La partidita

Desde la franja de Mieres. Abel Ortiz.

El ciudadano por antonomasia se rasca la nariz por onésima vez en lo que puede ser una seña falsa, un tic o un picor. Pone cara de Kennedy en la portada de Vanity fair, tirando a Clinton contando al congreso una de jichos, y con un leve movimiento pasa a grande.

La compa de enfrente sorbe el gintonic, chasca los finos labios de ex-delegada del gobierno, se pega un pase negro y espera el retruque del postre.

Clark Kent Sánchez mira al compañero como quien ve a la Santa Compaña tomando el sol en la Malvarrosa. Los dientes blanquísimos delatan rey, caballo, pito, cuatro. La mano, que aspira a ser hegemónica, habla muy bajito.

-¿Qué dice la casta?….. Si tienes un significante vacío envida.

Observa el tapete la cofradía crítica de la razón pura insistiendo en lo inoportuno de jugar una partida homologable sin humo ni coñac. El nuevo mus exige amarracos públicos, luz y parquímetros.

-Estamos a falta de cuatro compañero. Te sugiero moderación. Yo tiraría por el centro. Ni pa tí, ni pa mi. ¿Te parece que envide con clausulas condicionantes?

Interviene el proyecto de Suárez, patrocinado por los Mellado de toda la vida, urgiendo decisiones.

– Sensatez señores, sensatez. Si cada mano tardamos una hora, cuando acabemos la partida habré perdido mi juventud. Empezará la corrupción de lo apolíneo. Dejaré de ser un pecho-liebre. Les ruego sensatez.

El camarero se dirige a los jugadores para tomar comanda.

-Café para todos. Ya está bien de pijadas. A ver si se os quita la tontería, so líderes. En diez minutos cierro y a cagar a la vía, caminito del Padrún. ¿No tenéis casa?

La ex-delegada del gobierno, inmersa en las guerras púnicas, se mosquea y se pone flamenca.

-¿A que te cierro el garito, perroflauta? De aquí no se va nadie. Dijimos dos vacas de cuarenta. Pues dos vacas de cuarenta. Si no, llamo a la señora marquesa para que te dedique un artículo en el ABC y tres programas de Buruaga.

El camarero no recula y tira de cuchufletas. La señora marquesa y su versión motorizada han perdido capacidad de intimidación. Aznar ya no es lo que era.

-Volvamos a la centralidad del tapete. Fíjate Pedro que Toni Negri me dijo; contra la mano nunca. Los buenos socialdemócratas jugamos a la piedra. Como Simeone.

-Ni antes, ni durante, ni después. Eso me limita. Pero podemos intentar un aclarado en la bombilla. Envido cuatro.

La televisión interrumpe la partida. La guardia civil detiene en directo a su director general Arsenio Fernández de Mesa. Florentino Pérez ha proclamado el estado de excepción por una España cristiana y ronalda.

Quedan prohibidos el mus, el tute, la petanca, los dados y los cubos de Rubik. Los partidos políticos pasan a ser urbanizables. Messi y Ada Colau serán deportados a Fuerteventura. Habrá gobierno de sentido común con Herman Tersch de portavoz y Nacho Villa de utillero.

La Razón titula: ¡Hala Madrid¡

Un comentario sobre “La partidita

  • el 8 junio 2015 a las 18:28
    Permalink

    ole ole ole, cada vez, mola más, cristiana y ronalda jeje, un saludo y a ver si dejan de hacer trampas bajo la mesa, chao Abel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies