseguimos que el receptor se convierta en emisor de información u opinión y quienes estamos en los estudios a su vez en los receptores de sus informaciones y opiniones. Desde la aparición de Internet y las redes sociales virtuales es mucho más fácil. Y aunque ahora puede ser habitual en muchas emisoras, en Ràdio Klara y en las radios libres fuimos pioneros a la hora de abrir las líneas telefónicas a la audiencia; eso sí en Ràdio Klara no preguntamos antes qué es lo que vas a decir, simplemente preguntamos si quieres participar en la emisión y te damos paso.

Personalmente he participado en varios debates, algunos provocados por el programa en el que participo todas la semanas, y me han parecido interesantes. ¿Tenéis un cálculo de la audiencia que os sigue en directo por radio o por Internet, o por descargas posteriores?

Es difícil saber cuánta gente nos escucha a través de la FM, para ello hacen falta estudios de audiencia y son bastante caros para nuestra economía. En 2010 sí que nos decidimos a hacer uno y sus resultados volvieron a hacernos ver que nos escucha más gente de la que creemos. Ese estudio habla de que en 2010 Ràdio Klara la seguían de forma habitual más de 82.000 personas en València y su comarca. Eso representaba un incremento de la audiencia de unos 10.000 oyentes en un año, el estudio constaba de dos encuestas distintas. Gracias a las llamadas telefónicas y a la audiencia por internet que es posible controlar mejor, podemos hacer una estimación de que la cantidad de gente a la que llegamos es mayor (por Internet ha aumentado en más que el doble). La emisión en directo por Internet en un día puede llegar alrededor de 500 personas distintas, siendo alrededor de unas 5.000 personas distintas en el periodo de un mes. Eso sin contar los acontecimientos extraordinarios, casos como la Primavera Valenciana, los días posteriores al accidente de la línea 1 del metro de València, momentos cumbre del 15M, los atentados terroristas del 11M, emisiones especiales para las marchas de la dignidad, coberturas de las huelgas generales … en los que la audiencia por Internet se multiplica por más de 10 y suponemos que también nos escuchará más gente por FM.

Esta última respuesta me da pie a preguntarte por la sostenibilidad económica del proyecto. Desde luego un proyecto como este necesita muchas personas que dediquen de manera generosa y gratuita su tiempo a sacarlo adelante, pero también necesita dinero para afrontar los gastos. ¿Cómo habéis planteado la financiación del proyecto? ¿Esa financiación incluye la existencia de trabajadores con un contrato y un salario mensual?

Ràdio Klara se financia a través de las cuotas de quienes hacemos programas, de suscriptores, donaciones puntuales de oyentes y patrocinios de organizaciones sociales y comerciales. Esto nos permite el día a día y medio sueldo de un trabajador autónomo; para gastos extraordinarios tenemos que recurrir a campañas de aportaciones puntuales de la audiencia, de esta manera hace dos años conseguimos recaudar 8.000 euros que nos sirvieron para cambiar el emisor.

Supongo que sería bueno conseguir una financiación más sólida, pero parece que lo vais solucionado. ¿Qué planes tenéis para el futuro?

En un futuro queremos consolidar un espacio similar al de las mañanas por las tardes, ya hemos hecho algún intento a lo largo de este último año pero no ha sido posible. También tenemos la sensación de que nos falta llegar más a la gente joven, por las llamadas que recibimos notamos que nos falta esa participación de la juventud aunque tal vez utilicen más las redes sociales y ahí es más difícil saber las edades de quienes comentan. Y relacionado con este último punto, ver cómo aseguramos la gestión de la radio en el futuro; bien es cierto que sí que hay bastante gente joven haciendo programas en la radio, aunque no sabemos hasta que punto se implicarían en la gestión diaria de la emisora.

Grandes y hermosos proyectos. Confío y deseo que salgan bien. Como sabes, esta entrevista aparece en un monográfico de Libre Pensamiento dedicado a la participación política. Teniendo esto en cuenta, ¿querrías añadir algo más para terminar?

En primer lugar agradecer a Libre Pensamiento que haya pensado en un proyecto como Ràdio Klara para este monográfico. Sobre la participación política me gustaría resaltar la importancia que debe tener la información previa a cualquier toma de posición y para ello los medios de comunicación libres en los que se da voz a todas las voces silenciadas, o mejor dicho donde todas las voces tienen la posibilidad de ser escuchadas; son necesarios por lo que debemos potenciar los existentes y crear nuevos para llegar y que participe cuanta más gente sea posible. La reivindicación más importante que desde prácticamente los inicios de los medios libres estamos exigiendo es que se legisle para democratizar las ondas y que además de reconocer la existencia del tercer sector de la comunicación se desarrollen los reglamentos que protejan a estos medios de los ataques tanto de la administración como de los medios privados.

Muchas gracias a ti por mantener, junto con otras personas, una radio tan necesaria como Ràdio Klara y por haber respondido a estas preguntas. Me alegra estar aportando un pequeño granito de arena a que esta radio funcione.

Un comentario sobre “Entrevista a Ràdio Klara

  • el 13 junio 2015 a las 11:32
    Permalink

    Por favor, pueden indicarme cuando repetirán el programa emitido hoy sábado a las 10:00 horas sobre energia solar-fotovoltaica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies